English

EIU: Sanctions on Nicaragua’s Army, Trump’s last card on Ortega

“Ortega will decide the rules” for the next elections “in early 2021,” probably under Joe Biden’s administration, the EIU estimates

 The sanctions of the United States Department of the Treasury against officials and relatives of President Daniel Ortega, have not achieved their objective: to force the Sandinista strongman to promote reforms that pave the way for free elections and the restoration of democracy, according to an analysis by The Economist Intelligence Unit (EIU). The report also notes that a sanction to the Nicaraguan Army, is one of the “last cards” of the US President, Donald Trump, against the Ortega regime.

“The (Nicaraguan) presidential couple have obstinately resisted” US sanctions, and “with the chances of Trump’s reelection declining, they have little incentive to make concessions to a leader possibly on his way out,” highlights EIU, owned by the British group The Economist.

The EIU recalls that since December 2017, 22 officials and operators of the regime have been sanctioned, including the First Lady and Vice President, Rosario Murillo, and three sons of the presidential couple: Laureano, Rafael and Juan Carlos.

“Officials of the US State Department regularly affirm that the sanctions will continue until the Ortega Government accepts the conditions for the restoration of democratic freedom and fair elections. However, having resisted thus far, it is unlikely that the Ortega Administration will yield to these pressures, while Trump’s time in office seems to be running out,” concluded the firm, which specializes in providing analysis and forecasts on countries.

The Army card

The United States will hold presidential elections in November, and polls currently give democrat Joe Biden, Trump’s opponent, an advantage in voting preferences.

The prestigious publication does not rule out that the US President will sanction the Nicaraguan Army, as “one of the few cards that Trump has left to play before the US elections in November.”

It argues that “the United States’ sanctions policy towards Nicaragua is largely driven by the desire to win over Latino voters in Florida—where Trump is behind (Biden). It is not inconceivable that a desperate US President decides to raise the ante against the Ortega administration in the coming months.”

The EIU also recalls recently General Julio Cesar Aviles, Head of the Nicaraguan Army, rejected the US arguments to sanction him. The high military officer was sanctioned on May 22 —together with Minister of Finance, Ivan Acosta Montalvan—, for “supporting the corrupt Ortega regime” and “refusing” to dismantle the paramilitary forces during and after the civic 2018 uprising.

“The decision of the Treasury Department is “interventionist,” said Aviles, during an activity of the Military Council in mid-July.

For the British firm, “besides expressing loyalty to the president, Aviles’ unusual public position may have been intended to send a message about how the military would react if the United States issued institutional sanctions against it.” Just as it did against the National Police, last March.

The July 19th defiance

The publication describes as a “defiance” of the regime, the fact that during the central event of the 41st anniversary of the revolution, on July 19, the caudillo was accompanied at the main stage by seven sanctioned personalities.

Ortega was flanked by his wife Murillo and General Aviles. He was also accompanied by Minister Acosta, as well as: National Police Director, First Commissioner Francisco Diaz; the President of the National Assembly, Gustavo Porras; the Director of the Nicaraguan Social Security Institute (INSS), Roberto Lopez; and the former Minister of Health, Sonia Castro. All sanctioned for human rights violations and corruption.

Along with the sanctions of individuals, institutions and companies “considered key to finance the regime through illicit activities,” the United States “has quietly used its influence on the World Bank (WB) and the Inter-American Development Bank (IDB) to deny the Nicaraguan administration access to new funds.” However, “although all these policies undoubtedly made life more difficult for the regime, until now they have not managed to achieve their declared purpose,” according to the British firm.

A Biden Government

The EIU believes that the Sandinista leader hopes to reach a political truce with a Biden government; however, it clarifies that they continue “to be skeptical about the prospects of a significant reversal of sanctions” under the administration of former vice president Biden.

The prestigious British firm believes that the Ortega regime “will decide the rules” for the next Nicaraguan elections, scheduled for November 2021, “in early 2021,” when a Biden Administration is likely to have come to power” in the United States.

“The presidential couple apparently hopes to achieve a reversal of some United States sanctions, in exchange for concessions on electoral guidelines,” affirms the publication, which insists on its “doubts” about a possible bilateral negotiation with a Biden government.

“The efforts of the United States to promote democratization in Nicaragua have generally enjoyed bipartisan support in that country, and this is likely to continue unchanged, even under a Biden Administration,” highlights EIU.

Economic fall is forecasted

On the economic front, the publication maintains that the economic recession, which started as a result of a political crisis in 2018, “will deepen significantly during 2020-2021, as a result of the coronavirus outbreak.”

Despite maintaining that forecast, economic activity between May and July made them change their forecast for the end of the year. “The result suggests a shallower contraction in the second quarter than the one we had pointed out.”

The firm projects that for this year Nicaragua’s Gross Domestic Product (GDP) will contract by -7.5%; after that at the beginning of last July it had forecasted a fall of -8.2%. “However, the downside risks of our forecast remain substantial given the spread of the coronavirus outbreak locally.”

https://mailchi.mp/confidencial.com.ni/englishnewsletterform

Emergencia Coronavirus

Estados Unidos orienta “no viajar” a Nicaragua

Veinte países latinoamericanos y caribeños se mantienen en la alerta más alta de "no viaje" emitida por el Departamento de Estado estadounidense

El Departamento de Estado de Estados Unidos orientó a sus ciudadanos, este jueves 06 de agosto, no viajar a Nicaragua, como parte de una alerta global por la pandemia de la covid-19. Además, advirtió que en el país se viven momentos de violencia política e inseguridad pública.

A través de un aviso de viaje nivel 4, Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos “no viajar” a 20 países de América Latina y el Caribe, entre los que se incluyó a Nicaragua.

El Gobierno estadounidense indicó que en Nicaragua los hospitales “tienen poco personal” y que es posible que “en algunos no puedan ayudar en emergencias”. Además, señalaron que hay informes de que “ambulancias se han negado a responder o se les ha negado el acceso a áreas con personas en emergencia”.

Entre los países latinoamericanos latinoamericanos y caribeños bajo la alerta más alta por la covid están, además de Nicaragua: Argentina, Bahamas, Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Guyana, Guayana Francesa, Haití, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Violencia política

El aviso advirtió a los viajeros estadounideses de que en Nicaragua pueden experimentar cierres de fronteras, cierres de aeropuertos, prohibiciones de viaje, pedidos de permanencia en casa, cierres de negocios y otras emergencias, debido a la covid-19”.

Además, se informó de que en el territorio nicaragüense policías o civiles uniformados, armados y violentos actúan contra cualquiera que se considere en oposición al Gobierno del Daniel Ortega.

Las autoridades estadounideses recordaron que el régimen de Ortega y sus seguidores han sido reportados por detener arbitrariamente a manifestantes prodemocráticos, evitar que ciertas personas salgan de Nicaragua por aire o tierra, aprovecharse de la propiedad privada, buscar arbitrariamente en teléfonos personales y computadoras contenido contra el Gobierno, además, de detener arbitrariamente a determinadas personas con cargos infundados de terrorismo, lavado de dinero y crimen organizado”.

El Departamento de Estado subrayó que “estos grupos policiales y parapolíticos que a menudo se cubren la cara, a veces operan en grupos de cientos y utilizan vehículos sin distintivos”.

Emergencia Coronavirus

Agencias de viajes con cero clientes por covid-19 temen su cierre

Sin vuelos, sin viajes y sin clientes debido a la pandemia, las agencias de viajes intentan mantenerse a flote, y algunas sobreviven con vuelos chárter

Desde que se confirmó en Nicaragua el primer caso positivo de covid-19, el 18 de marzo pasado, las agencias de viajes empezaron a recibir cancelaciones de los paquetes que ofrecen para quienes quieren venir o salir del país. Como consecuencia, sus clientes se redujeron drásticamente, en algunos casos “a cero”, a pesar de que algunos ya tenían paquetes reservados y otros hacían planes a futuro.

Jahoska Porras Sandy es gerente general de JP Travel. Desde el 20 de marzo cerraron las oficinas y trabajan desde casa. “Las aerolíneas han venido mes con mes cancelando la reanudación de los vuelos, esta parte es la que nos obliga a estar sin ofertas”, explica.

Porras afirma que aunque no tienen clientes, aún no han despedido a ningún trabajador en su empresa. Las aerolíneas han permitido que los pasajeros puedan posponer sus viajes sin penalización, pero el costo es que mientras ese proceso se extienda no ganan dinero como de costumbre, y sus finanzas ya se encuentran en una situación “delicada”.

Adán Gaitán es propietario de Mundi Tours, una agencia que describe como familiar y que se ha mantenido, según explica, gracias a que desde antes de la pandemia había adoptado el ahorro como una práctica.
Gaitán asegura que gracias a eso, y pese a que sus oficinas están cerradas, no ha despedido personal y puede brindarles un pequeño apoyo para que enfrenten el desafío económico que representa la pandemia para ese sector.

Casi cinco meses cerrados, y en el futuro: la incertidumbre

Las agencias de viajes generan sus ingresos, principalmente, de vender paquetes a turistas o viajeros en general. Por ello cobran una comisión y los guías también pueden recibir propinas de los turistas. Ese modelo de negocios está prácticamente paralizado desde marzo, afirman, y se agudizó con la cancelación de operaciones de las aerolíneas, que continúan posponiendo su regreso.

“Todo esto genera incertidumbre. Vamos sobre cinco meses cerrados sin nada de entrada”, lamenta Gaitán, quien detalla que algunos clientes han proyectado viajes para inicios del próximo año, pero todo dependerá de cómo mejore o empeore la situación en otros países, Estados Unidos incluido.

Una forma en la que sí están ganando algo de dinero las agencias de viajes es con vuelos charter, vuelos privados que se están organizando con las aerolíneas para llevar personas a otros países, principalmente Estados Unidos y España. Sin embargo, la ganancia es poca porque la comisión es de 30 dólares y estos vuelos no son diarios. La cantidad de clientes tampoco se compara.

Esmeralda Vargas es gerente de ShuVar Tours, una agencia que ofrece paquetes turísticos, boletos, hoteles, renta de autos, cruceros y seguros de viajes. Vargas explica que en su empresa sí tuvieron que recortar personal y por el momento están sosteniéndose con los vuelos chárter que organizan.

“Con los chárter se está logrando sacar ventas de los pasajeros que les urgía salir o que tenían viajes médicos y eso ha ayudado un poco”, detalla Vargas.

Un vuelo chárter, puede salir cada semana o cada quince días, según menciona, pero eso depende de qué tanta demanda de pasajeros haya.

Cada pasaje de un vuelo chárter cuesta aproximadamente 700 dólares, solamente de ida, y la agencia cobra un porcentaje por hacer la venta.

Gaitán dice que normalmente su empresa tenía unos 30 clientes al mes. Un promedio bajo en comparación con otras agencias, porque aclara que su servicio es muy específico, pues venden paquetes para que vengan turistas a torneos de pescas, que son pocos, aunque se pagan bien.

Porras, de JP Travel, detalla que sus clientes, entre empresas y particulares, podían rondar los 150 mensuales, pero la cantidad cayó dramáticamente cuando se cerraron las fronteras en todos los países por la covid-19.

¿Cuánto aguantarán las agencias de viajes en estas condiciones? Porras valorará cómo avanza la situación durante el resto del año, a la espera de que no necesite hacer mayores cambios en la forma en que trabajan.

Gaitán, por su parte, teme que posiblemente nadie verá a Nicaragua como un destino turístico en el corto plazo, debido a que las condiciones de la pandemia son bastante inciertas.

Vargas afirma que de agosto a diciembre muchas empresas tendrán que cerrar si la situación no se normaliza, porque a pesar de que están logrando generar algunos ingresos, es imposible que se sostengan de esa manera para siempre.

A mediados de julio, el Gobierno anunció a través del Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil (INAC) que exigiría a todas las aerolíneas que, para autorizar su llegada al país, envíen con 72 horas de antelación las fotocopias de los pasaportes de los pasajeros y la tripulación de los vuelos, y que estas se encarguen de que los pasajeros tengan sus pruebas negativas de covid-19.

La presidenta de la Cámara de Turismo (Canatur), Lucy Valenti, lamentó que el sector turismo dejará de percibir unos 350 millones de dólares de los 460 millones que tenía proyectados para este año.

Este cuatro de agosto, el Gobierno de Daniel Ortega “flexibilizó” sus exigencias para la reanudación de los vuelos después de las quejas del sector turístico sobre los requisitos excesivos para las aerolíneas. Sin embargo, el mismo día también se informó que American Airlines, una de las aerolíneas más importantes, pospuso su regreso a Nicaragua por otras cinco semanas, hasta el próximo siete de octubre.

“El turismo sigue estando prácticamente en cero, y seguirá así, mientras no reinicien los vuelos”, lamentó Valenti la semana pasada en declaraciones a CONFIDENCIAL. Acto seguido agregó que aunque se reinicien “de todos modos, no sabemos cuántos vuelos semanales vendrán, ni con cuántos pasajeros”. Condiciones de las que dependen las agencias de viajes como las de Porras y Gaitán.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Nación

Nicas en España exigen justicia por la muerte de Eleazar Blandón

El sábado marcharán hasta diferentes ayuntamientos españoles. “Estamos indignados por la negligencia de un empleador”

Los nicaragüenses en España recibieron con “tristeza y frustración”, la noticia de la muerte del connacional Eleazar Blandón, de 42 años, quien falleció como consecuencia de un golpe de calor el pasado sábado 1 de agosto, tras ser abandonado a las puertas de un centro de salud en Murcia, en el sur de España.

“Este tema es tan jodido para la gente que está aquí (España), como para los que salen de allá (Nicaragua). La situación de Eleazar es lo que le pasa a todos los temporeros (persona que desarrolla un oficio de forma temporal), hay muchos migrantes de muchos países del mundo”, dice Jamileth Chavarría, una nica que vive en España.

Según Chavarría, los migrantes en situación irregular han sentido “miedo, rabia e impotencia”, pues consideran que la muerte de Eleazar pudo evitarse porque era solicitante de asilo. “Un solicitante de asilo debería ser una persona protegida por el Estado (español)”, reclama.

Chavarría describe que ella tiene dos hijos: uno de piel blanca y uno de piel negra. Al blanco no lo han detenido ni una vez, mientras que al otro lo han detenido siete veces. Así refleja que, para el migrante, el problema no solo son los abusos laborales, sino también la discriminación y el racismo.

Para José Daniel Rodríguez, fundador de la Asociación Nicaragüense por Gracia de Dios, la comunidad nicaragüense está consternada porque “nos ponemos en el lugar de él (Eleazar) y es una realidad a la que estamos expuestos todos. Los varones van a trabajar al campo a temperaturas demasiado altas o demasiado bajas, dependiendo el tiempo”.

Estamos indignados porque es una vida que se pudo salvar, él tenía previsto volver. Indignación por la negligencia de un empleador que no hizo las cosas como las debía hacer”, menciona Rodríguez.

Segundo destino de nicas

En el 2019, algunos recuentos independientes reflejaban que en España había unos 25 969 migrantes nicaragüenses, siendo actualmente el segundo destino de interés para los nicaragüenses que quieren viajar, después de Costa Rica.

Según una encuesta de la firma Cid Galup, realizada en el 2018, el 14%vde la población que quiere irse del país opta por España, y se calcula que actualmente Nicaragua tiene al 10% de su población fuera del territorio.

 “Como compatriota nos ha golpeado mucho la noticia. Somos conscientes que los nicaragüenses que migran hacia acá por la situación socio-política de Nicaragua, el campo es donde se les ofrece una oportunidad laboral, donde se les contrata sin papeles y sin ninguna pregunta. A como puede ser Eleazar, puede ser cualquier otro chavalo de aquí”, dice Meyling Duarte, de la plataforma de autoconvocados SOS Nicaragua-Madrid.

Agrega que estos no son casos aislados, por el contrario, los abusos son un tema recurrente y a pesar que muchos confían en la justicia española, los migrantes optan por no denunciar debido a que su situación en el país sigue siendo irregular.

“No es un hecho aislado, es un caso de abuso laboral que ocurre muy a menudo en el campo y principalmente cuando los llevan a vivir en espacios muy pequeños donde meten hasta a 20 personas”, explica.

Marcharán para exigir justicia

Los nicas en España marcharán este sábado como parte de las diferentes acciones que están tomando para demandar al Gobierno español que haya justicia en el caso de Eleazar.

Duarte afirma que hasta este jueves ya tenían confirmadas la participación de nicaragüenses en Sevilla, Madrid, Galicia, Asturias y Tarragona, pero que esperan que se sumen más ciudades y más nicas que van a ir a los ayuntamientos de sus ciudades. 

El problema, según explica, es que mucha gente tiene miedo de ir a las marchas considerando que España vive la segunda oleada de covid-19. 

Pero además, quieren levantar la voz por las denuncias que ha realizado Ana Blandón, hermana de Eleazar, quien aseguraba que no le habían permitido ver el cuerpo de su hermano y no le dan información alguna sobre el caso.

Liberan a señalado

Fernando Pulido, un sociólogo español, dice que tiene confianza en la justicia española, sin embargo, se queja que “ya empezamos mal”, porque la única persona detenida en el caso de Eleazar, un ecuatoriano que se encargaba de los reclutamientos, fue puesto en libertad sin fianza.

“Se está planteando que se le acuse de abandono y de homicidio involuntario y eso va a llevar su tiempo porque van a reaccionar las organizaciones agrícolas que contratan a inmigrantes ilegales”, dice Pulido.

De hecho, considera que a estas organizaciones agrícolas les conviene la contratación de migrantes ilegales, “muy pocas veces” pueden llevar a la justicia a quienes cometen estos abusos.

Y este tipo de casos no solo afecta a los nicaragüenses y no siempre el migrante es la víctima, dice Rodríguez, quien también ha conocido de situaciones en que unos migrantes abusan de otros en Epsaña.

“Parece que las autoridades locales y generales que siempre han sabido de estas situaciones y hacen oídos sordos, parece, que sí van a reaccionar”, explica Pulido.

“Yo quiero creer o quiero confiar en la justicia española, a diferencia de Nicaragua, en España sí hay justicia. Lo único que tiene es que es un proceso bastante largo, no vamos a ver justicia en un mes o dos meses”, concluye  Rodríguez.

Emergencia Coronavirus

Preso político: “El virus de covid-19 ya está en la cárcel”

El testimonio de un reo de conciencia en la cárcel Modelo, revela cómo sobreviven la pandemia los últimos rehenes de la dictadura

Dentro de las cárceles de Nicaragua, la vida de los presos “importa poco”. Ni ahora que el mundo enfrenta una pandemia, que en siete meses ha matado a más de 671 000 personas; ni hace dos años, cuando en Nicaragua la cárcel fue el castigo para quienes exigieron un cambio en el país.

Más de 85 reos políticos, entre hombres y mujeres, continúan en prisión, pese a que el Gobierno ha excarcelado a más de 14 000 reos comunes desde 2019, según verificó el medio digital La Lupa, incluyendo a 6000 liberados en el contexto de la pandemia. Mientras los reos de conciencia, por protestar contra el régimen, enfrentan encerrados en espacios reducidos, sin acceso a medicinas y con solamente dos baldes de agua al día, que deben alcanzar para que todos puedan bañarse, cocinar, lavar ropa y limpiar sus necesidades fisiológicas.

CONFIDENCIAL logró conversar con uno de los presos políticos que permanece en las cárceles de la dictadura orteguista, con la condición de mantener su identidad en el anonimato, para evitar ser torturado. Desde la prisión, el reo de conciencia relata cómo han sido sus días desde que los rumores del virus llegaron al Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como “La Modelo”. Este es su testimonio, en primera persona, sobre las condiciones que enfrentan en la prisión más grande del país.

“Aquí adentro la vida vale poco”

A esta fecha ya todos los presos sabemos del coronavirus. A unos nos importa más que a otros, pero es que aquí adentro la vida vale poco. Estamos encerrados en condiciones deplorables e injustas. Yo soy de los “afortunados” que está en una celda “grande” y, por ahora, con menos reos de los que normalmente caben.

Sé que hay casos peores. Por ejemplo, hay siete presos políticos que están en celdas de castigo. Hay unos que están en la 300, conocida como El Infiernillo, y otros en la Galería 2 baja, que es para reos que son considerados peligrosos o que andan en banda.

Donde estoy yo es “grande” en comparación con otras celdas. Con grande me refiero a que este espacio mide unos cinco metros de ancho por unos cinco metros de largo. Tenemos un área de baño que tiene una pileta y un hoyo donde más de 12 presos hacemos nuestras necesidades. El agua que nos dan casi nunca alcanza para tantos. Ya hasta se han armado pleitos por una “panada” de agua.

Aquí, el día comienza a las cuatro de la mañana. El par de reos que está de turno recibe los baldes con agua y la “chupeta”, así le decimos a la comida que nos traen, que generalmente es arroz y frijoles o gallopinto. Entonces, tenés que estar atento cuando pasan, porque si no te quedás sin comida.

Las requisas son inciertas. Pueden ocurrir a cualquier hora, nosotros tratamos de llevarla al suave porque tenemos mucho que perder. Para pasar el tiempo jugamos naipes o “home” –un juego parecido a parchís– hay unos que se ponen a tatuar y a otros les da por hacer cultos. Cualquier cosa para hacer más cortos y llevaderos los días aquí adentro.

Hace dos años, cuando comenzaron a meter presos a quienes se opusieron a este sistema, esto era más llevadero porque todos estaban juntos. Ahora, eso ya no es así. Los presos políticos estamos esparcidos por todo el penal y tenemos casi prohibido comunicarnos entre nosotros, pues casi siempre hay reos comunes que “nos hacen sombra” (que vigilan lo que nos decimos).

Los días que logramos hablar son cuando nos sacan, unos 15 o 20 minutos, a patio sol, pero con esto del coronavirus solo nos sacan una vez cada 15 días. Antes era dos veces por semana y salía toda el ala; ahora nos sacan de tres celdas en tres celdas. Yo ya casi no miro a ninguno de los otros.

“Una charla sobre covid-19 para tomarnos fotos”

Preso política asegura que hubo al menos tres muertes sospechosas de coronavirus. Carlos Herrera | Confidencial

La primera vez que oímos sobre ese virus fue porque nuestros familiares nos dijeron en las visitas, y el rumor se comenzó a esparcir, porque aquí todo funciona así: por rumores. Para ese tiempo, me acuerdo que uno de los presos, que es sandinista y que tiene un radio, comenzó a oír, además de la Radio Ya,  el noticiero de la Radio Corporación, así que nosotros oíamos las dos versiones de lo que estaba pasando.

En el penal nos hablaron por primera vez de la pandemia, en marzo. Nos llevaron al túnel, un lugar que antes servía como duchas y que tiene techo de Nicalit, y allí nos dieron una “charla informativa”, pero todo fue puro “faranduleo” porque nos sacaron para tomarnos fotos. Y así ha sido todo hasta ahora, porque no nos dan ni medicamentos cuando alguien se enferma, y con costo nos dan mascarillas cuando nos llevan a los juzgados. Todo es pantalla.

“Tres muertos repentinos, sacados de noche”

Nosotros creemos que el virus ya está en la cárcel. En mayo ocurrieron varias muertes sospechosas. Hubo tres reos de la Galería 9, que no sé cómo se llaman porque no los conocía, que murieron repentinamente y los sacaron de noche. Eran viejitos.

Después de eso, los funcionarios del penal comenzaron hacer una encuesta con los presos que eran mayores de 50 años, y muchos de ellos fueron liberados en el indulto del 13 mayo, en el que salieron 2815 presos de todo el país. Como quien dice: “Que vayan a morir a la calle”.

Yo he visto a varios reos que tienen los síntomas que da ese virus: gripe, tos y fiebre, hay algunos que hasta han perdido el gusto y el olfato. Y a pesar que están enfermos cuesta que los lleven al consultorio, porque prácticamente nos sacan solo por aparentar y ni siquiera te dan medicina. Lo que hacen es escribir unos papelitos con los nombres (de los medicamentos) para que nuestros familiares nos los traigan.

Cuando por fin me llevaron al consultorio, por un problema crónico, escuché que susurraban entre sí “este es uno de los que ya sabés”, refiriéndose a que soy de los presos políticos, aunque oficialmente ellos me tienen como reo común.

“En cualquier momento podemos enfermarnos”

Los cambios más notorios dentro del penal ocurrieron en junio. Comenzaron a fumigar a diario con cipermetrina (un insecticida) y “capacitaron” a los C.H., presos que tienen condenas altas y trabajan en la coordinación de las galerías. Esa “capacitación” fue enseñarles a usar un estetoscopio y a tomarte la presión. Y de qué sirve esto si no te dan medicinas, me pregunto.

Antes no usaban mascarillas, ni nos pedían que usáramos las que nuestros familiares nos han llevado a la cárcel. Pero hace un par de semanas vi a varios guardias con unos tapabocas grises que tienen el emblema del Frente Sandinista: 41/19, por el aniversario del 19 de julio. Pero solo pantallas son porque limitan hasta la cantidad de cubrebocas que nos pueden traer.

En la celda, hemos decidido desinfectar con hipoclorito, una materia prima para cloro, que nos logran pasar nuestros familiares, pero es difícil estar separados. La Cruz Roja ha venido a vernos en estos meses, pero yo considero que su intervención ha sido deficiente, pues nos sacan al consultorio que está en la entrada principal y allí entrevistan a algunos de nosotros sobre temas básicos como salud, comida, estado anímico y situación judicial. No entran a donde estamos, no ven cómo vivimos.

Aquí sabemos que en cualquier momento podemos enfermarnos y cuando eso pase, no sé qué vamos hacer.

Emergencia Coronavirus

Covid-19 se extiende en Las Segovias, pero pobladores “bajan la guardia”

Observatorio Ciudadano COVID-19 contabiliza un millar de casos en Las Segovias y se reportan contagios en zona rural; mientras el Minsa calla

La pandemia de la covid-19 sigue expandiéndose por Las Segovias mientras sus pobladores normalizan la enfermedad y el Gobierno de Nicaragua calla toda información sobre el contagio. Según médicos y pobladores de los departamentos de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, cada vez es mayor la cantidad de personas enfermas y fallecidas a causa de la pandemia, sin que eso cale en la población de la zona, que ha relajado las medidas de prevención.

A pesar de la falta de información oficial, el último reporte del Observatorio Ciudadano COVID-19, que monitorea de forma independiente la pandemia, señala que –hasta el 29 de julio– el departamento de Estelí acumulaba 526 casos de coronavirus, siendo la cabecera departamental la más afectada con 403 casos, seguida por el municipio de Condega con 51 personas enfermas.

La pandemia, también, se ha hecho sentir en el departamento de Madriz, donde el Observatorio contabiliza 311 personas con síntomas de covid-19, señalando que los municipios más afectados son Somoto, con 187 casos, y San Juan del Río Coco, con 24. Asimismo, en el departamento de Nueva Segovia se han registrado 185 casos, en esa zona los municipios más afectados son: Jalapa, con 87 casos, y Ocotal, con 71.

Uso de mascarillas causa falsa seguridad

La semifinal del torneo de béisbol Germán Pomares, entre Dantos y Estelí, fue la excusa que los estelianos encontraron para congregarse en el estadio Rufo Marín, el pasado 29 de julio. La Comisión Nicaragüense de Béisbol autorizó la asistencia de 750 personas, pero una supuesta clonación de boletos permitió el ingreso de otras 400,  y aunque –por regla general– todos los asistentes usaban mascarillas, estos se la quitaban y volvían a poner durante el transcurso del partido. Y ese no fue un evento fortuito en la ciudad de Estelí.

Hospital San Juan de Dios, de la ciudad de Estelí. // Foto: Reproducción Esta Semana

“Aquí (en Estelí) la mayoría de la gente anda con mascarilla, pero andan en las calles casi sin miedo”, señala la doctora Exania Lagos, especialista en Neumología despedida hace mes y medio del hospital San Juan de Dios.

Desde que fue despedida, la doctora Lagos atendía diariamente, en su consultorio privado, hasta 30 pacientes con covid-19, de los cuales remitía al hospital hasta cinco en estado grave. Sin embargo, “hace dos semanas la consulta disminuyó, pero siempre atiendo por lo menos tres pacientes diario con covid–19. Esta semana envié un paciente que está intubado en el hospital”, dijo.

A criterio de la doctora Lagos, la aparente disminución de covid–19 en Estelí se debe a que esta ciudad fue el escenario del primer caso reportado por el Ministerio de Salud (Minsa), el 18 de marzo pasado. Aunque fuentes extraoficiales señalan que el primer caso era originario de Chinandega Según Lagos, esto provocó que “la gente se resguardó y fue hasta finales de mayo que comenzaron nuevamente los casos y de una forma increíble  porque aquí hay muchos muertos”, comentó la neumóloga.

Pandemia por “un largo rato”

Para el obispo Juan Abelardo Mata, de la diócesis de Estelí, que comprende toda la zona de Las Segovias, estima que la pandemia durará “un largo rato” en esa zona. Él ha conocido sobre algunos brotes en el mercado Alfredo Lazo, de la ciudad de Estelí; en los alrededores de la catedral Nuestra Señora del Rosario y en algunos barrios de Somoto y Ocotal.

Complejo Judicial de la ciudad de Estelí. Foto: Reproducción Esta Semana.

“En el área rural no es mucha la presencia del virus”, comenta monseñor Mata. “Sí, se dan casos, pero es de personas que están conectadas con las ciudades, que van y vienen a los mercados”, explicó el líder religioso.

El obispo Mata lamentó –también– la falta de información creíble sobre la cantidad de contagios de covid–19, ya que los datos del Observatorio Ciudadano son solo “una estimación” de los casos reales. “Yo hablaba con el responsable de un camposanto nuevo que se ha hecho acá (en Estelí), un jardín de paz, y me decía que antes (en los primeros meses de la pandemia) se sepultaban entre siete y diez personas diario, ahora solo cuatro, ha bajado el número, pero… nos va ha venir un estallido fuerte”, subrayó.

Preocupación en los municipios

En el departamento de Madriz, “Blanca” monitorea día y noche los casos de covid–19. Asegura que en  los últimos meses en Somoto “se han triplicado los casos”, pero “yo miro a la gente como fresca en las calles”, señala.

Más allá de la cabecera departamental, la pandemia ha generado “mucha preocupación” en los municipios de las segovias, ya que por tratarse de zonas remotas es muy difícil acceder a los servicios médicos. Muestra de ello es un brote de coronarivus en San Juan del Río Coco, donde una familia de cuatro maestros se contagió y el mayor de ellos “solo llegó a morir al hospital”, relató “Blanca”.

Asimismo, en Nueva Segovia “se siguen dando casos, pero ahí la gente se está cuidando un poco más”, subrayó “Blanca”.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Nación

Kevin Monzón, el “tik-toker” convertido en preso político de Ortega

Fue arrestado hace una semana por oficiales de civil. “Vas a investigación”, le dijeron. Su familia asegura que se trata de una represalia política.

La última vez que la familia de Kevin Monzón lo vio en libertad, fue el viernes 31 de julio a eso de las 8:00 p.m. Llevaba puesta una camisa azul, un short del mismo color y chinelas negras. Según les dijo iba, en compañía de una vecina, hacia la gasolinera UNO, ubicada contiguo a la rotonda Cristo Rey, para cambiar un billete de $20 e ingresar una recarga a su teléfono.

Ellos no pensaron que en el camino hubiera problemas porque su casa está situada a unos 200 metros de la gasolinera. Sin embargo, cuando salió del establecimiento unos hombres vestidos de civil lo rodearon y en seguida lo esposaron.

—¿Qué está pasando?, —alcanzó a preguntar el joven de 19 años.

— Vas a proceso de investigación, — le dijo uno de los hombres.

— ¿De qué?

— Eso es lo único que te puedo decir. Allá vamos a hablar — le respondió tajante uno de los oficiales de civil, mientras otro llamaba para que llegara la patrulla.

Sin comprender lo que estaba ocurriendo, Kevin le gritó a su vecina: “andá avísale a mi mamá”. Minutos después lo montaron a la camioneta y  se lo llevaron con rumbo desconocido.

Su familia asegura que su detención se debe a una represalia política porque su hijo se unió a las protestas cívicas surgidas desde 2018. Por esa causa, había sido amenazado en varias ocasiones y hace un año fue arrestado durante siete días. Kevin, además, había comenzado a subir videos de crítica al Gobierno de Ortega en la plataforma de Tik Tok.

“Hubo una vez que hasta vino la Policía a hablar con mi papa y mi mama. Les dijeron que ya no publicara nada, que se detuviera con eso porque sino las cosas iban a llegar más largo. Que ya no siguiera en contra del Gobierno”, asegura Hassel Monzón, hermana de Kevin.

Sin embargo, las amenazas fueron en vano porque él estaba decidido a seguir criticando al Gobierno de forma pública. “Yo no me vendo ni me rindo”, les habría dicho a sus familiares.

@chulitonicaragua1los Gobernante ladrones como los de antes ##sosnicaragua ##Nicaragua♬ sonido original – chulitonicaragua1

Cumple una semana detenido

Al primer lugar al que la familia de Kevin Monzón acudió fue a la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote, que está ubicada por el Memorial Sandino. Allí les dijeron que hasta las ocho de la mañana del siguiente día (sábado) les podrían informar si él había sido trasladado hasta ese complejo. Desesperados los familiares de Kevin se trasladaron a la Estación Uno de la Policía Nacional y allí les confirmaron que su hijo se encontraba recluido. Sin embargo, no hubo explicación de por qué.

“Nosotros preguntamos, pero nos dijeron que la información nos las daban hasta el lunes (3 de agosto) y hasta ahora tampoco nos han dicho nada. Solo nos dicen que están en proceso de investigación”, dice su hermana.

Durante esta semana, Kevin ha sido traslado a los juzgados de Managua en dos ocasiones. La última ocurrió este jueves, pero los padres del joven aseguran que no han podido verlo. Saben que ingresó al complejo judicial porque cuando entró una camioneta de la Policía, su papá gritó su nombre y lo alcanzaron a escuchar decir: “Aquí voy”.

Según les dijeron, Kevin fue acusado por amenazas con armas. Sin embargo, el día que fue arrestado no le encontraron ninguna, confirma su familia. En los próximos días empezará una audiencia, pero desconocen qué pueda ocurrir con él.

Actualmente Kevin no estaba estudiando, pero se dedicaba a vender ropa interior masculina. De sus cuatro hermanos él es el menor y hacía un año había sido detenido en las mismas condiciones.

“Fui detenido el primero de agosto cuando me dirigía en un taxi a las hípicas. La Policía Nacional, junto a civiles, me sacaron, me revisaron y me trasladaron al Chipote. Me sacaron a interrogar dos veces, me preguntaban cuál era mi ideología, a qué me dedicaba yo. Me tuvieron por siete días en Auxilio Judicial”, narró Kevin Monzón, quien entonces tenía 18 años, en un vídeo después de ser liberado.