Nación

Pese a que la mayoría de sus nombres pasaron al olvido, su memoria está siendo rescatada

¿30 con él o 40 con ellas? Las sandinistas olvidadas

mujeres Nicaragua Sandino

Mujeres de vestido blanco, algunas con pistola a la cintura, indispensables para el funcionamiento y sobrevivencia guerrillera



“Eran 30 con él”, dice la preciosa canción de los Mejía Godoy. Siempre se ha presumido que los otros 29 iniciadores fueron todos hombres, y así lo especifica Sandino en una constancia sin fecha (probablemente septiembre de 1927), en que registra los nombres de los primeros integrantes del Ejercito Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua. Ninguna mujer.

Pero Sandino a esas alturas llevaba, como jefe militar liberal, casi un año en armas y quienes le acompañaron en la primera rebelión de San Albino (octubre de 1926) no fueron todos los mismos. Hubieron otros y otras. Entre los líderes de aquel primer levantamiento –es decir el núcleo genuino de lo que sería el EDSNN– figuran varias mujeres: sin rango, porque estos no habían sido establecidos.

¿Nuestra fuente? Nadie menos que el coronel Santos López, quien, con una precisión extraordinaria, presenta en sus memorias los nombres y apellidos del primer grupo. ( Santos López, Memorias, pp.6-7.) Enumera 39 personas y entre “ellos” tres mujeres salvadoreñas de apellido Villatoro: Teresa y Alicia y Amalia. Cuartenta con ellas y él. La mayoría de los nombrados por Santos López aparecen nuevamente en la lista de los 29 del año 1927, pero por razones un tanto patriarcales Sandino ya no incluyó a las Villatoro.

La más conocida fue la mítica Teresa Villatoro Dupont, confeccionadora de la primera bandera roja y negra, de quien hablaremos posteriormente. El caso es que Sandino se apoya en ella primordialmente debido a que sabe leer y escribir, hacer y llevar inventarios, montar y llevar la contabilidad y controlar el flujo abastecimiento, todas tareas indispensables. La relación íntima con Sandino evidentemente también la vincula y le gana confianza.

La historia no termina ahí. Porque Santos López también nos habla de la presencia de mujeres en el primer Estado Mayor del EDSNN: el contingente que cumplía tareas de administración, logística y planeamiento en el propio Chipote, y en la etapa ya propiamente anti-imperialista. El coronel Santos López recuerda: “El Estado Mayor con sede en El Chipote, está compuesto por el Cnel. Quezada, Capitán Dolores Echeverría, General Francisco Estrada, hombres de confianza de Sandino y otros, 14 mujeres, entre ellas 3 salvadoreñas hermanas de apellido Villatoro… anteriormente habían elaborado y leído todos los juramentos que debíamos cumplir todos en lo adelante…”.[1] Ellas hicieron el juramento y quedaron sujetas a la disciplina militar. Catorce mujeres en el primer Estado Mayor.

En ambos momentos –la rebelión de los mineros o el inicio de la guerra anti-norteamericana– las Villatoro fueron partes constituyentes. Acompañaron a Sandino en la transición de columna constitucionalista a Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua (EDSNN), aun cuando Sandino no las incluyera en las actas de conformación y fundación del Ejército del 2 de septiembre del año 1927. Aparentemente, ya no había cabida para las mujeres. Y la historia oficial se mantiene centrado en “los 29”.

Mujeres de vestido blanco, algunas con pistola a la cintura, que atiende otras operaciones igualmente indispensables para el funcionamiento y sobrevivencia guerrillera, pero sin aparecer en los registros oficiales. Pese a que la mayoría de sus nombres pasaron al olvido, su memoria está siendo rescatada. Deben ser recordadas cada 8 de marzo.


 

[1] Santos López, Memorias, p. 19.