Nación

Edmundo Jarquín presenta segunda edición de "Pedro Joaquín: ¡Juega!", la biografía del héroe nacional

40 años del magnicidio de PJCH

PJCh

Periodistas, intelectuales, políticos y activistas recuerdan el legado del hombre que se enfrentó al somocismo con valentía



Cuando Edmundo Jarquín presentó la primera edición de su libro ‘Pedro Joaquín: ¡Juega!’ en 1998, tenía mucho “optimismo” sobre el proceso de construcción democrática que había alcanzado Nicaragua tras el gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro, viuda del Mártir de las Libertades Públicas. La institucionalidad y la separación de poderes, empeño del emblemático director de La Prensa, aunque débiles, eran realidad… Veinte años  después, ese optimismo se ha esfumado.

Cuando Edmundo Jarquín presentó la segunda edición de su libro ‘Pedro Joaquín: ¡Juega!’ (Anamá) en 2018, durante la conmemoración del cuarenta aniversario del asesinato de Pedro Joaquín Chamorro, Nicaragua lleva una década sumida bajo un régimen autoritario.

“Hay menos optimismo. La actual deriva autoritaria lo ha frustrado ”, dijo Jarquín, en referencia al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes han dilapidado muchos sueños del Héroe Nacional: reelección indefinida, fraudes electorales, separación de poderes, institucionalidad de las fuerzas armadas, y justicia económica y social.

“Esta segunda edición se presenta en circunstancias totalmente diferentes a la primera edición que se presentó en 1998, entonces, recién había terminado el gobierno de Violeta Chamorro y vivíamos un proceso de construcción democrática en Nicaragua que a todos nos ilusionaba”, expuso Jarquín.

Esta conjunción funesta lleva al economista, escritor y excandidato presidencial a señalar los regímenes de José Santos Zelaya y del Somocismo: En ambos había crecimiento económico. “Pero por mucho crecimiento que haya, todo régimen autoritario termina mal”, advirtió Jarquín.

Es por eso que al presentar la reedición de su libro, Jarquín recordó un editorial de Pedro Joaquín Chamorro en La Prensa, en el que clamaba por un “cambio pacífico pero honorable”. Es a lo que aspira hoy Jarquín sin pasar por el conflicto derrama sangre. “Es responsabilidad de todos, gobierno y sociedad, evitar que este régimen tampoco termine en otro desastre económico”.

El libro ‘Pedro Joaquín: ¡Juega!’ es un recorrido íntimo por la facetas de Pedro Joaquín Chamorro: Del periodista, pero sobre todo del político y de las convicciones humanas que lo impulsaban. “Eso sí”, dijo Jarquín, colaborador y amigo del Héroe Nacional, “no es una apología de Pedro”.

Para escribir la obra, Jarquín relató que se apoyó de varios psicólogos para ahondar en la personalidad del Mártir de las Libertades Públicas. Entrevistó a familiares, amigos, compañeros y hasta enemigos de Pedro Joaquín Chamorro.

El libro destaca las convicciones políticas del director de La Prensa. En un entorno conservador y liberal, él fue de los primeros, pero “un hombre de avanzada”, pues abrazó la social democracia “al estilo chileno”. Sus influencias, en parte, fueron las experiencias de Carlos Andrés Pérez en Venezuela, y Pepe Figueres en Costa Rica.

Juan Pablo Gómez, Investigador y Profesor Titular del Instituto  de Historia de Nicaragua y Centroamérica, Universidad Centroamericana, dijo que Pedro Joaquín Chamorro fue una ruptura a la tradición política de su época, en la que la social democracia no existía en Nicaragua.

Gómez resaltó la capacidad de aglutinar causas sociales y planteó una propuesta crítica sobre el capitalismo, el Estado-Partido, el comunismo y el pluralismo político.

“Pedro fue un patriota perfecto. Por dónde lo veas no tuvo defectos”, elogió Edgar Tijerino, cronista deportivo y trabajador de la redacción de La Prensa bajo el mando del Héroe Nacional.

Jarquín presentó a Pedro Joaquín como un “anti héroe”, tomando en cuenta que el modelo inca de héroe es el guerrero. “Aunque Pedro tomó en su momento la lucha armada, fue un hombre de pluma. Combatía a la dictadura somocista desde el periódico y sus editoriales”, afirmó Jarquín.

La exdiputada Edipcia Dubón resaltó el “amor de patria” que Pedro Joaquín sentía por Nicaragua. Un amor de patria no solo intelectual, dijo, sino que lo sentía. Dubón además dijo que el Mártir hizo énfasis en el olvido de la Costa Caribe, que hasta el día de hoy persiste.

La escritora Gioconda Belli sostuvo que el magnicidio de Pedro Joaquín despuntó el desborde popular que, más tarde, derrocaría a los Somoza. “La juventud debe conocer el ejemplo de él, uno de los más grandes héroes que nunca se cansó de luchar. Siempre estuvo en la línea de fuego”, comentó.