Centroamérica

Después del fiasco de la cumbre anterior, presidentes de Honduras y Costa Rica buscan poner fin a la crisis humanitaria

SICA “reorientará” postura con migrantes cubanos

Los mandatarios apelan a que Nicaragua "pueda pensar" al respecto y que el organismo no endose solo tratados de negocios



Tegucigalpa.- Los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, y Costa Rica, Luis Guillermo Solís, trataron este jueves en Tegucigalpa la nueva orientación que se le debe dar al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y a los más de 5.000 inmigrantes cubanos que permanecen en territorio costarricense.

Sobre los inmigrantes cubanos Hernández dijo tras la reunión que celebró con Solís que “es un problema serio” el que están viviendo los caribeños y que hay que “buscar una solución”. “Por tanto, estamos explorando y acompañando a Costa Rica en una posible solución, repito, respetando también lo que otros países del SICA puedan pensar”, dijo Hernández en una tácita alusión a Nicaragua, que les ha negado el paso a los migrantes desde el 15 de noviembre alegando riegos de seguridad y soberanía.

Solís, quien llegó a Honduras en una gira por Centroamérica que además le llevará mañana a El Salvador, dijo que el tema de los cubanos “es un proceso que también tiene que resolverse en el plano regional” y agradeció el respaldo de Hernández en ese sentido.

“Llevamos este tema como un tema que necesariamente tiene que ser considerado en la reunión de mañana en San Salvador”, la cumbre de gobernantes de los países del SICA. “Es ineludible hacerlo, es un tema que puede resultar complejo pero que tiene que ser resuelto también en el marco regional centroamericano”, recalcó Solís, para quien “la integración no son solo tratados y negocios, sino también valores y principios como el de la solidaridad, el de la cooperación”.

Hernández y Solís también suscribieron una declaración en la que reafirmaron “su compromiso de continuar promoviendo la conservación de la paz y prosperidad de la comunidad internacional, bajo la tutela de los valores fundamentales, tales como la democracia, la promoción de los derechos humanos y el Estado de Derecho”.

También acordaron profundizar en lo bilateral, regional y multilateral iniciativas que beneficien a sus pueblos en temas relativos al desarrollo sostenible, educación, derechos humanos, seguridad, integración, cambio climático, lucha contra el narcotráfico y crimen organizado trasnacional, entre otros.

Solís le dio la bienvenida a Hernández como presidente pro témpore del SICA durante el primer semestre de 2016 y resaltó la importancia que tiene para la región “darle una orientación diferente” al organismo regional.

El gobernante costarricense recordó que el SICA fue creado por el Protocolo de Tegucigalpa en 1991 y dijo que “desde entonces hasta hoy la región centroamericana ha cambiado mucho”. “En aquel remoto 1991 apenas empezaba a despuntar en algunos países de la región, ciertamente no en Honduras ni en Costa Rica, el germen de la democracia”, añadió. También rememoró que en 1991 algunos países centroamericanos estaban saliendo de los estertores de “una guerra fratricida”, lo que en Guatemala se produjo hasta en 1996.

“Todo eso quedó atrás, nuestros desafíos actuales son muy distintos” y todo lo que ha surgido “nos da la oportunidad de avanzar en ese proceso de reforma del SICA que necesariamente se requiere para actualizar a la organización y para darle más brillos”, expresó el mandatario costarricense.

Solís destacó además la importancia que tiene en lo financiero para la región que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) sea el “instrumento principal, fundamental, en el proceso de consolidación de la integración centroamericana”.

Hernández y Solís también trataron sobre los efectos del cambio climático, la seguridad, la importancia de potenciar la relación bilateral, el turismo y la cooperación en materia de telecomunicaciones y energía, en lo que Costa Rica tiene mucha experiencia.

El mandatario hondureño además compartió con Solís “las acciones que ha emprendido su Gobierno en la lucha contra la corrupción y la impunidad, mediante un proceso de diálogo constructivo, sin condiciones, entre las organizaciones políticas y sociales del país”, subraya la declaración suscrita por los presidentes.

Refirió asimismo el acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA) para la instalación de una Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), con el objeto de acompañar y fortalecer el aparato de justicia, así como los mecanismos de prevención y combate a la corrupción e impunidad.

El presidente Solís “valoró las acciones del Gobierno de Honduras bajo el liderazgo del presidente Hernández para la consolidación fiscal, la reducción de la pobreza y el combate a la corrupción e impunidad”, señala entre otros puntos la declaración. E


1 Comentario


  1. Dime de qué abusas y te diré en qué eres tacaño (acabo de inventarlo). Nicaragua es el país que más usa y abusa de la flexibilidad de otros países hacia sus emigrantes, sobre todo abusa de Costa Rica, eternamente arrecostado a este país y utilizándolo como válvula de escape a sus sempiternos problemas de pobreza y desempleo. A sus ciudadanos NUNCA se les han cerrado las puertas para ingresar a Costa Rica en busca de mejores oportunidades – AÚN a los que lo hacen ilegalmente. Ah, pero qué bueno es ver a Nicaragua mostrándole al mundo que su tal cristianismo y solidaridad no son más que una máscara tras la cual se esconde la hipocrecía y doble moral del dictador militar de turno y su esperpéntica y nigromántica consorte, pues lo que piden (flexibilidad migratoria y oportunidades para sus ciudadanos) y de lo cual ABUSAN, se lo niegan a otros. Aparte, NUNCA AGRADECEN la ayuda recibida, más bien la pagan con odio, rencor e invectivas, y con provocaciones fronterizas para avivar un aberrante nacionalismo y desviar la atención de la ciudadanía de la corrupción rampante en el régimen y sus tintes dictatoriales. MENDIGO CON GARROTE. Eso es Nicaragua.