Confidencial

A la conquista del mercado europeo

Thijs ter Haar | Flickr.com | Creative Commons

La segunda fase de un programa intensivo que ayudará a veinte empresas a exportar sus productos a la Unión Europea arrancó este lunes en Managua. Dichas capacitaciones, que son de carácter gratuito y práctico, son parte de una iniciativa dirigida a negocios de mediano y gran tamaño, así como a microempresas, que tengan nula o cierta experiencia enviando su producción a otras regiones del mundo.

David Cabrera, asesor del Export Kick Off (EKO) Bootcamp, un programa financiado por la Unión Europea y ejecutado por la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), explicó que su metodología consiste en preparar a las empresas para su “internacionalización”, lo que no solo implica exportar a otras naciones, sino que sus ventas sean recurrentes y se conviertan en un pilar de los ingresos del negocio.

De acuerdo al experto y creador del programa, las empresas escogidas cumplieron con requisitos básicos para ser seleccionados, como estar legalmente constituidas, no estar involucradas en procesos judiciales, contar con líderes que demuestren iniciativa y delegar a un representante que hable inglés fluidamente y que pueda estar presente durante el 100% de las sesiones, ya que es un trabajo intensivo de cuatro meses.

Un programa enteramente práctico

EKO Bootcamp se divide en tres fases. La primera consiste en un “pretaller” con metodología online y presencial para conocer cada empresa, en el que también evalúan las características del producto o servicio que cada una quiera desarrollar. La segunda etapa consiste en un taller de una semana, de cuatro horas diarias, en las que juntan a todos los empresarios para que estos intercambien sus historias y hagan “networking”.

Finalmente, la última etapa consiste en analizar el plan de internacionalización de cada negocio. Para ello, les piden entregar una presentación de empresa, otra de producto, de aspecto comercial y un plan internacional, y luego los confrontan con un comprador europeo, especialista en exportaciones e importaciones, a través de una conferencia por Skype. Según Cabrera, esta persona es objeta y les brinda consejos para mejorar sus estrategias de negociación.

“Ordenar la casa” para exportar

Tania Flores, copropietaria y diseñadora de La Mueblería, una de las veinte empresas nicaragüenses escogidas por la Unión Europea, ha tenido la oportunidad de “ordenar la casa” antes de internacionalizarse, a pesar de que ya han exportado muebles de madera certificada a Dinamarca, Estados Unidos y Costa Rica. Se trata de un proceso en el que se preparan para entrar a un mercado de 500 millones de personas y muy diferente al del continente americano.

Flores aseguró que la diferencia primordial entre los compradores del Nuevo y del Viejo Mundo radica en el involucramiento de los diseñadores que los contratan. Según ella, los estadounidenses realizan todo el proceso comunicándose a través de correos electrónicos, mientras que los europeos viajan al país para supervisar toda la cadena de producción. “Cuando exportamos a Dinamarca, los diseñadores vinieron y garantizaron la calidad del producto que estaban esperando”, dijo.

La joven indicó que una de las debilidades que las mueblerías tienen es que los bosques nicaragüenses no poseen la certificación Forest Stewardship Council (FSCTM), un tipo de garantía que el mercado europeo pide para saber si los productos provienen de bosques bien gestionados que proporcionan beneficios ambientales, sociales y económicos. Lo que hace La Mueblería es conseguir ese tipo de madera en Costa Rica y Panamá, para retomar la certificación en una serie de piezas utilitarias, cocinas y muebles.

Flores, quien se incorporó al negocio de su familia hace dos años, aseveró que el mercado nacional no es estable en lo que respecta a compras recurrentes de muebles de madera. “Hay que buscar otras alternativas, uno no se puede quedar sentado en la oficina esperando a que el cliente llegue, tenés que salir a buscar los proyectos, entre ellos los de turismo”, manifestó.

Apoyo del sector privado

Algunas de las empresas beneficiadas pertenecen al sector servicio, textiles, agroindustria, manufactura, alimentos y bebidas, y artesanías. De 180 empresas que se postularon para la primera convocatoria, realizada en mayo, fueron seleccionadas algunas como Chureca Chic, La Mueblería, KUERO, Cooperativa de Apicultores del Pacífico R.L y El Castillo del Cacao. Todas ellas se beneficiarán del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europa y Centroamérica, que entró en vigor desde 2013.

En Nicaragua el Eko Bootcamp se realiza en alianza con el COSEP, ProNicaragua, APEN, Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua, Cámara de Comercio Franco-Nicaragüense, Cámara de Industria y Comercio Nicaragüense Alemana y la Cámara Oficial Española de Comercio de Nicaragua.

Para mayor información sobre futuras convocatorias, llame a la delegación de la Unión Europea en Nicaragua o visite el sitio web de EKO Bootcamp.