Política

Crisis política de Venezuela golpeará a la dictadura nicaragüense

A Ortega le aguardan malas noticias en la OEA

Posible salida del chavismo, dejaría al régimen sin su aliado más fiel en el foro regional y pondría en peligro el apoyo de los países caribeños



Las malas noticias se le acumulan al régimen orteguista en la Organización de Estados Americanos (OEA). A la amenaza de la aplicación de la Carta Democrática del organismo, se le sumó esta semana la proclamación de un nuevo Gobierno en Venezuela, su más fiel valedor en ese foro regional, donde 16 de los 34 países miembros ya han reconocido al juramentado presidente encargado, Juan Guaidó. A esto, se suma el reciente giro de El Salvador, con la elección de Nayib Bukele como nuevo presidente.

De perder a Venezuela como aliado, el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo dejaría de contar también con los apoyos tácitos de algunos países caribeños, que son parte de la nómina petrolera venezolana. Ocho de las 15 naciones del Caribe se han abstenido o ausentado de las votaciones contra el régimen orteguista. Estas resoluciones de OEA han condenado la represión en Nicaragua, que ha dejado al menos 325 asesinados, más de 3000 heridos, decenas de desaparecidos y unos 60 000 exiliados por la persecución política.

Sin el voto venezolano y de esos ocho países, la OEA ha conseguido un bloque de al menos 19 países que votan contra el régimen sandinista. Un cambio en Venezuela, acercaría al organismo a los 24 votos necesarios para aplicar la Carta Democrática al régimen y expulsarlo del foro.

La OEA cumplió, el pasado 11 de enero, con el primer paso para aplicar la Carta Democrática a Nicaragua, al llevar a cabo una “apreciación colectiva” de la crisis nicaragüense. Lo que sigue son gestiones diplomáticas para buscar una salida a la crisis. De fracasar esas diligencias, el Consejo Permanente podrá convocar a una Asamblea General de cancilleres, que son los únicos autorizados para expulsar a un país.

Lealtades caribeñas

El excanciller nicaragüense Francisco Aguirre Sacasa señaló que la situación “debilitada” del Gobierno de Nicolás Maduro “impactará en la lealtad de las islas caribeñas”, lo que podría repercutir en futuras votaciones sobre Nicaragua en la OEA.

Líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom) se reunieron por videoconferencia el jueves en una sesión especial de emergencia para discutir la crisis venezolana, según la agencia Efe, que agregó que fuentes cercanas al encuentro les indicaron que el diálogo “fue difícil debido al hecho de que tanto Haití como Bahamas, se han adelantado y han reconocido al jefe del parlamento y autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó”.

A principios de este mes, Jamaica, Haití, Bahamas, Guyana y Santa Lucía apoyaron una resolución de la OEA de no reconocer el segundo mandato de cinco años de Maduro, mientras que Dominica, San Vicente y las Granadinas, y Surinam votaron en contra. San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago, Antigua y Barbuda, Barbados y Belice se abstuvieron, mientras que Granada se ausentó.

El régimen orteguista conoce de la importancia de los miembros del Caricom. Previo a la “apreciación colectiva” de la OEA, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, realizó una gira por algunas de esas naciones para pedirles su apoyo en el Consejo Permanente.

Nuevo representante

Aguirre subrayó que por lo pronto “ya sabemos que en la OEA la silla venezolana la ocupa un representante del nuevo presidente. Eso significa que para aplicarle la carta democrática a Nicaragua, ya se necesita un voto menos”.

El parlamento venezolano, de mayoría opositora, declaró “usurpador” a Maduro y asumió los poderes del Ejecutivo. Una de sus primeras decisiones fue designar a Gustavo Tarre Briceño como “representante especial” ante la OEA.

En un vídeo, que circula en las redes sociales, Tarre envió un mensaje de aliento a los nicaragüenses que “luchan” contra el régimen orteguista. “Así como está amaneciendo el día para Venezuela, también va a amanecer para Nicaragua, y eso va a ser más temprano que tarde”, expresó.

Para la exguerrillera sandinista, Dora María Téllez, “la dictadura de Ortega se queda sin la voz y el voto de Venezuela en la OEA”.

Además, comentó que también perdería el voto a favor de El Salvador, por el cambio presidencial en ese país.

Lucha latinoamericana

Víctor Hugo Tinoco, ex vicecanciller durante la revolución sandinista, explicó que en foros regionales como la OEA, “el tema de que en un país haya estabilidad y democracia es importante, no por razones conceptuales, sino porque si ese país está mal y hay disturbios, afecta a los países vecinos y a la región”.

“El primer producto positivo de lo que está pasando en Venezuela, es que los pueblos y los gobiernos (de la región) están empezando a tomar conciencia de que no pueden seguir permitiendo que alguien viole y atropelle la Constitución y las leyes”, resaltó.

“Acá se está dando un gran salto por la lucha, por la vida política y por el respeto a los derechos de los latinoamericanos. Aquí con mucha facilidad los caudillos, de cualquier signo, hacían lo que querían, rompían las reglas, las normas y el Estado de derecho. Ahora, lo que están diciendo los países es que eso no puede seguir siendo así”, interpretó.

De Ortega a Maduro

Nicaragua fue el último de los aliados del chavismo, en pronunciarse sobre la crisis en Venezuela. “Hermanados en el Alba, todos somos Venezuela. Americalatinacaribeña (sic), cuna de grandes y luminosos seres, reivindica dignidad y grandeza frente al imperio”, inicia el mensaje de solidaridad del régimen.

Para Víctor Hugo Tinoco, la tardanza en el mensaje de apoyo tiene que ver con la reciente visita de dos altos funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. a Nicaragua.

En su mensaje a Maduro, el régimen orteguista evita un ataque frontal hacia Estados Unidos, que fue el primer país en reconocer a Guaidó, y ha exigido la salida inmediata del aliado chavista.