Opinion

Covid-19: A redoblar las medidas de prevención

Un caso sospechoso con los síntomas clínicos de covid-19 debe ser considerado positivo y puesto en aislamiento, hasta que se demuestre lo contrario

A pesar de la insuficiente información sanitaria oficial sobre el curso epidémico de la covid-19, hay evidencias que nos hacen concluir que ya entramos a la fase exponencial de los contagios. A estas alturas, por la cantidad de casos en los hospitales, es claro que el virus se está transmitiendo localmente.

Diversas fuentes de la sociedad civil, familiares de enfermos, organizaciones independientes, periodistas y personal médico atestiguan por diversas vías un mayor número de casos que los reportados en forma oficial. Y, de manera muy preocupante, también se señala que algunos profesionales de la salud están infectados, igual que ha pasado en varios países. Esta situación debe controlarse de inmediato pues de no hacerlo pudiera significar el colapso de la atención médica.

Desde la semana pasada algunas instituciones del Estado como el Sistema Judicial y las alcaldías, comenzaron a implementar medidas de protección personal, las que a pesar de llegar tarde, se juzgan como positivas. El Minsa también incrementó su campaña preventiva. Pero por otro lado, se sigue convocando a actos con buen número de personas, lo que constituye un riesgo de contagiarse y un contrasentido con las medidas de protección personal mencionadas.

De acuerdo a la epidemiología de esta enfermedad y su comportamiento en otros países, puede esperarse que las próximas semanas sean críticas en el incremento de casos. Quizás debido a la insuficiente realización de pruebas de laboratorio o a la ausencia de información sobre sus resultados, no se sabe o no se conoce el porcentaje de personas asintomáticas que son portadoras del virus, y por tanto es difícil calcular el patrón del contagio para las próximas semanas. Una regla epidemiológica en tiempos de epidemia es que, ante un fuerte número de casos sospechosos a los que no es posible hacerles las pruebas de confirmación, se presume que si tienen síntomas de covid-19 (fiebre, tos seca, fatiga, dolores y molestias, dolor de garganta, congestión nasal, a veces diarrea) deben ser considerados casos de esta enfermedad, hasta que se demuestre lo contrario; igual puede inferirse con los casos de neumonía. Por tanto, un caso sospechoso con los síntomas clínicos de covid-19 debe ser considerado positivo y puesto en aislamiento para recibir el tratamiento médico del caso (aclarando que al momento no existe un tratamiento específico eficaz); y deben buscarse, investigarse y aislarse sus contactos.

La mejor medida de prevención que debe tomarse, aunque la menos realista y la menos aceptada, es la del auto confinamiento. Son pocas las familias que tienen la posibilidad de permanecer en sus casas por un largo periodo. Los trabajadores necesitan devengar un salario para llevar el sustento a sus familias. En estos casos, al igual que en el de las personas que transitan por las calles por motivos diversos, les recordamos las principales medidas que deben seguir en lo que se viene, de manera rigurosa:

  • Mantener una distancia de al menos dos metros con otras personas.
  • No saludar de mano, ni con abrazos, besos o alguna forma de contacto físico.
  • Lavarse con mucha frecuencia las manos y bajo las uñas con agua y jabón.
  • Utilizar una solución de alcohol gel para desinfectarse las manos y objetos cuando se requiera.
  • No tocarse la cara y menos la boca, nariz y ojos.
  • Utilizar mascarilla en el transporte colectivo, en el trabajo y el cualquier lugar con aglomeración de personas.
  • En caso de toser o estornudar hacerlo sobre el codo flexionado.
  • No exponerse al contagio evitando, en lo posible, la asistencia a lugares con aglomeración de personas, como escuelas y universidades, cines, bares y restaurantes, museos, salas de conciertos, lugares de fiestas, estadios, iglesias, bancos, hospitales, etc.
  • Utilizar guantes de látex si se va a manipular objetos o alimentos tocados por muchas personas (verduras, frutas, etc.).
  • Seguir las instrucciones para el adecuado uso de mascarillas y guantes.
  • Si presenta síntomas de la enfermedad quédese en casa. Si los síntomas persisten acuda al centro de salud, su médico o en casos graves, a un hospital. Siga las indicaciones del MINSA.

La epidemia se mantendrá en nuestro país por los próximos meses, por lo cual es oportuno hacerse a la idea que tendremos que vivir con esta nueva situación. Incluso, cuando disminuyan los casos, no tenemos que bajar la guardia ya que se pueden dar uno o varios rebrotes u oleadas de la enfermedad. El virus continuará circulando hasta que exista una vacuna, cosa que no es tan fácil de lograr como parece. En cuanto a la detección y rastreo de enfermos, sospechosos y contactos juega un rol principal el sistema local de salud (Modelo de Salud Familiar Comunitario) a través de la estrategia de atención primaria en salud, ámbito donde se derivan los pacientes que ameritan atención hospitalaria y los que pueden tratarse en sus casas de manera confinada.

Pero en esta epidemia, como en otras, hay que conjurar el miedo o el pánico, que también son enemigos de la salud; deben ser contrarrestados con información veraz y oportuna y la confianza en las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. Tenemos que aprender a convivir con este virus cambiando nuestra cultura a una de prevención informada, con disciplina, preparación, higiene y distanciamiento físico con las personas. Una cultura de solidaridad sanitaria en donde todos somos necesarios para sobrevivir a esta epidemia. Sociedad civil, gobierno, organizaciones no gubernamentales, trabajadores, empresa privada, estudiantes y demás debemos asumir la tarea de unidad en la acción contra el coronavirus.

*Ex funcionario de OPS/OMS en Nicaragua, Costa Rica, Panamá, El Salvador, México, frontera México-Estados Unidos (El Paso, TX) y ex representante de OPS/OMS en Venezuela y las Antillas Neerlandesas.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend