Opinión

Abril y las juventudes

JeanPaulGenie

Un año después, con heridas abiertas, e intentando asimilar el dolor; la lucha no acaba y la insurrección no claudica



En abril de 2019 se cumple un año del estallido sociopolítico que atraviesa nuestro país. Para las postreras generaciones formará parte de su educación en historia y sociología, mas para nuestra generación significa un aprendizaje constante de supervivencia y resistencia; un abril que consigo trae demasiadas emociones encontradas, recuerdos vívidos y lecciones aprendidas, un mes que marca el inicio de la insurrección civil no armada y el final de la dictadura.

Demostrando un alto grado de crecimiento social, político y cultural, el pueblo de Nicaragua decidió dejar atrás las diferencias de credo, ideología e incluso generación, uniendo fuerzas y alzando su voz exigiendo libertad, justicia y democracia; un año después, con heridas abiertas e intentando asimilar el dolor, la lucha no acaba y la insurrección no claudica.

Si bien, este largo proceso ha sido impulsado por todas y todos los nicaragüenses, la juventud ha desempeñado un rol importante dentro de todos los espacios, aprovechando sus capacidades y las oportunidades para hacerle frente a la dictadura de Ortega y Murillo, haciendo uso de todas las herramientas a disposición para llevar a cabo nuevas y peculiares estrategias de resistencia.

Participación en concentraciones masivas en las calles de toda Nicaragua, tomando el megáfono o el micrófono para gritar consignas reconstruidas como “Patria libre y vivir, Patria libre para vivir”, leer los nombres de las personas asesinadas por el régimen para rendirles tributo y siempre honrarles por su valentía, bailando al sonar de los chicheros, elaborando carteles con frases y dibujos pintorescos como sistema de expresión, marchando codo a codo con movimientos sociales que llevan años haciendo frente a la dictadura, ejerciendo el derecho constitucional y universal de la manifestación.

Tomas heroicas de los recintos universitarios como UPOLI, UNI, UNA, UNAN , que hieren al régimen debido a la ejecución pacífica y la permanencia a pesar de los ataques despiadados. Como conspicuo ejemplo tenemos las 19 horas de acometida armada contra el recinto universitario Rubén Darío de la UNAN-Managua y la parroquia Divina Misericordia, entre la tarde y noche del 13 y mañana del 14 julio, dejando decenas de heridos de gravedad, así como el asesinato de dos jóvenes manifestantes, Francisco Flores y Gerald Vásquez (QEPD), quienes junto a Shester Chavarría e Isaías Portocarrero, serán siempre recordados y formarán parte de la historia de esta máxima casa de estudios superiores.

El surgimiento de movimientos estudiantiles emergentes, como necesidad de verdadera representación de la comunidad universitaria, en vista de la parcialidad del partidario UNEN; en calidad de expresiones nacientes, estamos creciendo y aprendiendo sobre la marcha, tomando en cuenta que estamos a disposición de la crítica constructiva para mejorar nuestro actuar, y que al finalizar este proceso doloroso, la misma población estudiantil juzgará nuestro actuar y decidirá la continuidad de dichas organizaciones; uniendo fuerzas, saberes y experiencias para luchar por la autonomía universitaria y la democracia.

Expresión de arte como método de resistencia, cantando y bailando al sonar de antiguas y nuevas piezas artísticas que narran la gallardía y rinden tributo a Nicaragua, entonando canciones emblemáticas que nos hacen llorar y sonreír, como “Héroes de Abril” del joven Jandir Rodríguez, rindiendo homenaje a Darwin Urbina, primer asesinado en 19 de abril y a Álvaro Conrado , niño mártir de la insurrección; expresiones de arte urbano como graffiti y canciones como “Nunca te olvidé” de Daffy el Audio, rindiendo homenaje al rapero asesinado Franco “Renfan” Valdivia , asesinado en Estelí el día 20 de abril; poemas, obras de teatro y bailes son parte de la visible e inquebrantable idiosincrasia cultural de los jóvenes nicaragüenses.

El vistoso atrincheramiento digital, utilizando las redes sociales como verdadera arma de expresión, grabando videos en vivo para seguir el desarrollo de las manifestaciones y represión en tiempo real, el surgimiento del trending topic #SOSNicaragua que propició la fluidez de información a nivel internacional de lo que sucedió y sigue sucediendo en Nicaragua; elaboración de material satírico como edición de videos, creación de memes y parodias de las palabras de personajes del gobierno o afines al mismo.

Este alzamiento social nos ha dejado aprendizajes que debemos tomar en cuenta, para no repetir ciclos que únicamente destruyen al país, traen luto a las familias y causan retrocesos a nuestra sociedad; no se puede mirar hacia el futuro sin tomar en cuenta el pasado, y es claro que es nuestro papel impedir que nuevamente se instaure una dictadura en Nicaragua.

Los jóvenes debemos siempre participar en el desarrollo social, político y cultural de nuestro país, decir siempre la verdad, no callar las injusticias y siempre optar por el pensamiento crítico y el recambio generacional; decía Humberto Ak’abal “Si caminara solo hacia adelante, te podría contar como es el olvido”, y es así como debemos aprender de nuestros errores del pasado y presente para mejorar nuestro futuro como Nicaragua.

*Miembro de Acción Universitaria y de la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia CUDJ.