Elecciones Municipales

Manuel Ortega, sociólogo e investigador social y Bayardo Salmerón, sociólogo y especialista en temas municipales. O.Sánchez/Confidencial

Reeleccionismo masivo de alcaldes FSLN, como parte del modelo Ortega-Murillo

Auguran más abstención en elecciones municipales

Manuel Ortega: “Con los problemas del sistema electoral y nulas garantías, la abstención podría ser mayor que en las presidenciales 2016”



A pesar del acuerdo político suscrito entre el Gobierno y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, el panorama del proceso electoral, aún sin transparencia ni competencia, no ha cambiado a menos de dos meses de las elecciones, y la proyección dominante el cinco de noviembre es que se producirá una abstención masiva.

Manuel Ortega Hegg, sociólogo e investigador social, recordó en el programa televisivo Esta Semana, que la participación de la ciudadanía en las elecciones municipales, históricamente ha sido menor que la de los comicios generales, y destacó que la falta de garantías, podría reflejarse en la participación en las votaciones.

“Con todos estos problemas del sistema electoral, con las nulas garantías de observación electoral externa, la tendencia que uno puede prever podría ser mayor abstención que la vista en las elecciones presidenciales” de noviembre 2016, consideró el investigador social.

A pesar de la participación de Ciudadanos por la Libertad en el proceso electoral, Ortega insistió en que “no hay competitividad”, en el proceso electoral. ¨No ha cambiado nada en relación a elecciones anteriores. El aparato electoral no brinda confianza a un sector del electorado y los partidos políticos de oposición no han defendido el voto en las últimas elecciones… y esto ha llevado a una mayor abstención”, comentó Ortega.

El fracaso de la OEA en su promesa de brindar garantías de elecciones libres, competitivas y transparentes, abre la ventana a las organizaciones nacionales –excluidas de este proceso electoral y que han observado procesos electorales en años anteriores– para documentar o certificar la participación de la ciudadanía en las votaciones.

“Va a ser un desafío para que los organismos nacionales desarrollen una metodología que permita tener una idea más clara de a cuánto llega la abstención en estas elecciones, frente a la incredulidad que tenemos los ciudadanos por los datos brindados por el Consejo Supremo Electoral (CSE)”, afirmó Ortega.

Lejos de la abstención que puede provocar la falta de transparencia, Bayardo Salmerón, sociólogo y especialista en temas municipales, manifestó que existirá un reto fundamental para aquellos municipios en los que el Frente Sandinista no controla las alcaldías, que son más o menos veinte localidades.

El reto de los municipios que menciona Salmerón prevalece en vencer a un sistema completamente viciado y los efectos negativos que trae consigo. Advertir sobre fraude y alertar a los líderes de sus partidos políticos será crucial para mantener las plazas lejos del control del presidente de Nicaragua.

Las listas de la reelección

Esta semana el Consejo Supremo Electoral publicó en La Gaceta la lista de candidatos inscritos para las elecciones municipales del cinco de noviembre, con lo cual finalmente salió a luz la lista secreta de los candidatos del FSLN.

Un análisis de datos de los alcaldes y vicealcaldes electos en las últimas 4 elecciones, realizado por Confidencial, revela que 111 de los 153 candidatos del FSLN, ya ocuparon en el pasado cargos de alcaldes, mientras que 53 vicealcaldes también repiten en las fórmulas electorales.

El 83% de los candidatos del FSLN van por la reelección, para obtener un segundo, un tercero, y hasta un cuarto período de Gobierno municipal. El continuismo y la reelección, es por lo tanto la tendencia política dominante de estas elecciones, que también son cuestionadas por la carencia de competencia política, al punto que cada vez más se asemejan a una elección de régimen de partido único.

Para Manuel Ortega, detrás de la propuesta del Frente Sandinista para reelegir de forma masiva a sus alcaldes, está el deseo de legitimar la reelección como parte del sistema político de Nicaragua después que en 2011 se impuso, de forma inconstitucional, la reelección para el el presidente Daniel Ortega.

“La reelección indefinida para los alcaldes, quiere decir que estos se han alineado a un proyecto político y no hay peligro que se salgan de esa línea y por lo tanto da confianza a nivel central de que el municipio forma parte de un proyecto político general que no tendrá amenazas de desafíos”, opinó el investigador social.

Respecto a este tema Salmerón argumentó que a pesar que la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, promueve la imagen de la juventud sandinista como el futuro del partido de Gobierno, en realidad en el FSLN se se ve un relevo generacional.

Esto implicaría para el Gobierno la creación de capacidades para quienes te van a relevar en algún cargo, pero en este caso, el Frente Sandinista solo demuestra que existe la ausencia de una política de relevo y el poder y las aspiraciones solo se concentran en la cúpula, opina Salmerón.

Alcaldes delegados del Gobierno

Después del golpe a la autonomía municipal, la figura del alcalde se proyecta ahora más como un delegado del Gobierno central. Al imponer esta nueva función de la autoridad local en la comunidad, el Frente Sandinista se arriesga a que exista un agotamiento político de la población en general.

En algunos casos, existen candidatos (alcaldes) que aspiran a un tercer periodo, y arrastran consigo una serie de debilidades que los ciudadanos ya conocen y por ende rechazan. Son “líderes” que no responden las necesidades de los ciudadanos y tienen la idea que el gobernante Daniel Ortega aplica para Nicaragua: el país como su finca.

A juicio de Manuel Ortega Hegg, la reelección está causando un rechazo en sectores importantes no solo del sandinismo, sino de la sociedad en general, pues la idea que proyecta el partido de gobierno es que no da oportunidad a nuevas figuras y frena el avance de cualquier ciudadano que quiera hacer carrera política para ocupar un cargo importante en su comunidad.

“Esta no es la primera vez que sucede el rechazo de parte de las bases, en 2012 hubo protestas, lo que pasa es que no fueron públicas ni tantas como ahora, pero todo esto refleja que las bases no están de acuerdo con el método que se usa y consideran que las encuestas son un dedazo puro, por encima de cualquier consideración.”, explicó Ortega.

La protesta de las bases sandinistas plantea la pregunta sobre si realmente tienen el “poder ciudadano” que tanto ha promovido el Gobierno de Ortega y Murillo. El dedazo con la elección de los candidatos a alcaldes demuestra que no existe tal capacidad de decisión y a la larga, podría generar más inconformidad,, comentó el analista

La entrevista televisiva con Manuel Ortega Hegg y Bayardo Salmerón se transmite este domingo a las 8:00 de la noche, en Esta Semana por Canal 12