Política

Canciller repite excusa de la Constitución e intento de golpe de Estado

Adelanto de elecciones vuelve a trabar mesa de negociación

Alianza Cívica asegura que "no cederá" en exigir un adelanto de las elecciones presidenciales para superar la crisis tras la masacre orteguista



La demanda de adelantar las elecciones generales como alternativa de salida pacífica a la crisis sociopolítica que desató la brutal represión orteguista contra la protesta cívica de los nicaragüenses es la nueva traba en la mesa de negociación establecida entre la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

El canciller Denis Moncada, jefe negociador del Gobierno en la mesa de negociación, dijo este jueves al Canal 10 de la televisión local que “definitivamente no” abordarán un anticipo de los comicios presidenciales, como exige la oposición.

Al respecto, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y miembro del equipo negociador de la Alianza Cívica, José Adán Aguerri, dijo a periodistas que “el tema de las elecciones anticipadas sí está en la mesa de negociación” y que la Alianza Cívica “no representa a un sector golpista, representa a un sector que fue reprimido”.

La propuesta de adelantar las elecciones “es un asunto irrenunciable”, dijo, por su lado, el jurista y exvicecanciller José Pallais, también miembro del equipo negociador de la oposición.

“No puede haber garantía de estabilidad, de confianza, ni de que vuelva la inversión, sino se llega a un acuerdo en esa materia”, agregó.

El argumento del canciller

El canciller Moncada argumentó que discutir ese tema implicaría “violentar la Constitución vigente en nuestro país, que establece períodos presidenciales claramente definidos”. Las elecciones presidenciales están previstas para noviembre de 2021, cuando Otega cumpliría catorce años consecutivos en el poder, desde su regreso a la Presidencia en enero de 2007.

Además que, en el hipotético caso de aceptar, sentarían un mal precedente.

“¿Qué va a pasar si nosotros utilizamos como método, como precedente, estar adelantando las elecciones a cada presidente que pueda irse produciendo en el transcurso del tiempo?. Sería muy difícil que nosotros fortaleciéramos la democracia”, apuntó.

Asimismo, alegó que en la mesa de negociación “no hay representación de partidos políticos” y que la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que es su contraparte, “está representando a quienes se vieron involucrado en un intento de golpe de Estado y en la violación al ordenamiento jurídico y constitucional del país”.

Alianza asegura que no cederá

Los delegados de la Alianza Cívica reconocen que adelantar las elecciones requeriría reformar la Constitución, pero que justo están en una mesa de negociación para alcanzar acuerdos políticos.

Además, sostiene que “no cederá” en exigir un adelanto de las elecciones presidenciales para superar la crisis tras la masacre orteguista que suma 325 muertos confirmados, miles de heridos, decenas de desaparecidos, más de 800 presos políticos y decenas de miles en el exilio, debido a la persecución política.

“Demandamos elecciones anticipadas, libres, justas, transparentes y observadas a través de la implementación de recomendaciones u observaciones de las misiones de acompañamiento electoral, y otras propuestas de reformas electorales”, señaló la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia en una declaración leída por el economista Juan Sebastián Chamorro, uno de sus negociadores en la mesa con el Gobierno.

“No cederemos en este punto”, enfatizó esa alianza opositora, la que recalcó que su “compromiso siempre ha sido claro: elecciones transparentes y anticipadas, libertad de presos, y justicia”.

Avanza plazo para liberar a presos políticos

La Alianza Cívica también instó al Gobierno a liberar a los presos políticos antes que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que fue invitado a apoyar ese proceso, “se instale y concilie las listas” de los detenidos.

“Asimismo demandamos la anulación de sus respectivos juicios y el cumplimiento de los derechos y garantías establecidas”, agregó.

La mesa de negociación invitó el miércoles de la semana pasada a la CICR a apoyar la liberación de los manifestantes en un plazo no mayor de 90 días.

Las partes acordaron el viernes pasado conciliar las distintas listas de presos políticos, que el Gobierno cifra en 340 y los familiares y la oposición hasta en 809, antes de proceder a su liberación definitiva.

Durante la sesión de este jueves, las partes acordaron extender las negociaciones, que se vencían este jueves, y fijaron para el próximo 3 de abril el fin de esas conversaciones.

“La mesa de negociación por este medio informa que por acuerdo de las partes, el proceso de negociación continúa y culminará el miércoles 3 de abril”, señalaron las partes en un escueto comunicado conjunto.

Las negociaciones comenzaron el pasado 27 de febrero pasado con la meta de llegar al 28 de marzo, con una solución definitiva a la crisis.

Hasta ahora las negociaciones avanzan sin acuerdos en los temas de justicia y democratización.