Economía

Las reservas netas se redujeron en US$190.6 millones en solo 19 días

Advierten caída de las reservas internacionales

compras de dólares

Bancos han perdido USD 563.4 millones en depósitos durante la crisis; gobierno retiró más de US$107 millones para enfrentar caída en impuestos.



Tanto el Gobierno como los bancos privados del país, siguen retirando parte de sus recursos en el Banco Central de Nicaragua (BCN), en la medida en que disminuyen los depósitos del público en los bancos, y que se desploman las recaudaciones tributarias.

“El Gobierno está retirando fondos de sus depósitos en el Banco Central para compensar la caída de la recaudación fiscal, mientras que los bancos comerciales están demandando crédito del Banco Central para hacer frente a las demandas de sus clientes”, detalló el economista Adolfo Acevedo, con base en las estadísticas del BCN.

El resultado de estos y otros movimientos es la caída de las Reservas Internacionales Netas Ajustadas (Rinas), que entre el primero de enero y el 25 de mayo, habían aumentado en US$92.9 millones, comenzando un descenso que le llevó primero a un acumulado de cero, y que al 13 de junio ya era una caída de US$97.7 millones.

“En solo 19 días, las Rinas experimentaron una reducción de US$190.6 millones”, alertó el experto.

El factor de mayor peso que ayuda a explicar esa caída, sigue siendo “el retiro de liquidez del Banco Central”, efectuada por los bancos del Sistema Financiero al disminuir el monto de sus reportos monetarios, con el objetivo de atender las demandas de sus clientes, que al 12 de junio, habían retirado 563.4 millones de dólares, de sus depósitos en los bancos comerciales.

A la par, se han acelerado los retiros por parte del Gobierno de sus depósitos en el Banco Central, que ascendieron a US$107.8 millones, con el propósito de compensar la caída en la recaudación fiscal. Visto con más detalle, las estadísticas muestran que solo en los primeros 13 días de junio, el Gobierno tomó US$64.3 millones (unos 2,020.5 millones de córdobas), de los depósitos que había hecho en el BCN.

A pesar que el Banco Central tiene la opción de tratar de compensar la caída de las Rinas, colocando letras en el mercado de valores, la operación –definida en principio como un mecanismo de política monetaria- no logró el objetivo de extraer liquidez de la economía.

Sin dinero para aumentar reservas

El economista ofreció una explicación “muy esquemática y sobresimplificada, para facilitar la lectura de los datos”, en la que detalla que en Nicaragua, la acumulación de reservas internacionales se sustenta, en primer lugar, en el aumento de los depósitos (o transferencias) del Gobierno en el Banco Central, resultantes de la recaudación tributaria, o de préstamos y donaciones que exceden a los gastos presupuestarios.

“La acumulación de reservas internacionales se sustenta en que se detraen de los usos presupuestarios, recursos fiscales que podrían destinarse a la prestación de servicios públicos fundamentales, para transferirlos al Banco Central, con el propósito de apuntalar el cumplimiento de una meta determinada de acumulación de reservas internacionales”, reclama.

“Otra fuente es el encaje y el sobreencaje sobre los depósitos en moneda local y en el depósito del exceso de caja de los bancos comerciales en el Banco Central”, explica Acevedo.

Se llama ‘encaje legal’ a la obligación que tienen los bancos de depositar en el BCN, un porcentaje de los depósitos que el público les ha confiado a ellos mismos. La frase ‘sobreencaje’ se refiere a la decisión de los bancos, de guardar en el BCN un porcentaje mayor al que le obliga la Ley.

Una tercera fuente son las operaciones de mercado abierto (colocación de Letras estandarizadas a uno o tres días de plazo), efectuadas por el Banco Central, con la intención de regular la liquidez de la economía.

BCN ‘suaviza’ encaje legal

Este viernes 15 de junio, el Banco Central aprobó una reforma de la política del encaje legal, “a fin de promover el buen funcionamiento y la estabilidad del sistema financiero, así como facilitar la gestión de liquidez a la banca”, según una nota publicada en el sitio web de esa entidad.

“La reforma consiste en un cambio de la medición del encaje legal observado”, que antes era catorcenal, y pasa a ser semanal. También se disminuyó la tasa de ese encaje, que en su medición diaria pasa del 12% al 10%, con lo que la tasa promedio del encaje (ahora semanal), se mantiene en 15%.

“Con esta reforma se espera que se facilite la administración de la liquidez diaria de las instituciones financieras. Las nuevas disposiciones en materia de encaje legal se comenzarán a aplicar a partir del 18 de junio del corriente”, concluye la nota.

Acevedo supone que la decisión es “para que los bancos comiencen a utilizar el exceso del encaje que mantienen [en el Banco Central], para responder a la demanda del público por sus depósitos”.

“Normalmente, la reducción del encaje legal es para alentar a los bancos a aumentar su otorgamiento de crédito, pero en este momento no creo que los bancos estén restringiendo el crédito debido al encaje legal, sino debido al enorme riesgo e incertidumbre existente”.