Confidencial

Algo de lo mucho que se oculta

En la información diaria se lee y se escucha de forma mayoritaria –por no decir total— al menos un ataque en contra del proceso venezolano y alguna diatriba contra sus dirigentes.  No oculto que si me fuera posible, yo haría lo contrario todos los días, aunque con espíritu crítico.  La diferencia sería que a mí no me motivan intereses materiales, sino  políticos-ideológicos, pero sin propaganda, solo con razonamientos en torno a hechos comprobables.  Prevenidos mis posibles lectores de mi opinión, no les pido que me crean nada, sino que investiguen sobre los temas que aquí menciono.

******

El día de hoy, se cumplen 56 días de que la derecha venezolana tomó el control del poder legislativo, y de haber lanzado su plazo de seis meses para revocar el mandato de Nicolás Maduro.  Antes, había anunciado una amnistía para sus presos “políticos”, y una nueva ley de vivienda.  Tres grandes globos en proceso de desinflación, lo que no significa que la derecha dejó de estimular el contrabando, el acaparamiento y la especulación valiéndose del  histórico control de la cadena de distribución de su clase social, sus campañas mediáticas y su discurso incendiario con proyección internacional.

******

La derecha no ha hecho si no rechazar, el proyecto de emergencia económica para combatir la crisis, tal como lo ofreció en su campaña electoral, y esa es una de las causas de su desgaste político que comienza a desesperarla, por  lo cual acelera sus provocaciones contra la paz del país.  Señales de esto, son las siguientes: 1) mucha de la gente que le dio su voto comenzó a demostrarse inconforme, porque no lo hizo para la restauración neoliberal; 2) el voto que le hizo ganar, fue motivado por asuntos emocionales, como el descontento por el desabastecimiento; 3) que por lo menos un millón de votantes cayó en la trampa derechista de responsabilizar solo al gobierno por la crisis y “las colas”; 4) su hipócrita promesa de que al triunfar se acabarían con ambos problemas.

******

5) Haberle puesto plazo a la expulsión de Maduro de la presidencia en el mismo día que tomó posesión de la presidencia de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, una revelación de las verdaderas intenciones de la derecha, incluso para la que votó por la coalición MUD, de que siempre han sido  acabar con los cambios sociales que afectan los intereses de sus representados criollos y extranjeros, abusando que comete de su mayoría parlamentaria; 6) carecer de todo argumento legal y racional que pudiera justificar la ruptura del orden constitucional.

******

7) Con su proyecto de amnistía, ya calificada como “amnesia criminal”, la derecha revela: a) que ningún investigador, fiscal, abogado o político podría haber sido tan minucioso en enumerar los 49 delitos de su articulado, como lo fueron sus redactores, porque, no casualmente, es la misma cantidad de delitos cometidos por su activistas; b) que con esa amnistía también se estaría “curando en salud”, porque busca amnistiar, además de los delitos cometidos desde el golpe de Estado del 2002, pasando por todas las guarimbas mortales… ¡hasta los que pudiera seguir cometiendo hasta el día de su aprobación!

******

  1. c) Algo no visto ni en el auto perdón que se dieron los militares asesinos de las dictaduras sudamericanas, como la de Pinochet, pues quieren perdonarse el delito de haber utilizado niños “en la comisión de delitos” (léase crímenes y destrucción); d) ¡la “traición a la patria y otros hechos similares”!; e) el uso de drogas en los campamentos de jóvenes que luchaban por la “democracia”; f) el tráfico y la utilización de armas y explosivos con intención de destruir el orden institucional; g) la comisión de delitos bancarios, cometidos por los quiebra-bancos que se “exiliaron” en Miami con el dinero de sus clientes. La violación de los derechos humanos de los menores, y la traición a la patria, serían suficientes causas para no amnistiar a los responsables… ¡en cualquier parte del mundo!

******

8) Pretenden la privatización de las propiedades públicas a favor de sus socios y las transnacionales, comenzando con su proyecto de ley de vivienda.  Ofrece entregarles “títulos de propiedad” a las familias beneficiadas por la Misión Vivienda, con el interés de dejarlas “libres” para someterlas a las leyes del mercado capitalista inmobiliario, es decir, exponerlas a la voracidad de los bancos privados.  Son más de un millón de viviendas construidas (de tres millones en proceso de construcción), las que tienen babeándose a los banqueros privados, porque  calculan que el valor de esas casas y apartamentos en “el libre mercado”… ¡serían unos 120 mil millones de dólares!

******

Los últimos gobiernos adecos-copeyanos (ni los de más atrás) llevaron a cabo en 200 años, ningún proyecto de construcción de viviendas de carácter social ni parecido a la Misión Vivienda, pero sus herederos, sin haber construido ni una sola casa, quieren convertir la vivienda de interés social en una mercancía más.  Esto le está abriendo aún más los ojos al pueblo, pues afectaría también a quienes votaron por la derecha.  Vean la siguiente insinceridad: Julio Borges, confiesa autor de ese proyecto de ley, cuando Chávez anunció la Misión Vivienda, dijo que estaba haciendo “propaganda solo con las maquetas”. … ¡pero ahora son reales las quiere entregar a los bancos!

******

Popularmente, a esta ley de vivienda la llaman “ley estafa”, porque crea la ilusión de que con los títulos que la derecha ofrece entregar, se garantiza “la libertad” de empeñar o vender las casas y poder hacer “buenos negocios” y comprar cualquier cosa.  Pero, quien lo hiciera, tarde o temprano, caería en manos de los banqueros. Solo les bastaría el atraso en el pago de los intereses, o cuando hayan elevado artificialmente y sin límites la plusvalía de los terrenos donde están ubicados los inmuebles, los cuales también se pretende reprivatizar.

******

Veamos otras aristas de esta pretendida ley: a) la derecha miente respecto a que las viviendas son entregadas por el gobierno sin títulos de propiedad, y para mentir, finge ignorar que sí se están entregando títulos y que, de acuerdo con la ley actual, la casa o el apartamento son inembargables e invendibles, porque son un patrimonio familiar. Y en un supuesto caso de que alguien embargara o vendiera su casa, la ley establece que el comprador o quien la embargara perdería su dinero, y la familia continuaría con su posesión, porque la vivienda, lo prescribe la Constitución bolivariana, es un derecho humano, no una mercancía.

******

  1. b) La derecha quiere volver a la época neoliberal, cuando un marido o un miembro dominante e irresponsable del núcleo familiar vendía o empeñaba la casa, y dejaba a la familia expuesta a ser lanzada a la calle, sin piedad, por las “autoridades” civiles y militares, cumpliendo órdenes de los bancos. (Pasa ahora en España y el cualquier “democracia… ¿no los sabe usted?) Eso es lo que evita la ley de vivienda venezolana vigente que la derecha quiere derogar para imponer su ley anti social e inhumana.

******

Notas finales: 1) la derecha internacional, encabezada por Tartufos ex presidentes que les hacen mandados a la CIA, no resolvieron los problemas a sus pueblos y quieren “liberar” a Venezuela (Walessa, Arias, Piñeira, Calderón, González, Aznar, Rajoy, Pastrana, Uribe, etcétera) apoyan leyes y actividades anti populares,  inconstitucionales y provocadoras de la MUD; 2) el  gobierno, las  organizaciones sociales, los partidos aliados del Psuv y las comunidades, han decidido a no dejarlas pasar; 3) esas leyes, por ahora, no son para la derecha un fin, sino un medio para violentar al país, y justificar agresiones extranjeras, incluso armadas, alegando que en Venezuela “no se respetan las leyes del poder legislativo y se violan los derechos humanos”.

Cronología imperial (*)

1944.- 1) En El Salvador, el pueblo, por medio de actividades combativas, logró el derrocamiento de la dictadura de Hernández Martínez, a pesar del apoyo que de forma irrestricta le proveyeron los gringos desde su embajada dirigida por Walter Thurston.

2) Uno de los prolegómenos de lo ocurrido en San Pedro Sula, Honduras, fundo de la United Fruit Company, fue que el dictador Tiburcio Carías Andino, provocó la muerte de unos cien obreros, mujeres y hasta niños, para sofocar una revuelta.

3) El 20 de octubre, en Guatemala una insurrección cívico-militar derrocó al dictador Jorge Ubico. El embajador norteamericano, Boaz Long, trató de colocar en su lugar al general Federico Ponce Valdés, a su vez derrocado poco después.

(Continuará)

(*) Resumida de Guia del Tercer Mundo-86.

———–