Política

Exigen que Ortega cese la represión y cumpla con las recomendaciones de la CIDH

Alianza Cívica: “Intensificar la protesta pacífica”

Alianza Cíviva

Plantean que el diálogo será posible si se cumplen las condiciones planteadas por la Conferencia Episcopal y si se cuenta con garantes internacionales



La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia –que reúne a estudiantes universitarios, empresarios, campesino y representantes de la sociedad civil– exigió al Gobierno de Daniel Ortega ordenar el cese a la represión, al tiempo que invitó a la población a “reforzar” los tranques y las protestas contra el régimen, un día después de que Ortega ordenara una feroz represión contra cientos de miles de nicaragüenses que marchaban de forma pacífica el 30 de mayo.

“Seguimos creyendo que el Diálogo Nacional sigue siendo una vía para encontrar una salida pacífica a la crisis actual. No obstante, después de los últimos acontecimientos, solo será posible seguir dialogando si se cumplen las condiciones planteadas por la Conferencia Episcopal de Nicaragua y si se cuenta con garantes internacionales independientes”, explicó la Alianza en un comunicado.

La alianza calificó como la “peor masacre” el derramamiento de sangre acontecido en el país desde el pasado mes de abril, una vez confirmados un total de 108 muertos por parte del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

“La peor masacre en tiempos de paz, masacre que ha dejado más de cien muertos, más de mil heridos, miles de detenidos, cientos de torturados y desaparecidos, censura a medios de comunicación y de otros actos de intimidación y acoso que resultaron en numerosas violaciones a los derechos humanos”, señaló.

La Alianza demandó “al presidente Ortega el cese inmediato del actuar de las fuerzas parapoliciales, organizadas por el régimen, para detener la violencia que todos los días tiñe de sangre a Nicaragua“.

“El intento del régimen de deslegitimar y criminalizar esta protesta, es una clara violación a los derechos de libertad de expresión, libre movilización y hacemos responsable al gobierno por cualquier acto de represión que tenga su origen en dichas amenazas”, indicó en el documento.

Los miembros de la organización también añadieron que las multitudinarias marchas realizadas en los diferentes departamentos de país realizadas el día de las madres “son el reflejo del sentir de miles de nicaragüenses que claman por el restablecimiento de la justicia y la democracia” y respaldaron el llamado del sector privado a Ortega para adelantar las elecciones en Nicaragua.

La Alianza hizo un llamado a intensificar y organizar la lucha por la autonomía universitaria, a reforzar los tranques (bloqueos) y los centros de acopio de medicinas, alimentos y donaciones de sangre, así como a denunciar “los tranques organizados por el régimen”.

“Exigimos al régimen que permita la presencia en Nicaragua del Alto comisionado de Naciones Unidas para la Relatoría de los Derechos Humanos y el cumplimiento de la recomendación 15 de las Observaciones preliminares de la visita de trabajo de la CIDH a Nicaragua”, dijo la organización en un comunicado leído en la sede del FUNIDES.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua emitió la noche del miércoles un comunicado en el que afirman que “no se puede reanudar la mesa del Diálogo Nacional mientras al pueblo de Nicaragua se le siga negando el derecho a manifestarse libremente y continúe siendo reprimido y asesinado”.

Esta semana la comisión mixta conformada por representantes del Gobierno y la Alianza Cívica acordaron reanudaron la mesa del Diálogo Nacional en la que se pretende hallar una solución a la crisis, después de cuatro sesiones de trabajo en las que los delegados del Gobierno mostraron su intransigencia y mantuvieron su posición de que no se podía negociar si no se ordenaba el levantamiento de los tranques que obstaculizan varias vías importantes del país. Estaba previsto que el diálogo se reanudara el lunes, pero tras la matanza de ayer la Iglesia, mediadora en las negociaciones, informó que se mantiene pospuesto indefinidamente.

“Los obispos de Nicaragua con el comunicado de hoy 31 de mayo no “lamentamos” genéricamente los “hechos violentos” de ayer, sino que esta vez «condenamos enérgicamente y en modo absoluto» esta «violencia organizada y sistemática» contra el pueblo”, escribió Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, en su cuenta oficial de Twitter. “No hablamos genéricamente de “hechos violentos” sino de actos realizados por «grupos armados afines al gobierno contra la población civil», «asesinando» al pueblo”, agregó Báez.