Confidencial

Alianza respalda gran marcha de “madres de abril”

Los representantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia reiteraron la necesidad de un clima propicio para volver al Diálogo Nacional y llamaron a todos los sectores del país a “sumarse a las diferentes manifestaciones pacíficas de protesta”. 

“Hasta ahora el Gobierno no ha cumplido con dos condiciones básicas para dialogar como son el cese de la represión y el desmantelamiento de las fuerzas parapoliciales”, insistieron en un comunicado, suscrito por la Coalición Umiversitaria, el movimiento campesino, Cosep, Amcham, Funides y la Sociedad Civil. 

Asimismo, lamentaron que el Gobierno “ha intentado bloquear el Diálogo Nacional mediante una estrategia dilatoria, criminalizando las protestas, e ignorando las causas profundas que las provocan”. 

La Alianza Cívica –conformada por representantes de la sociedad civil, estudiantes universitarios, productores y empresarios– reafirmó su compromiso “para flexibilizar” los tranques organizados en distintas partes del país, “siempre y cuando el Gobierno se comprometa a reanudar el diálogo de manera genuina sobre la agenda de democratización del país”. 

En el comunicado se solidarizan con “las víctimas de la represión estatal” y aseguran que la marcha de este miércoles 30 de mayo, en solidaridad con las “Madres de abril”, así como otras manifestaciones en los departamentos del país, deben ser “una muestra contundente de unidad” contra los ataques represivos y la injusticia. 

Seguirán protestando de forma pacífica

Ante la falta de intención de diálogo por parte del Gobierno de Daniel Ortega, desde este lunes las protestas continuarán, advirtió Valeska Valle, de la Coalición Universitaria, aunque aseguró “se mantendrán” de forma pacífica.

“Es importante recalcar que a pesar del dolor y toda la represión (…) nosotros no estamos dispuestos a utilizar la fuerza armada y es algo que hemos hablado con todos los sectores y así lo seguiremos manteniendo”, manifestó en una entrevista en el programa televisivo Esta Semana. 

Por su parte la estudiante universitaria, Grecia Rivera, opinó que el Gobierno de Ortega “está a la defensiva contra los manifestantes”.  

“La protesta cívica ha sido un hecho, sin embargo, el Gobierno no quiere admitir que las personas se están manifestando y está demonizando a los que se han levantado”, lamentó. 

Doble discurso de Ortega

Durante el programa televisivo  Esta Semana se transmitió un fragmento de una entrevista realizada por Carlos Fernando Chamorro a Ortega en diciembre del 2000, en la que el mandatario admitía que la lucha cívica era válida como método de protesta. 

“El método de lucha que nosotros hemos propiciado es la lucha cívica, incluso hicimos un esfuerzo muy extraordinario ahora en estas últimas manifestaciones del mes de noviembre (2000) para evitar que se dieran mayores incidentes”, declaró Ortega sobre unas protestas contra el Gobierno del entonces presidente Arnoldo Alemán. 

En la entrevista, Ortega insistió que la violencia armada ya no tenía cabida en Nicaragua, pero reconoció el valor de las manifestaciones pacíficas. “Entonces, por lo tanto yo no puedo calificar de violenta una forma de protesta pacífica, eso no es violencia. O sea, una marcha pacífica como la que hicimos ahora, como que hubiéramos tenido que marchar hacia la presidencia de forma pacífica, eso no es violencia”, declaró. 

Ortega reivindicó las protestas cívicas en Ecuador que el 21 de enero de 2000 depusieron al presidente Jamil Mahuad. “La gente marchó hacia la presidencia y hacia el parlamento, de forma pacìfica, y el presidente se tuvo que ir, y no hubo un solo muerto” dijo Ortega, insistiendo en que se mantuvo la sucesión constitucional

En Nicaragua, en cambio, en cuarenta días de protesta pacífica demandando la salida de Ortega, han provocado una ola de represión policial y paramilitar que ha dejado ya 84 muertos y más de 900 heridos.

Al respecto, Valeska Valle indicó que esas declaraciones demuestran el “discurso hipócrita” del ahora Gobierno de Ortega.  

“Hemos sido testigos de cómo el pueblo se ha quitado la venda, el pueblo está dispuesto a seguir tomándose las calles, porque podemos ver que el doble discurso de Ortega (…) ahora que el pueblo legítimo se toma las calles, ellos vienen y nos reprimen. Pareciera, entonces, que solo ellos tienen derecho a protestar”, afirmó. 

Los tranques y la Policía

Las universitarias señalaron que han analizado el tema de los tranques organizados por ciudadanos autoconvocados en todo el país y admitieron que muchos, de forma espontánea, empezaron desde el fin de semana a flexibilizarse. 

“La dinámica de los tranques dependerá de cómo contesta el Gobierno a nuestras demandas y este fin de semana algunos fueron más flexibles lo que demuestra cómo la población es capaz de cooperar ante el diálogo, estableciendo sus propias treguas”, comentó Grecia Rivera. 

Para Valeska Valle la represión policial debe detenerse aunque dijo conocer que no todos están reprimiendo. “Sabemos que hay quienes se han negado y también han sido encarcelados, golpeados y han tomado represalias contra ellos. Por eso les hacemos la invitación siempre de que se sumen al pueblo”, explicó. 

Por su parte, Rivera insistió en que el Gobierno debe desmovilizar a sus fuerzas paramilitares “pues nunca han negado su existencia”.

“Es una preocupación la institucionalidad de la Policía porque si no se restaura su institucionalidad podemos caer en una anarquía que no nos conviene”, aseguró. 

Analizan un “paro total”

 Sobre la posibilidad de convocar a un paro nacional, Rivera dijo en Esta Semana que se está analizando como “última instancia” pero saben que “no se logra de la noche a la mañana” porque se necesita la participación de todos los sectores. 

“Se ha analizado que un paro nacional a medias, puede golpear la economía y no resolvería nada, en cambio si se plantea un paro nacional tiene que ser bien ejecutado y plantearse las medidas de contingencia necesarias para que sea efectivo”, afirmó. 

En ese sentido, Valle aclaró que un “paro total necesitaría de un apoyo nacional” para presionar al Gobierno de Ortega.  

Brenes llama a un diálogo familiar ante crisis

El cardenal Leopoldo Brenes llamó a la población nicaragüense a dialogar a nivel nacional con vecinos y familiares, frente a la crisis que atraviesa el país desde hace más de un mes. 

“El diálogo no se da solamente en el auditorio del Seminario, con 70 a 80 personas, no, el diálogo tiene que proyectarse más allá, entre los vecinos, entre las familias, entre las comunidades”, dijo durante la homilía del domingo en la Catedral de Managua.

Brenes reiteró que el pueblo debe comprometerse al diálogo permanente “porque solo a través del diálogo se logra la paz”.