Política

Presentarán informe sobre incumplimiento de acuerdos y represión ejecutada en Semana Santa

Alianza se reúne hoy con testigos del diálogo

“En caso de que fuera evidente el fracaso, ya no tendría sentido continuar en una negociación que no produce resultado”, afirma José Pallais



La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) solicitó un encuentro bilateral con los testigos y garantes de la negociación, el nuncio apostólico Waldemar Sommertag y el representante del secretario general de la OEA, Luis Ángel Rosadilla, para informar sobre los nuevos incumplimientos de la dictadura y formas de represión que se han incrementado a partir del 15 de abril.

En una reunión interna del pleno de la Alianza Cívica, la mañana este lunes, se produjo un fuerte debate sobre cómo encarar la nueva escalada represiva y el incumplimiento de los acuerdos para liberar a los presos políticos y restablecer las libertades. Fuentes vinculadas a la Alianza revelaron la existencia de dos posiciones: asistir a la reunión con el Gobierno convocada para este martes por los testigos, a fin de conocer la propuesta de “implementación” de los acuerdos incumplidos; o mantenerse fuera de la negociación, como planteó un sector de los estudiantes universitarios, mientras no se cumplan los acuerdos y cese la represión.

Después de un fuerte “estira y encoge”, el pleno de la Alianza decidió que no se reunirá con el Gobierno hoy, y más bien demandó una reunión con los testigos y garantes, para evaluar el estado de incumplimiento de los acuerdos y el rol de los testigos, para decidir después si participan o no en futuras negociaciones.

José Pallais, abogado constitucionalista y delegado negociador la Alianza Cívica, explicó a CONFIDENCIAL que previo a decidir si se asiste o no a la reunión propuesta por los testigos y garantes, se sostendrá bilateralmente una reunión para informar sobre los acontecimientos de la última semana y del deterioro creciente de las libertades y derechos ciudadanos.

“Esperamos es que ellos estén claros de la situación, de que hay un incumplimiento sostenido de parte del Gobierno y que la viabilidad de la negociación solo puede estar soportada por el cumplimiento de los acuerdos. Que si ellos han hablado con el Gobierno y valoran que hay un compromiso real y efectivo de iniciar con la implementación de todos los acuerdos firmados, esto nos llevaría a valorar positivamente asistir a esa reunión, para que se pueda proceder efectivamente en la puesta en práctica de los acuerdos”, manifestó Pallais.

En el comunicado divulgado por la Alianza se precisa que en los últimos días han sido secuestradas 160 personas de las cuales cuatro todavía permanecen en prisión. “También identificamos nuevos patrones de represión. La Alianza Cívica espera que los testigos y garantes tomen nota de la situación y actúen conforme a su mandato”, dice la Alianza.

El 12 de abril pasado se conoció una nota suscrita por el nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, y Luis Ángel Rosadilla, representante de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que invitaban a una cita en el INCAE, para “conversar sobre las condiciones que permitan en forma efectiva y oportuna avanzar en la implementación de los acuerdos suscritos los días 27 y 29 de marzo de 2019”.

Sanciones avanzan

El segundo intento del diálogo nacional arrancó el 27 de febrero y casi dos meses después, pese a que la dictadura firmó y se comprometió a respetar al menos 18 acuerdos, la situación en el país no ha cambiado. Ortega continúa violando los derechos y garantías ciudadanas y solo ha excarcelado a unos 200 presos políticos.

Además del incumplimiento de los acuerdos, Ortega ha incrementado la represión y las capturas ilegales de otros protestantes. También ha militarizado el país cada vez que la sociedad civil ha convocado a manifestaciones pacíficas. Todo esto ha generado  inconformidad entre los ciudadanos al punto de expresar de que la Alianza está alargando la agonía del dictador y evitando que se apliquen las sanciones internacionales.

Pallais insistió en que la apreciación de que las sanciones no se aplican porque se está dialogando es incorrecta, pues los hechos se han encargado de demostrar lo contrario. El abogado mencionó la carta que envió el Parlamento Europeo al “ejecutivo europeo”. También se refirió sobre la sanción que el Gobierno de Estados Unidos impuso la semana pasada a Laureano Ortega, hijo de la pareja presidencial, y al Banco Corporativo, que fueron incluidos en la lista OFAC del Departamento del Tesoro.

“Existe un compromiso de la Alianza de explorar a fondo la posibilidad de cumplimiento porque es un compromiso, porque tenemos más de 200 presos políticos (de la lista conciliada) que su suerte está a espera de que la Alianza intente todo lo posible e imposible para lograr su liberación”, insistió.

Pallais insistió en que la Alianza intentará hacer el máximo esfuerzo para que los derechos y libertades de los nicaragüenses se restablezcan y que esto no puede ocurrir si se “mata” el diálogo sin dejar la posibilidad de que la dictadura cumpla con los acuerdos antes de tiempo.

“Tenemos que lograr que los testigos y acompañantes, que se han estado dispuestos a jugar un rol más activo, logren desarrollar su labor. En caso de que fuera evidente el fracaso de este intento de los testigos y acompañantes, hasta en este entonces, ya no tendría sentido continuar en una negociación que no produce resultado”, concluyó Pallais.