Confidencial

Almagro: “Es inadmisible que otro país se vaya por el despeñadero de la dictadura”

El secretario ejecutivo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Cortesía | OEA | Confidencial

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo el viernes siete de septiembre en la Cumbre Latinoamericana de Marketing Político y Gobernanza, que “es inadmisible, completamente que otro país del continente se vaya por el despeñadero de la dictadura”, en referencia a Nicaragua.

El secretario general de la OEA, insistió en que se debe ser consciente con la realidad de Nicaragua e impulsar respuestas desde la comunidad internacional para “asfixiar la dictadura que se viene instalando en Nicaragua”.

“Mis amigos nicaragüenses me han pedido que hable de su país. Nosotros tuvimos una sesión, la más dura probablemente desde que comenzó la crisis en Nicaragua. En esa sesión se nos denunció la comisión por parte del estado, del régimen nicaragüense, de crímenes como asesinatos, torturas, violación, y la situación de más de mil presos políticos”, manifestó Almagro.

“Debemos ser consecuentes siempre con los principio y valores fundamentales que nos tienen que animar. El sentido humano de la política. Y no es posible, llevar adelante el sentido humano de la política y ser insensible a la tortura, asesinato, violación, existencia de presos políticos, es inadmisible cualquier forma de permisividad con esos casos”, finalizó Almagro.

Ortega desestima diálogo

El presidente Daniel Ortega desestimó en una entrevista con DW en Español la reanudación del diálogo nacional con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), bajo la mediación de los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN). El gobernante sandinista dijo que el diálogo más importante es el que se está realizando en el “barrio, en la comunidad, entre la población”.

La periodista de DW en Español, Carolina Chimoy, le preguntó si existía la oportunidad de reiniciar el diálogo de paz en Nicaragua. Ortega respondió que “se hizo un intento, pero no funcionó porque era televisado”. “Estamos trabajando el diálogo desde las bases”.

Chamoy le insistió “¿Si va a haber otro diálogo?”. Ortega nuevamente respondió que sí, pero “estamos trabajando desde las bases”.

La periodista preguntó a Ortega: “¿Pero no va a haber un diálogo con las partes sentados en una mesa redonda con alguien como mediador?”.

“No. Estamos trabajando desde las bases”, respondió el gobernante.

En una entrevista con el periodista Andrés Oppenheimer, Ortega afirmó que estaba dispuesto a reanudar el diálogo con la mediación de la ONU y la participación de la Iglesia.

“Hemos tomado contacto con el secretario general de Naciones Unidas (António Guterres), con diferentes organismos internacionales y lógicamente con el cardenal (Leopoldo) Brenes. Estamos esperando el momento”, manifestó Ortega.

Sin embargo, en la entrevista con Chimoy, el presidente expresó que “cuando estábamos todavía con el diálogo y la mediación de la Conferencia Episcopal, se nos ocurría que podíamos buscar asesoría, algo así, para ellos, porque los mismos obispos decían que tenían dificultades para poder manejar el diálogo”.

“El mejor apoyo que pueden brindar naciones como Alemania, la comunidad internacional, es decirle a los Estados Unidos que no se estén lanzando contra Nicaragua una vez más, porque ellos son los que están al frente. El que lleva la vocería en la OEA, es el representante de los Estados Unidos, hablando de los derechos humanos”, dijo Ortega en la entrevista.

“Obispos tienen posición golpista”

El pasado 19 de julio Ortega lanzó un discurso virulento contra la Iglesia católica. Acusó a los obispos de la Conferencia Episcopal de promover un “golpe de Estado” en su contra. Acusación que los líderes religiosos rechazaron en todo momento.

En esta entrevista el presidente de Nicaragua dijo que hay altos jerarcas de la Iglesia que tienen una posición golpista y que algunos están interesados en que se “busque la paz en Nicaragua”. “Hay otros que son comprometidos con el golpismo”, reafirmó.

“Cuando tenés una conferencia Episcopal donde tenés un grupo de obispos que abiertamente lo dicen, que están a favor del golpe, eso contamina la Conferencia Episcopal como institución”, refirió Ortega.

El gobernante sandinista en la entrevista con DW en Español dijo que no existen presos polìticos y tampoco personas arrestadas por pensar diferente al régimen. “No. En lo absoluto”, contestó.

Sobre la cantidad de ciudadanos muertos en las protestas, que según la última actualización de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es de 322, Ortega insistió en que las cifras estaban infladas por las organizaciones de derechos humanos nacionales que “han sido grupos de oposición que han avalado a grupos que venían matando campesinos, gente del Ejército”. El gobernante insistió en que la cifra de víctimas es de 198.