Economía

American Airlines retrasa regreso a Nicaragua por cinco semanas más

Aeronáutica Civil anuncia “cambios”, pero se mantienen restricciones, mientras Centroamérica comienza a recibir vuelos comerciales de forma paulatina

Mientras Aeronáutica Civil “suavizó” este martes las regulaciones a las aerolíneas para volar a Nicaragua, American Airlines anunció una nueva posposición por cinco semanas más para su retorno a los cielos nicaragüenses, fijando como nueva fecha el siete de octubre.

La decisión de American es considerada en el sector turístico como un indicador de la percepción que predomina en el ámbito internacional sobre Nicaragua,  y la falta de transparencia e información confiable sobre el avance de la pandemia de covid-19 en el país.

Aunque el sector turístico no se hace grandes ilusiones de que el retorno de las aerolíneas cambie el destino de sus finanzas para el presente año, reconocen que eso es parte de la ansiada normalización de sus actividades empresariales, y apuntaría en la dirección de mostrar que el país también está haciendo su parte en la tarea global de controlar al SARS-CoV-2.

En vez de eso, AA, que había anunciado que sus aviones comenzarían a enfilar hacia el aeropuerto nicaragüense a partir del dos de septiembre, ahora lo retrasa por cinco semanas más, fijando al siete de octubre como su nueva fecha de retorno.

“Aquí están poniendo restricciones muy fuertes que las aerolíneas no pueden o no quieren cumplir, lo que vuelve a Nicaragua un lugar oneroso para volar, así que las aerolíneas mejor se buscan otros destinos”, explicó José Solórzano, miembro de la Asociación de Hoteles de Nicaragua (AHN).

El empresario recordó que “Iberia aterrizó ayer en Costa Rica, y fue un acontecimiento. Los únicos requerimientos que ese país impuso a los viajeros, fue a presentar una prueba de que no están enfermos de covid, así como poseer un seguro de salud”, por si acaso se enfermaran durante su estadía ahí.

Conectividad disminuida

El resto de aerolíneas mantienen –hasta ahora- distintas fechas del próximo mes, para regresar a Nicaragua: Aeroméxico, el uno de septiembre; Avianca y United, el día dos, mientras que COPA pretende retornar al país a partir del 5 de septiembre, con Spirit indicando su intención de volver el 17 de agosto, después que Delta decidió suspender su servicio definitivamente.

“Spirit mantiene la fecha del 17 de agosto, pero es probable que tengan que atrasarse un poco más. Avianca es probable que arranque en septiembre, mientras que COPA ya está operando ciertos vuelos, pero todavía no a Nicaragua”, dijo otra fuente del sector turístico que prefiere mantener el anonimato, mostrando el nivel de incertidumbre que cobija a él y sus competidores.

“Vemos que están llegando los primeros vuelos a Costa Rica; el lunes 10 comienza a funcionar el aeropuerto de Toncontín (Honduras), y el 17 comienza a llegar el resto de vuelos a ese país, mientras que en Panamá, COPA está anunciando la apertura de vuelos semanales, esperando reiniciar con fuerza a partir de septiembre”, refirió José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Que American Airlines y el resto de empresas del sector tomen este tipo de decisiones, afecta la imagen del país como un destino turístico confiable, así como un lugar para hacer negocios, a la vez que disminuye la conectividad aérea que en este momento solo está siendo servida por medio de vuelos chárter.

La fuente indicó que hay muchos pasajeros que tienen en su poder boletos comprados con American Airlines, esperando poder volar, y que incluso algunos de ellos, han tenido que adquirir espacios en los chárter que viajan a Miami, en promedio, una vez por semana, cuando antes, solo esa empresa tenía tres vuelos diarios hacia Managua.

“Es posible que regresen con aviones más pequeños y con menos frecuencias, porque hay menos demanda, lo que podría llevarlos a redestinar equipos hacia otros segmentos más rentables. Nosotros somos menos interesantes para las líneas aéreas en este momento, por el tamaño de nuestro mercado turístico”, admitió.

“Habíamos proyectado que, en concepto de turismo, el país recibiría unos 460 millones de dólares, pero a causa de la pandemia, dejaremos de percibir unos 350 millones de dólares”, calculó Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), en declaraciones previas brindadas a CONFIDENCIAL.

Las estimaciones más optimistas del sector turístico indican que captarán menos del 24% de los ingresos calculados para un 2020, que ya esperaban fuera más bajo que todos los años recientes.

INAC suaviza sus requisitos

El martes, el Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil (INAC), emitió una resolución ordenando a las aerolíneas que pidan a los pasajeros que aborden sus vuelos con destino a Nicaragua, presentar los resultados de sus pruebas de covid-19 al momento de subir y de bajar del avión, lo que en principio, debería ayudar a facilitar el regreso de las líneas aéreas al país.

El 24 de julio, cinco aerolíneas (Aeroméxico, United, Avianca, American y COPA), anunciaron sin dar explicaciones, que retrasaban hasta el mes de septiembre, su momento de volver a Managua, decisión que fuentes de la industria, explicaron como una reacción a los requisitos excesivos que estaban imponiendo las autoridades nicaragüenses.

“Pareciera que solo el Ministerio de Salud está decidiendo, sin escuchar a las autoridades de Turismo, o a las de Aeronáutica Civil, para ver qué está ocurriendo en Centroamérica”, dijo entonces la presidenta de Canatur, Lucy Valenti, en referencia a la exigencia de que “la línea aérea se haga responsable de enviar las pruebas de covid-19 con anticipación”, o que las tripulaciones deban presentar los resultados negativos de sus pruebas de la enfermedad.

Logísticamente hablando “es casi imposible cumplir con esas medidas que están imponiendo”, sentenció Valenti.

Pero este martes, el INAC emitió esa resolución en la que determina que “los pasajeros deberán presentar sus pruebas del covid-19 al momento de abordaje en el país de origen y al momento del desembarque en Nicaragua”, imponiendo a las líneas aéreas la responsabilidad de que cada pasajero porte su prueba.

“Caso contrario, se negará el ingreso al país, retornando al pasajero bajo la responsabilidad de la línea aérea…. Ningún pasajero en el extranjero con destino Nicaragua, embarcará la aeronave sin su prueba del covid-19”, ordena el documento.

Seguir el ejemplo costarricense

La decisión también trata de flexibilizar las exigencias con respecto a las tripulaciones de las aeronaves, al decretar que aquellos que no desembarquen o no ingresen al país, no necesitan presentar los resultados de la prueba del covid-19, prometiendo darles el mismo tratamiento que reciben los que operan vuelos de carga.

“A pesar de haber flexibilizado el tema de las pruebas del covid -y eso es positivo- persiste la falta de acuerdo en el punto ocho de la circular del INAC, que demanda enviar con 72 horas de anticipación el listado de pasajeros y documentos, y eso no lo pueden cumplir las aerolíneas, sino que hasta el momento que hacen el checkin”, detalló Valenti.

A la vez, se busca solucionar la queja de los empresarios del sector turístico, que mostraban la imposibilidad física de que un pasajero que saliera por uno o dos días del país, pudiera presentar una prueba de covid-19 efectuada en el extranjero tres días antes de abordar el avión.

En este caso, la prueba efectuada en Nicaragua, tres días antes del viaje, bastará para permitir el retorno del nacional a su propio país, sin exigirle la realización de una nueva prueba.

“Costa Rica ya abrió su aeropuerto a las líneas regulares. Creo que deberíamos de copiarles, porque ya se abrieron de nuevo el turismo, y nosotros seguimos cerrados”, recomendó Solórzano.

El régimen aprovecha para consolidar su monopolio sobre la práctica de los exámenes para detectar la enfermedad, al señalar que “el único centro autorizado en Nicaragua para realizar las pruebas… es el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia del Complejo ‘Concepción Palacios’”.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend