Mundo

Crímenes enlutan Turquía, Irak y Brasil

Año 2017 comienza con tres tragedias

Cinco atentados cometidos en dos días, enlutaron las fiestas de cambio de año en Turquía, Irak y Brasil



Varias capitales, 1 ene (EFE).- En medio del jolgorio por la despedida del año 2016 y la llegada del 2017, una ciudad americana (Campinas, en Brasil), y dos asiáticas (Al Nayaf, en Irak, y Estambul en Turquía), pasaron a la tragedia, ante sendos ataques terroristas en Al Nayaf y Estambul, y un multitudinario crimen pasional en Campinas.

El más grave de todos los sucesos sangrientos ocurrió en la capital turca, donde un hombre de identidad desconocida, atacó a una multitud de 500 a 600 personas que celebraban el cambio de año en el club nocturno Reina, matando a 39 personas, la mayor parte de ellos extranjeros.

Aunque las autoridades habían destinado una fuerza policial de más de 25,000 agentes, y que los dueños del local habían sido advertidos hace una semana de la posibilidad de sufrir un ataque como ese, el criminal logró ingresar al sitio, donde disparó a mansalva contra los festejantes.

Veinticuatro horas después del atentado, y pese a la organización de un masivo dispositivo de búsqueda, las autoridades turcas no habían podido identificar ni capturar al criminal, que dejó abandonada en el lugar, el arma con la que perpetró la masacre.

 

Terroristas cumplen amenaza contra chiíes

En Irak fue atacada la segunda de las tres ciudades amenazadas por el Estado Islámico, en represalia por la participación de soldados de ese país en la ofensiva aliada sobre Mosul.

Después del doble atentado con bomba que causó al menos 28 muertos en Bagdad el sábado, un ataque suicida perpetrado por el EI contra un puesto de control en la ciudad iraquí de Al Nayaf (sur), asesinó a siete personas, entre ellos cinco policías, informó la Comandancia local de la Policía.

Por su parte, la agencia de noticias vinculada al EI, Amaq, reivindicó el atentado en su página web, asegurando que cinco suicidas habían atacado el puesto de control, y asesinado a unas 100 personas.

Una fuente de seguridad explicó a EFE que un grupo de hombres armados atacó un puesto de control de las fuerzas de seguridad iraquíes. Los agentes trataron de repeler a los agresores, que detonaron los cinturones explosivos que llevaban adosados a sus cuerpos.

La fuente añadió que los hombres armados viajaban en un vehículo moderno cuando perpetraron el ataque, que tuvo lugar en un puesto de control en el distrito de Al Qadesiya, a 70 kilómetros en el suroeste de Al Nayaf, ciudad santa para los chiíes, y a unos 240 kilómetros de Bagdad.

El EI amenazó a los chiíes y advirtió que “las llamas de la batalla de Mosul les alcanzarán en Bagdad, Kerbala y Nayaf”, estas dos últimas ciudades santuarios sagrados para los fieles de esta rama del islam.

 

Crimen pasional en Brasil

En Brasil, un hombre invadió en la madrugada de este domingo primero de enero, una fiesta de cambio de año en la ciudad brasileña de Campinas y mató a tiros a once personas, entre ellas su exesposa y su hijo de nueve años, antes de suicidarse, informó la Policía.

El agresor, un técnico de laboratorio de 46 años identificado como Sidnei Ramis de Araújo, que estaba en proceso legal de divorcio de su exmujer y que no aceptaba la separación ni la pérdida de la custodia sobre su hijo, al final se disparó en la cabeza.

El caso fue registrado como homicidio calificado seguido de suicidio por la policía, que encontró al lado del cuerpo del asesino una pistola de 9 milímetros con dos cargadores y municiones extras, así como una navaja, y artefactos aparentemente explosivos.

El homicida saltó el muro de una residencia en Jardim Aurelia, barrio de Campinas, ciudad del interior del estado de Sao Paulo, antes de invadir el salón principal y comenzar a disparar indiscriminadamente con una pistola.

Además de las doce víctimas de la misma familia, el ataque dejó tres personas heridas, que fueron ingresadas en el hospital universitario de la Universidad de Campinas (Unicamp).

Del total de víctimas, once murieron en la residencia en que se realizaba la fiesta y la otra en el hospital; nueve eran mujeres y dos hombres, además del menor de edad.

En el vehículo del agresor, en un teléfono móvil, la Policía encontró el archivo de una grabación hecha en la noche del sábado en la que el homicida pide disculpas por lo que planeaba hacer, y manifestaba su rabia contra la exmujer por querer quitarle al hijo.