Nación

Antonia Urrejola: Amnistía de Ortega “consagra la impunidad”

Comisión califica a la ley de ambigua porque “es muy poco clara sobre qué delitos políticos y delitos comunes se refiere”

La autoamnistía que se recetó el régimen sandinista ha despertado ciertas dudas entre organismos nacionales e internacionales, entre ellos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIHD), cuya relatora para Nicaragua, Antonia Urrejola, afirmó que les “preocupa mucho que una ley de estas características tenga como objetivo consagrar la impunidad”.

Para Urrejola, la amnistía es “ambigua”, porque “es muy poco clara sobre a qué delitos políticos y delitos comunes se refiere”.

La amnistía ha sido rechazada por familiares de víctimas de la represión policial, así como por los presos políticos, presuntos beneficiados con el perdón. Sin embargo, la dictadura mantiene su discurso de que amnistían a “terroristas”, mientras los opositores señalan que el régimen busca librarse de posibles condenas por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra los ciudadanos, durante las protestas cívicas de 2018.

Durante una entrevista, vía Skype, con el programa Esta Noche, Urrejola explicó que los tribunales nicaragüenses “pueden determinar que una ley de amnistía, respecto de un delito de tortura o un delito de desaparición forzada, no puede aplicarse”.

Desde su natal Chile, la funcionaria reiteró que la CIDH está dispuesta a volver a Nicaragua “mañana mismo”, aunque depende de la disposición de la dictadura, que los expulsó del país en diciembre de 2018.

¿Qué consideraciones tiene la Comisión de derechos humanos sobre la Ley de Amnistía que se aprobó en Nicaragua?

Para la Comisión, en primer lugar, es preocupante cómo una ley, que tiene un efecto tan importante en materia de justicia, haya sido una ley que se ha hecho en 24 horas; sin ningún debate, ni siquiera dentro del Congreso Nacional, ni menos con la sociedad civil, ni las víctimas. Leyes de este tipo, en una sociedad democrática, tienen que ser discutidas con los distintos actores políticos, pero sobre todo con las víctimas.

En segundo lugar, para la Comisión y la jurisprudencia interamericana, las leyes de amnistía que tienden a poner obstáculos en materia de investigación y sanción a los responsables de graves violaciones a los derechos humanos, son siempre inadmisibles.

La propia Corte Interamericana tiene varios fallos respecto a leyes de amnistía. En Chile, en El Salvador, en Perú, han dicho que aquellas leyes de amnistía, respecto a crímenes de lesa humanidad, son carecen de efecto jurídico.

Nos preocupa mucho que una ley de estas características tenga como objetivo consagrar la impunidad. La ley, a juicio de la Comisión, es ambigua. Nos preocupa desde un punto de vista de técnica legislativa. Es muy poco clara sobre qué delitos políticos y delitos comunes se refiere, por lo tanto nos preocupa cuál va a ser el alcance de esa ley.

Cuando ustedes dicen que esos delitos de lesa humanidad son imprescriptibles. ¿Qué quiere decir esto?

Tratados internacionales, ratificados por Nicaragua, establecen que la tortura y la desaparición forzada son imprescriptibles,

Los propios tribunales internos pueden determinar que una ley de amnistía, respecto de un delito de tortura o un delito de desaparición forzada, no puede aplicarse porque se trata de un delito imprescriptible. Ahora, para que ello ocurra tenemos que estar ante tribunales que sean independientes.

La Comisión Interamericana y el GIEI han manifestado su preocupación sobre la falta de independencia del Poder Judicial en Nicaragua.

Pero también, el día de mañana los propios nicaragüenses pueden perseguir la justicia, tanto en Nicaragua como en tribunales internacionales, sea ante la Comisión o Corte Interamericana o la Corte Penal Internacional.

Uno de los artículos de esta ley establece el criterio de lo que llaman “la no repetición”. ¿Cómo reaccionan ustedes ante ese tipo de interpretación de la no repetición?

(El artículo) habla de las personas que vuelven a repetir las conductas por las cuales fueron procesadas, pierden la amnistía. Efectivamente es una preocupación porque muchas de las personas han sido detenidas y procesadas por ejercer un derecho constitucional, que es el derecho a la manifestación y a la protesta social.

Aquí estamos hablando de una norma que es completamente ambigua. ¿Qué está diciendo esta ley? Que si los presos que fueron excarcelados vuelven a salir a la calle a manifestarse, van a ser detenidos y volver a ser procesados con la misma razón, y esta vez no van a tener derecho a la libertad. Esa es una de las preocupaciones que tiene la Comisión.

¿Ustedes qué consideración tienen sobre la manera en cómo reaccionará la comunidad internacional, la OEA en particular, ante este tipo de ley?

La Comisión tiene autonomía de los órganos políticos de la OEA. En dos semanas más es la Asamblea General de la OEA, entiendo que uno de los temas va a ser la situación de Nicaragua.

Como Comisión, hemos estado de manera permanente monitoreando la situación de Nicaragua, y estamos manteniendo informados a los distintos órganos de la OEA sobre cuáles son las situaciones de derechos humanos que estamos viendo, y hemos estado manifestando nuestra preocupación, entre otros, sobre esta ley de amnistía.

Nosotros vamos a manifestar nuestra opinión a los distintos órganos de la OEA, sobre la ley de amnistía, como también nuestra preocupación sobre la situación de quienes han sido excarcelados en estos días.

Nuestra preocupación es qué pasa con los juicios que siguen pendientes, entendemos que las audiencias van a seguir. Ahí la Comisión va a reiterar lo que ha señalado: no existe independencia del Poder Judicial, las personas no han tenido acceso a debida defensa, no han tenido acceso a juicios independientes.

Nosotros vamos a seguir documentando esta situación y entregando esta información a los órganos políticos de la OEA, para que puedan decidir de acuerdo a la información real.

Hay una demanda nacional, también se ha planteado en la OEA, que vuelvan a tener presencia permanente en Nicaragua. ¿Ustedes estarían dispuestos a hacerlo?

Nosotros estamos en la disposición, si el Estado tiene la anuencia, de volver a Nicaragua, mañana si es necesario. Nos parece fundamental, si efectivamente existe la voluntad del Gobierno de iniciar un proceso de restitución de derechos.

La excarcelación ocurrió en estos días, es un inicio, y eso hay que reconocerlo, pero quedan muchos temas pendientes. Existen todavía ochenta y nueve personas que siguen presas, una situación que la Comisión va a seguir monitoreando y que nos preocupa.

Todavía hay gente que está presa en los distintos departamentos. Tenemos por lo menos diez personas fuera de Managua, entendemos que están dentro del sistema penitenciario departamental.

Nos preocupa la situación de los que han sido excarcelados, no solo la situación de los juicios que ellos tienen pendientes, nos preocupa la situación de seguridad. Estos días hemos visto, a través de las redes, y hemos sabido de las amenazas que ellos están siendo objeto, de los hostigamientos.

También nos preocupa el tema de la justicia y la verdad, respecto a los trescientos veintiséis asesinados durante el último año, ahí hay un tema de justicia pendiente, y no hay que olvidarlo. Es decir, aquí no solo ha habido personas que han sido detenidas y procesadas de manera injusta y arbitraria, sino también ha habido personas que han sido asesinadas. Y ahí, ¿Qué pasa con la justicia? Ahí es otro tema que sigue pendiente.

Todos los presos políticos excarcelados han denunciado la práctica de torturas en las cárceles. ¿Cómo se puede documentar estos delitos de tortura, que ustedes los han caracterizado como delitos de lesa humanidad?

Lamentablemente al no estar ahí físicamente es más difícil recibir testimonios directos, sin perjuicio de lo cual el Meseni, desde que salió de Nicaragua, ha continuado recibiendo testimonios.

Me parece muy importante que los expresos sepan que nosotros tenemos el mecanismo de seguimiento y tenemos un equipo que está destinado cien por ciento a la situación de Nicaragua, y nosotros por la vía virtual, telefónica, por Skype, por la vía que sea más seguro para ellos, vamos a seguir recibiendo testimonios. Para nosotros es muy importante poder documentar estos testimonios de las denuncias de torturas.

Esta es una situación que vamos aponer mayor atención, porque ahora tenemos a las víctimas que están liberadas y por lo tanto va a ser más fácil recoger esos testimonios.

Más en Nación

Send this to a friend