Nación

"Estaban manipulando explosivos", dice el mandatario sandinista

Ortega justifica detención de Francisca Ramírez

Liberan a líder campesina, pero activistas fueron trasladados a Managua. "No sabemos nada de ellos", dice embajador mexicano



El comandante Daniel Ortega justificó la detención de la líder del movimiento anti canal, Francisca Ramírez, y de seis activistas de la “Caravana Mesoamericana del Buen Vivir”, aduciendo que “estaban manipulando explosivos”. La productora originaria de La Fonseca, Nueva Guinea, fue dejada en libertad la tarde del sábado. Sin embargo, los jóvenes extranjeros fueron trasladados hacia Managua.

Las autoridades todavía no explican dónde trasladaron a los activistas, en su mayoría mexicanos. El embajador azteca en Managua, Miguel Díaz Reynoso, dijo a Confidencial que cuando se enteraron de la detención enviaron una comunicación diplomática a las autoridades. La solicitud fue recibida, dijo, y fue “remitida” a Migración y Fiscalía. Pero no aclararon un punto que preocupa: el paradero de los activistas.

“Estamos esperando cualquier confirmación. Dicen que los trasladaron a El Chipote (Dirección de Auxilio Judicial), y hay versiones que dicen que ya están allí, pero no sabemos nada”, dijo Díaz Reynoso.

“Tenemos que cuidar la seguridad de las familias, porque cuando alguien manipula explosivos en un lugar expone la vida; no solamente la vida de la gente que vive en la casa, sino de los vecinos”, dijo por su parte el comandante Ortega. Sin embargo, hasta ahora las autoridades no han presentado los supuestos explosivos encontrados en La Fonseca.

Ramírez participaba en un taller que estos activistas ambientales impartían en La Fonseca. Parte de la actividad consistía en armar hornos más eficientes para el consumo de leña. Alexander Marenco Ríos (25 años) resultó con quemaduras leves cuando introdujo un papel con fuego al horno. Esto causó que la Policía Nacional llegara y comenzara las detenciones.

“A los muchachos los trataron con terroristas, y se los llevaron a Managua. Nos interrogaron cómo los conocíamos, y cómo nos contactamos con ellos”, dijo Ramírez a Confidencial vía telefónica, tras ser liberada.

En la web de la Caravana Mesoamericana puede verse que parte de las acciones de este colectivo es la construcción de hornos y de artefactos a partir de objetos reciclados. La apropiación de la “otra” tecnología, también llamada tecnología alternativa o apropiada, aplica los saberes en distintos contextos sociales, políticos y ambientales, según los activistas. “Así estás herramientas pretenden ser  ecológicamente sensatas, socialmente justas y económicamente viables, todas ellas se basan  en  saberes que tienen sentido y utilidades locales ya que se construyen entre la comunidad y para la comunidad”, se lee.

En un video proporcionado por los campesinos, se ve cómo los activistas usaban barriles para convertirlos en hornos.

La detención incluyó violencia, según Ramírez. Además, fueron apresados Abel Marenco Gatica, Alexander Marenco Ríos, Pedro Joaquín Mena, Eyner García y Migdonio López, todos ellos miembros del Consejo Nacional en Defensa del Lago y la Soberanía Nacional, que se oponen a las expropiaciones al amparo de la ley 840.

La Policía Nacional emitió un comunicado justificando bajo el mismo argumento del comandante Ortega la detención. “La manipulación de sustancias explosivas sin autorización, constituye delito de exposición de personas al peligro y está prohibida por la Ley 510, “Ley Especial para el control y regulación de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados”, dice el documento.

Los seis activistas detenidos son Daniel Espinoza Jiménez (nacionalidad Española),  Emmanuel de la Luz Ruíz (nacionalidad Mexicana), Salvador Tenorio Pérez (nacionalidad Mexicana),  Eugenio Pacelly Chávez Macedo (nacionalidad Mexicana), Ana Laura Rodríguez (nacionalidad Argentina), y Bayron Francisco Reyes Ortiz (nacionalidad Costarricense). Estos activistas ya tenían semanas de estar en Nicaragua. Ellos viajan por Latinoamérica documentando y capacitando a indígenas y personas que se oponen a grandes desarrollo que afectan sus comunidades, como la minería por ejemplo.

La buseta en la que se desplaza la Caravana Mesoamericana fue ocupada por la Policía. Según el mandatario sandinista, es a la Dirección General de Migración y Extranjería a quien le tocará investigar le estatus de los activistas.

13552591_10209892417491131_1743012755_n-e1466919531668

Según la abogada ambientalista Mónica López Baltadoano, la Policía Nacional se presentó a la colonia La Fonseca y trasladó a los jóvenes mexicanos, españoles y salvadoreños del proyecto mesoamericano a la estación policial de Nueva Guinea, pese a que ellos explicaron que el incidente se trataba de un accidente.

Aunque la versión policial dice que “se hizo presente al lugar con Equipo Técnico de Investigación, acompañados de la Dirección General de Bomberos del Ministerio de Gobernación, comprobando que las siguientes personas, realizaban manipulación de sustancias explosivas sin ninguna autorización policial, poniendo en peligro la vida y la integridad física de las personas y la comunidad”.

El detenido Byron Reyes Ortíz es un indígena costarricense del pueblo Broran Terraba.  La organización política tica, Ditsö, hizo pública su condena a “las detenciones arbitrarias”.

De acuerdo al productor Pedro Mena, la intimidación de la Policía empezó el sábado por la mañana cuando su casa fue cateada, ya que en ella se alojaban los activistas.