ECONOMIA

Rafael Paniagua, gerente general de Albanisa

Las “mega promesas”
del ALBA

A la carretera de la RAAN y las 200 mil casas, agregan dos nuevos puertos y una isla artificial en Bilwi
Negocios privados con la protección del estado, ¿y la transparencia?, pregúntele a “Chico” López
Gerente de ALBANISA dice que la refinería va, aunque no se reelija Ortega en el 2011

 

Iván Olivares

 
Rafael Paniagua  

Después de ofrecerle al país en el 2007 una carretera a la RAAN, una refinería, un puerto en el Caribe, 200,000 casas y una fábrica de aluminio, —promesas que aún siguen siendo promesas— ALBANISA subió la parada agregando ahora otros dos puertos; dos mataderos, dos plantas lácteas, otra de harina, irrigar la franja del Pacífico, y hasta un edificio de oficinas.

Todo ello, por medio de diez unidades de negocios (las diez ALBAS), que pronto podrían llegar a ser 14 (si se crea la que manejaría los ferrocarriles, la de las líneas aéreas, la que fabricaría autos, buses, camiones, y la que desarrollaría el turismo).

“ALBANISA firmó un contrato con la Corporación Agraria de Venezuela, para desarrollar cinco nuevos proyectos, que se unen a los 29 que ya tenemos en Nicaragua. Estos cinco proyectos son dos mataderos, dos fábricas de lácteos, y una fábrica de harina de maíz, de yuca, de papa, y de arroz”, aseguró Rafael Paniagua, Gerente General de ALBANISA.

Además, “tenemos planes para crear ocho nuevas facultades en la UNI, pero eso significa enviar profesores a formarse a Venezuela en petroquímica, gas, petróleo, perforación, yacimientos”, etc.

La lista de proyectos que maneja Paniagua es muy amplia, e incluye tres puertos de aguas profundas (Bilwi, que ya comenzó; Monkey Point y Puerto Sandino); la refinería, donde está previsto que el movimiento de tierra comience en diciembre; una planta eólica, varias térmicas y geotérmicas; incrementar la producción agrícola del país, sembrar centenares de miles de árboles, y generar miles de puestos de trabajo.

Todo ello basado en una filosofía de “solidaridad y complementariedad, justicia y soberanía, ética y moral”, en donde lo que importa es el beneficio presente, y “llevarle la mayor suma de felicidad posible” al pueblo nicaragüense.

Deuda pública, ¿si o no?

A pesar de esa pléyade de proyectos que generarían crecimiento, empleos y desarrollo, la empresa mixta venezolano-nicaragüense genera controversia en gran medida, por la decisión partidaria de mantenerla al margen del control del Estado, peor aún en momentos de grandes tensiones presupuestarias.

A la vez, se señala la posibilidad de que sus inmensos recursos se empleen para generar clientelismo político, pero lo que más preocupa a la oposición es la expectativa de ver en el futuro, a algún emisario venezolano la factura.

Siendo que hay dos acuerdos ALBA, ¿con cuál de los dos trabaja esta empresa?

Nosotros estamos trabajando con el ALBA. Esas son modificaciones, pero Nicaragua es miembro pleno.

El segundo acuerdo ALBA dice que “Nicaragua se hará cargo del 25% de la factura...”, lo que significa que ‘Nicaragua pagará el 25% de la factura’. ¿Esto genera deuda pública para Nicaragua?

Cuando se trae el combustible, es obvio que hay una deuda, pero hay mecanismos de pago, unas formas de pago que no te las dan en ninguna parte. Es que el gobierno que esté tiene que traer combustible, y tiene que pagarlo, ¿no?, pero es que tú vuelves a hablarme de la deuda. Tú estas empeñado en la deuda. Háblame de los valores (humanos)

Es que cuando alguien adquiere algo tiene que pensar en cómo va a pagarlo…

Pero este no es el caso de la deuda. Ya te hablé exactamente de los beneficios que hay dentro del ALBA. No hay otra organización internacional que te dé más beneficios que el ALBA… es que el beneficio como tal hacia el ser humano… si nosotros sopesamos la parte metálica con la parte del ser…

En cualquier proyecto uno tiene que incluir el haber y el debe… calcula los beneficios, las satisfacciones, pero igual, habrá que pagar… ¿Cuánto le va a costar esto a Nicaragua como nación? ¿Quién pagará la deuda?

Es que cuando tú pones combustible en tu carro, ese combustible llega a Nicaragua porque de alguna forma tiene que llegar el combustible, y hay una compensación de 90 días, pero ese es un pago que tiene que hacerse, porque es un convenio de estado a estado. En este caso hay un beneficio y por eso viene ese proceso de pago, porque esas ganancias no se las llevan las transnacionales.

Pero ¿quién hace ese pago? ¿Nicaragua como nación, con fondos del Tesoro de la República, o ALBANISA con sus ahorros?

En este caso particular, ALBANISA entra en posesión del 50%, que entra en ALBA CARUNA. De ahí, el 25% pasa a ayudas sociales, préstamos, una gran cantidad para el desarrollo del país, aunque genera una pequeña plusvalía, un poco, muy poco, porque todas las empresas tienen que ser eficientemente productivas, pero hay que restituir ese dinero. Ya CARUNA, no va a tenerlo, sino que será a través del Banco del ALBA.

Pregunto de forma directa: ¿esto genera deuda pública a Nicaragua, si o no?

Para mi entender, visto de esa manera como se está viendo de deuda pública, de deuda pública como tal, no, porque esta es una empresa privada. Aquí, quien tiene que pagarlo es ALBANISA.

Pero Nicaragua es dueña del 49% de esta empresa privada, y si ésta asume una deuda, tarde o temprano, esa deuda puede serle cobrada al estado nicaragüense.

En ese caso que tanto les preocupa, (que sea deuda pública), a mí particularmente no me mortifica tanto como a ustedes, porque el beneficio de estar viendo hacia los más necesitados, yo no lo veo como deuda pública… oye, ¿cuánto cuesta atender a los más pobres del país? Que alguien me dé una unidad de peso, moneda, oro, diamantes… ¿cuánto cuesta atender la salud, la educación, la alfabetización de un pueblo?

Pero usted sabe que no hay almuerzo gratis.

Pues si, pero aquí la cosa se está pagando. Se está pagando. Ya pasaron los dos años muertos. Los pagarés se están pagando y por el momento, yo no veo eso que está viendo la gente, de deuda pública. Se está pagando, y ya dentro de 25 años pagaremos lo que estamos recibiendo ahora.

Dentro de dos años vamos a pagar el primer abono de lo que consumamos este año, y dentro de tres años, habrá que pagar el primer abono de lo que gastemos en 2010, más el segundo abono del 2009, y así sucesivamente…

Lo que yo puedo decirle es que ya comenzaron a pagarse las facturas del segundo 50%. Todo este dinero es reembolsable a Venezuela, pero a 25 años.