Confidencial » Economía » Leer artículo

Ni banca privada ni el Estado ofrecen opciones a jóvenes empresarios

Falta de financiamiento, "muralla" para emprendedores

En una economía reacia a apoyar iniciativas empresariales de jóvenes, la Organización de Emprendedores y Technoserve se han convertido en una importante alternativa para quienes quieren formar su propio negocio

Cinthia Membreño | Iván Olivares | 5/3/2015
@LaMembrete

La carencia de financiamiento es la gran muralla que detiene al movimiento emprendedor de Nicaragua. Así lo afirmó un grupo de expertos que participó en el segmento económico Cuentas Claras, del programa Esta Noche, en una edición enfocada en analizar cuáles son las oportunidades que brinda el país para los nuevos profesionales. Investigadores y líderes de organizaciones coincidieron en que la falta de una educación técnica especializada y de capital semilla son los elementos que usualmente detienen el ímpetu empresarial.

Erick Holman, representante del capítulo Nicaragua para la Organización de Emprendedores (EO), una prestigiosa red internacional que cuenta con 33 empresarios miembros a nivel nacional, aseguró que el país está muy lejos de brindar las condiciones necesarias para impulsar iniciativas desde el punto de vista financiero. Aunque los jóvenes desean tener sus propias empresas, la banca todavía se muestra reacia a brindarles préstamos y tampoco cuentan con fondos gubernamentales, tal como sucede en el primer mundo.

A pesar de estas dificultades, existen opciones que contrarrestan el cierre de espacios. Organizaciones sin fines de lucro como EO y Technoserve han diseñado concursos que brindan capacitaciones y premios monetarios para jóvenes que desean iniciar una empresa o hacer que ésta crezca. Ejemplo de esto es el Premio al Estudiante Emprendedor y el Programa Impulsa Tu Empresa. Marta Loyman, gerente de la última iniciativa, manifestó que entre los beneficios brindados destacan las mentorías y el acercamiento con la banca. Gracias a dichos esfuerzos, unas 25 empresas han conseguido préstamos de entre 900 y mil dólares.

Por su parte, las capacitaciones de EO consisten en el diseño de planes de negocios y el desarrollo de capacidades orales que permiten a los emprendedores vender sus ideas ante jueces y audiencias. Erick Holman indicó que esto funciona como entrenamiento para cuando los empresarios se relacionen con la banca nacional e internacional, o con un potencial socio. Los ganadores del premio pasan a una segunda fase, en la que crean un ecosistema de contactos que les ayudan a mejorar sus negocios a largo plazo. Todos comparten su activo más preciado: la experiencia que han adquirido en el mundo del emprendimiento, rompiendo el status quo empresarial.

Uno de los beneficiados por EO fue Jorge Bonilla, un joven de 26 años egresado de Arquitectura por la Universidad de Ingeniería (UNI). Su proyecto consiguió un capital semilla de US$75 mil dólares que le permitirá continuar con una empresa especializada en estructuras y muebles de bambú. Su propuesta consistió en fabricar casas de este material de forma masiva, una iniciativa todavía virgen en Nicaragua. Además de conseguir financiamiento, Bonilla tendrá la oportunidad de viajar a Washington D.C (Estados Unidos). Allí competirá en The Global Student Entrepreneur Awards (GSEA), del 15 al 17 de Abril de este año, con otros 50 emprendedores.

“Con tan sólo haber participado (en el concurso de EO) se me han abierto muchas puertas. A niveles internacionales ni me lo imagino, desde la experiencia que tendremosy el poder interactuar con personas que están haciendo otras cosas. El reto es grande y estamos desde ya trabajando en equipos para estar preparados y dar lo mejor”, declaró Bonilla, quien lidera una empresa de cinco miembros, misma que en ocasiones contrata hasta treinta colaboradores para desarrollar sus proyectos.

La innovación como movimiento global

Arnulfo Urrutia, director general del Instituto Tecnoemprendedor de Centroamérica (ITECA) y autor de los libros “Éxito Emprendedor” y “Sueña, Emprende y Triunfa”, indicó que el emprendedor se define como una persona que tiende a ser innovador, creativo y que no se circunscribe a los tradicionalismos del mundo empresarial. “Muchos pueden ser empresarios pero no emprendedores. Algunos heredan empresas, pero no tienen esa actitud emprendedora permanente. El emprendedor tiene ese aguijón de crear cosas nuevas”, aseguró.

El experto también considera que aunque la innovación está relacionada al emprendimiento en el siglo XXI, en Nicaragua es todavía una materia pendiente. Sin embargo, observa un cambio paulatino en la mentalidad del sector público y privado. A principios de la década de los noventa, explicó, sólo se hablaba de este movimiento en el Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) y en la Universidad Americana (UAM). Ahora existen unas 36 entidades que promueven programas ligados al tema y que manejan una media de mil participantes cada uno.

Por su parte, Marta Loyman, de Technoserve, expresó que las mujeres han participado significativamente en este movimiento . De los 140 negocios que trabajan con Impulsa Tu Empresa, un 42% pertenece a mujeres. Esto ha sucedido gracias a las alianzas establecidas con organizaciones enfocadas en promover la equidad de género en este ámbito, como Voces Vitales o la Red de Empresarias de Nicaragua. En Abril, la organización abrirá una convocatoria para que más mujeres sean beneficiadas con capacitaciones y financiamiento a nivel nacional.

En lo que respecta al gobierno, Urrutia aseguró que uno de los méritos del gobierno de Daniel Ortega es haber apoyado –desde institutos como el Ministerio de Economía Familiar– alianzas que han permitido organizar capacitaciones, ferias y charlas para promover el emprendimiento en Nicaragua. “El crecimiento de los emprendedores se ha vuelto casi exponencial en el país, porque ya es un tema del que todo mundo habla. Las universidades también lo consideran un tema transversal. Creo que estamos haciendo camino”, manifestó. 

 

Meta es graduar emprendedores, no empleados

La academia también está enfocada en fomentar una cultura emprendedora en quienes tienen mejores posibilidades de sacarlas adelante: los estudiantes universitarios. “Nuestro reto es formar grandes profesionales, pero también grandes emprendedores que sean protagonistas de cambios sociales y económicos, y lo hacemos a lo largo de toda la trayectoria de todas las carreras que la UCA ofrece”, asegura Evelyn Martínez, del programa “Emprende”, de la Universidad Centroamericana.

“Nosotros damos seguimiento al graduado, porque hace tres o cuatros años, los jóvenes egresaban con la elaboración de planes de negocios, pero muchas veces no podían desarrollar esas iniciativas por falta de financiamiento, limitación que trataban de resolver acudiendo a sus familiares, para buscar por su cuenta cómo montar esas empresas. Ahora la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC) les da seguimiento para poder apoyarlos”, dijo por su parte Orlando Gutiérrez, del Programa de Emprendimiento Empresarial (PEE-UCC).

“Como parte del currículo, nosotros comenzamos con las carreras de administración de empresas y turismo, donde desarrollábamos las clases de cultura emprendedora y plan de negocios, pero producto de la transformación curricular, hemos venido ampliando estas asignaturas a otras especialidades”, dijo Gutiérrez.

El académico explicó que “primeramente, desarrollamos la creatividad, la innovación, la parte emprendedora, para que los muchachos aprendan a crear empresas. Los vamos formando para que no tengan la mentalidad de que al egresar, sólo pueden salir como empleados, sino que sepan que tienen suficiente capacidad para crear empresas y convertirse en empresarios”.

La UCA cumplirá 10 años de impulsar el emprendimiento y la innovación. “Esto comenzó como algo extracurricular, pero gracias a la actualización curricular que está en marcha, ya está en todas las carreras. Paulatinamente, estamos abordando la creación de empresas, abordando planes de negocios, modelos de negocios Canvas, que están dentro de las carreras de ciencias económicas, así como a ingenieros de las diversas áreas”, dijo Martínez.

“El proyecto Emprende complementa la enseñanza de la academia, porque implementa y valida a nivel comercial las iniciativas que desarrollan los jóvenes. En muchos casos, estas iniciativas han tenido reconocimientos –tanto del sector público como del sector privado- porque han sido valoradas y analizadas por los laboratorios de la Universidad, lo que ayuda a que estas tengan mayor realce e impacto social”, dijo Martínez.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor