Confidencial » Política » Leer artículo

Le cancelan de un tajo tres nombramientos diplomáticos a Carlos Robelo

Triple destitución de un embajador

El año pasado, sus socios, dos inversionistas suizos, lo acusaron de haber promovido su expulsión del país, mientras Robelo los denunció por "crimen organizado y prostitución en Nicaragua". Carlos Robelo era embajador ante Suiza, embajador plenipotenciario ante la ONU y representante ante la OMC

Wilfredo Miranda Aburto | 3/7/2015
@PiruloAr

El gobierno del comandante Daniel Ortega canceló los tres nombramientos que Carlos Robelo Raffone ostentaba como embajador ante la Confederación Suiza, Representante Permanente de Nicaragua con rango de embajador plenipotenciario ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), y como representante ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), según el acuerdo presidencial 100-2015 publicado en el diario oficial La Gaceta este miércoles.

Junto con su padre Alvaro Robelo (embajador en Austria y Chipre) y su hermana Lucía Robelo Raffone (embajadora ante Italia) la familia Robelo acumulaba más de siete cargos diplomáticos

El decreto publicado en La Gaceta no menciona las razones de la triple destitución de Robelo Raffone, ni hace mención a los otros cargos diplomáticos que aún mantienen  los miembros de su familia.  

Carlos Robelo Raffone era el jefe en Ginebra, Suiza, de la diplomacia nicaragüense, cuando el Estado de Nicaragua cursó el Examen Periódico Universal (EPU), en mayo de 2014. El embajador se ocupó de refutar los cuestionamientos contra la administración del gobierno de Ortega referidos a la prohibición del aborto terapéutico, desplazando a la ministra Ana Isabel Morales, quien encabezaba la delegación nica.

La denuncia de sus ex socios

A finales de octubre de 2014, dos jóvenes inversionistas suizos denunciaron ante Confidencial que tuvieron que abandonar Nicaragua subrepticiamente por la playa el Ostional, dirigiéndose hacia Costa Rica, porque se sentían amenazados por Robelo.

Los hermanos Benjamin y Sebastián Comte, originarios de Ginebra, llegaron a Nicaragua de la mano de Robelo para iniciarse como inversionistas. Benjamín llegó primero, en el año 2010, tras terminar en Suiza su carrera de hotelería. Mientras que Sebastián, arribó en 2013 con algo de capital de inversión después de haber trabajado 14 años en el ámbito financiero.

Ellos conocieron a Robelo en Ginebra y el diplomático les abrió las puertas de Nicaragua al ayudarlos a obtener una cédula de inversionista por cinco años. Forjaron una amistad con Robelo, contaron los hermanos, y llegaron a conocer los negocios del embajador en Nicaragua: una empresa de oro y una de microcrédito “con un interés de 25% por mes”, señaló Sebastián.

“Carlos propone comprar y renovar un restaurante que bautizamos El Gusto. Las acciones se reparten entre Carlos con 34%, Benjamin 33% y Sebastián con 33%.  Benjamin es nombrado Gerente”, detalló Sebastián.

El Gusto estaba ubicado frente al Club Terraza, en Managua, y fue inaugurado el 31 de diciembre de 2013. Rápidamente el local,  según los hermanos, se posicionó como uno de los mejores bares-restaurantes de la capital. Un sitio exclusivo que comenzó a dar buenas ganancias, aseguran los suizos.

“En los meses siguientes, notamos un cambio en el estado de ánimo Carlos (Robelo)”, sostuvo Sebastián. “Carlos había visto que El Gusto se transformaba en un lugar famoso y se sentía atrapado por no tener la mayoría”.

“ Carlos es una persona autoritaria; su familia es influyente en su país. Se puso agresivo. Una noche estaba ebrio en el bar, abofeteó a una cliente y pateó a un colaborador. Le tuvimos que poner en su lugar. Su esposa llegaba a menudo con amigos y empezó a no pagar sus cuentas. Le tuve que reclamar públicamente; me escupió a la cara. Su plan era dañar la reputación del negocio”, agregó Sebastián.

Robelo los acusa 

Sin embargo, Robelo dio otra versión al diario helvético Le Temps. El embajador aseguró que el negocio había fracaso rápidamente. “Managua es una ciudad pequeña; la gente llegaba al inicio por curiosidad. Yo rápidamente pedí una auditoría porque las cifras iban disminuyendo y los Comte me pedían mensualmente inyectar entre 4 y 6 mil dólares”, declaró Robelo. 

De acuerdo a los hermanos, el 27 de octubre el embajador, acompañado de “dos policías de alto rango y sus abogados”, les notificó que El Gusto tenía que cerrar para el 2 de noviembre de 2014. “Dijeron que estábamos lavando dinero con una red de prostitución en Suiza”, relató Benjamin.

“El diplomático apoyó sus acusaciones evocando una página web destinada a una sociedad de damas de compañía hospedada en el sitio web memobooker.com que Sebastián había creado en Ginebra con un socio”, explica Le Temps.

“Es un portal de comercio electrónico con un directorio para las empresas locales, agencias de viajes, restaurantes y otros. La página web de damas de compañía es una página como cualquier otra y su actividad es 100% legal”, argumentó Sebastián. “Legal en Suiza, pero no en Nicaragua”, contestó Robelo.

“Sebastián Comte desarrolló una industria de prostitución en Managua vía Memobooker con una organización de casting para mujeres entre 20 y 35 años. Nicaragua es un país pobre, quiso explotar esta pobreza”, acusó Robelo.

El 29 de Octubre, tres policías de Migración y Extranjería llegaron al domicilio privado de los Comte y les escoltaron hasta la sede de Migración. Los suizos llamaron a su consulado y su abogado, pero durante cinco horas no pudieron comunicarse con ellos, denunciaron. “El director de las fronteras nos comunicó que nuestras visas habían sido anuladas y que teníamos cinco días para salir del país”, recordó Sebastián.

La abogada de los Comte alertó a sus clientes de que se había girado una orden de captura en su contra por crimen organizado. ¨Eso nos empujó a salir lo más rápidamente posible”, dijo Sebastián.

“Las autoridades nicaragüenses hubieran podido deportar a los Comte por sus actividades de prostitución pero lo hicieron por la irregularidad de su situación administrativa”, dijo por su parte Robelo. “Les dieron cinco días para reunir sus cosas y salir del país honorablemente. Pero Sebastián y Benjamin prefirieron huir de la capital”.

Para Robelo, la abogada de los Comte les proporcionó información falsa con el motivo de estafarlos, sin embargo, los hermanos no creen esa versión. Aseguran que perdieron más de medio millón de dólares de inversión en Nicaragua y todos sus bienes personales.

El ahora ex embajador Robelo aseguró que presentaría ante las autoridades del gobierno de Suiza las pruebas pertinentes sobre las presuntas actividades ilegales y de promoción de prostitución de sus ex socios en Nicaragua.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor