Confidencial » Economía » Leer artículo

Aldo Defilippi, Vicepresidente de las Cámaras de Comercio Americanas en Latinoamérica

'Nicaragua tiene que perder temores'

Dirigente empresarial explica la experiencia de Perú que incrementó sus exportaciones de tres mil millones a 45 mil millones de dólares anuales, a través de la apertura comercial y aboga por Alianza del Pacífico

Alvaro Navarro | 15/8/2015
@NavarroNewsNic

"Lo primero que se tiene que hacer es perder los temores. No hay que tenerle miedo a la apertura de la economía y a la competencia con los países grandes”, asegura el vicepresidente de las Cámaras de Comercio Americanas de Latinoamérica (AACCLA), Aldo Defilippi.

Invitado al país por AMCHAM para brindar una conferencia sobre los desafíos de los tratados de libre comercio, el dirigente empresarial peruano comentó en el programa televisivo Esta Noche la experiencia de su país,  que con su adhesión a las alianzas comerciales con varias naciones, aumentó sus exportaciones de tres mil millones de dólares en los años noventa a 45 mil millones de dólares anuales que transa en la actualidad.

Defilippi también es director de la Cámara de Comercio Americana de Perú (Amcham). El empresario destacó que el éxito de su país se debe en parte a la estabilidad de la política macroeconómica sin importar quién ocupe el poder.  " 

"Todos (los últimos gobiernos de Perú) han respetado las reglas del juego que se concedieron originalmente por el gobierno de (Alberto) Fujimori en la atracción de inversión extranjera, privatizaciones, concesiones, y se han continuado. Eso es lo que necesita un inversionista ya sea local o extranjero, necesita predictibilidad", explicó Defilippi.

El empresario también resaltó que además de la estabilidad macroeconómica y la apertura comercial, entre los esfuerzos de Perú para mejorar su economía se destacan la inversión en infraestructura y una asociación entre el sector público y privado.

El líder empresarial además se muestra orgulloso porque su país ha reducido los niveles de pobreza y ha desarrollado una clase media importante, al tiempo que ha generado la mayor cantidad de inversión extranjera en la región, según expresó.

No obstante, dijo, “tenemos que invertir más en infraestructura porque si aumenta la producción, también aumenta la demanda de energía eléctrica, por ejemplo, tenemos que invertir mucho más en educación, en mejorar la institucionalidad, en tener un poder judicial transparente, confiable y en reducir los trámites burocráticos, que haya más acceso al crédito, que haya incentivos a que haya menos informalidad”, insistió el dirigente empresarial.

Explicó que todos estos factores “cuando se combinan con una buena estabilidad macroeconómica y una buena apertura comercial, van dando buenos resultados”, aunque también dijo que se necesita que “a la par el sector público haya un sector privado agresivo, dispuesto a correr riesgos, imaginativo, que permanentemente esté buscando formas para mejorar su competitividad”.

La Alianza del Pacífico

Defilippi también exhortó a los pequeños y medianos productores a no temerle a las alianzas comerciales. Según dijo, en Perú se exportan más de 2,500 partidas arancelarias y gran parte de eso son producciones de pequeñas empresas de artesanías, muebles y cuero. “Nosotros como AMCHAM llevamos misiones de estos artesanos a Estados Unidos y les va muy bien. Son cantidades pequeñas, porque precisamente ellos tienen poca capacidad de producción, pero precisamente esas son las facilidades que brindan tratados como por ejemplo el de la Alianza del Pacífico”, remarcó.

El acuerdo comercial denominado Alianza del Pacífico está integrado por Perú, Chile, Colombia y México. Algunos de los países que integran la llamada Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), han tildado este tratado comercial como una “conspiración de Estados Unidos para la división de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)”.

“Yo no veo ninguna conspiración en esto. Es válido que todos los países busquen las mejores formas para poder lograr el crecimiento del país, la disminución de la pobreza, la integración de las personas de menores recursos y por supuesto el facilitar a los productores. En ese sentido, la Alianza del Pacífico es totalmente complementaria a otros esfuerzos de integración en América Latina”, advirtió Defilippi.

El directivo de AACCLA instó a los empresarios y al gobierno de Nicaragua a integrarse a este acuerdo comercial. “A Nicaragua le convendría participar en ese esquema, sin lugar a dudas, primero por la alianza, per se, de tener participación en ese mercado, sino que además, la Alianza del Pacífico va a ayudar a países que aun no siendo miembro del acuerdo, puedan exportar a través de la Alianza del Pacífico a los países de la Alianza Transpacífico”, detalló.

Finalmente, Defilippi dijo que en el 2017 se realizará la reunión anual de las Cámaras de Comercio Americanas de América Latina donde participarán líderes empresariales de todo el continente. Comentó que hay una solicitud de Amcham Nicaragua para que dicho encuentro empresarial se celebre en este país. “Estoy convencido de que Managua va a ser elegida como la sede de la reunión del 2017, estoy seguro que sí”, confió el dirigente empresarial.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor