Confidencial » Política » Leer artículo

Phyllis M. Powers, embajadora estadounidense en Nicaragua

"Hay preocupación de Estados Unidos"

“Los derechos humanos son muy importantes para nosotros y vamos a seguir haciendo informes, no sólo para nuestro Congreso, sino para compartir con el resto del mundo lo que estamos viendo”, asegura. Y sobre el futuro proceso electoral, dice: “sin transparencia, sin la oportunidad para todos, no van a ser elecciones como deben ser”

Carlos Salinas Maldonado | Fotos de Carlos Herrera | 24/8/2015
@CSMaldonado

Phyllis M. Powers deja su cargo al frente de la Embajada de Estados Unidos en Managua. Dice sentirse orgullosa de su trabajo, porque en tres años su país ha invertido más de 40 millones de dólares en apoyo a productores y en educación. Son temas de los que le gusta hablar a la diplomática, parca durante la entrevista, aunque no rehusó responder a cuestiones más delicadas, como la violación a los derechos humanos en Nicaragua, una denuncia permanente del CENIDH  y la CPDH. Powers asegura que su país está preocupado por la situación de los derechos humanos, una situación de la que mantiene informado a su gobierno y al Congreso estadounidense. También expresa su opinión sobre el proceso electoral previsto para 2016 y dice que la transparencia es una condición importante para garantizar elecciones “como deben ser”. La embajadora revela en esta entrevista una relación fría con el Gobierno del presidente Daniel Ortega, al asegurar que sus “interacciones con el Gobierno de Nicaragua han sido con los ministros, no directamente con el Presidente”.

Embajadora, usted termina ya su misión diplomática en Nicaragua, ¿cuál es la visión que se lleva de este país?

Después de este tiempo acá he visitado muchos lugares. Para mí la visión de Nicaragua es positiva, no por la economía o por la política, nada de eso, es por este bono que tiene Nicaragua de la juventud. Es gente joven, con mucha dedicación y compromiso con su país, con su pueblo, y eso me da mucha esperanza, porque con ese tipo de compromiso en las generaciones más jóvenes hay oportunidades para el país para desarrollarse y ser parte muy importante de la comunidad global.

 

Los derechos humanos  

Estos últimos meses, sus meses de salida, han sido muy intensos en la vida política de Nicaragua. Hemos visto el asalto a una familia por parte de oficiales de la Policía, en el que murieron dos niños; el mundo ha visto frente a las cámaras como diputados de la oposición y manifestantes son golpeados; hemos visto casos de mujeres asesinadas. ¿Le preocupa a Estados Unidos la situación de los derechos humanos en Nicaragua?

Hay preocupaciones, según los informes que compilamos. Los derechos humanos son muy importantes para nosotros y vamos a seguir haciendo este informe, no solamente para informar a nuestro Congreso, sino para compartir con el resto del mundo lo que estamos viendo.

Directores de organizaciones de derechos humanos dicen que sienten que Estados Unidos ha guardado silencio respecto a las denuncias que se han hecho sobre el deterioro de los derechos humanos en Nicaragua. ¿Qué opina de esas críticas?

Mucha gente piensa que el Gobierno de Estados Unidos va a hacer público lo que está pensando, lo que está diciendo en sus relaciones bilaterales, y eso no es cierto: no todo va a estar visto para el público. Tenemos conversaciones en todas partes, incluyendo aquí en Nicaragua. Hay preocupaciones, incluso hicimos un comentario después de una de las protestas del miércoles, cuando había esta violencia (contra diputados opositores), porque todos tienen derecho a manifestarse y a la libertad de expresión, pero pacíficamente, no debe haber violencia de ninguna parte. Sí, estamos pendientes, no hemos descartado este asunto, estamos bien enfocados en derechos humanos.

¿Ha tenido algún encuentro a fondo con el presidente Ortega en estos años que ha estado en Nicaragua? 

Mis interacciones con el Gobierno de Nicaragua han sido con los ministros, no directamente con el Presidente.

¿Qué opinión tiene del presidente Ortega como embajadora de Estados Unidos? 

Es el Presidente del país y como diplomática no es parte de mi trabajo expresar, ni debo expresar, opiniones personales sobre el Gobierno de un país, eso se lo doy a Washington.

 

La suspensión del "waiver"

Ustedes trabajan muy de cerca con el Ejército y la Policía Nacional en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, ¿cuál es su evaluación del trabajo que ha hecho Nicaragua? 

Es cierto que trabajamos con las fuerzas de seguridad, más con la Fuerza Naval, y estamos haciendo algo con la Policía. Ese trabajo sigue bien, siempre queremos más, pero con el entrenamiento que estamos dando a las fuerzas navales ellos están más preparados, con más capacitación y capacidad de hacer operaciones en las aguas bajo soberanía de Nicaragua. Apreciamos mucho que están trabajando en eso, porque no sólo es un asunto de Estados Unidos, sino para todos. Como puede ver en la costa Caribe, si no hay suficiente apoyo, los narcotraficantes y criminales van a reclutar jóvenes que no tienen muchas oportunidad, y no queremos eso. Por eso nos enfocamos mucho en la costa Caribe, con programas de educación y seguridad ciudadana.

Ustedes informaron hace unas semanas del levantamiento del “waiver” de la propiedad, ¿qué significado tiene esto? 

Significa que después de este año no vamos a tener esta conversación pública sobre “waiver” o no “waiver”, porque ahora, con los reclamos resueltos este año, no hay más casos de los años ochenta que figuran en esta sección 527 de nuestra Ley de Asistencia Extranjera, y eso es muy bueno, porque tardó más de 22 años llegar a este punto. Sin embargo eso no significa que no vamos a trabajar con el Gobierno en el asunto de los otros reclamos de expropiaciones de estadounidenses que no estaban bajo la sección 527.

Embajadora, mucha gente interpreta este alivio como un espaldarazo de Estados Unidos al Gobierno de Nicaragua. 

Como usted sabe siempre hablamos de transparencia, de seguridad jurídica. La ley donde se encuentra la sección 527 tiene ciertas reglas que se necesitan cumplir para no tener que preocuparse con un “waiver”. Han cumplido. Es una buena noticia para todos, no sólo para un gobierno u otro, es algo por lo que yo creo que los ciudadanos deben estar felices. Siempre hay diferencias en opiniones, pero para eso está la ley y vamos a respetar la ley.

 

Clima de negocios y elecciones  

¿Cuál es su visión del clima de negocios en Nicaragua? 

Me parece que hay muchas empresas de todo el mundo interesadas en invertir en Nicaragua y creo que ha avanzado la plataforma para hacerlo. Las preocupaciones que empresarios estadounidenses a veces mencionan son por la seguridad de la propiedad privada, seguridad jurídica y la facilidad en registrar y empezar con un negocio. Para los grandes es más fácil, para los medianos y pequeños que quieren hacerlo es un poco más difícil, pero ellos saben que necesitan hacer sus estudios de factibilidad para sus negocios. Con CAFTA ha sido un flujo de negocios en ambas direcciones.

Todos los miércoles partidos de la oposición organizan protestas frente al Consejo Supremo Electoral reclamando elecciones libres y transparentes. ¿Desde Estados Unidos ven que hay condiciones para un proceso electoral limpio en 2016? 

En el Gobierno de Estados Unidos lo que siempre queremos y decimos es que para tener elecciones democráticas hay que ser transparentes, tener la libertad para que todos puedan votar y que su voto cuente. Muy poco pasó desde 2012, cuando la OEA y la Unión Europea hicieron sus recomendaciones después de las elecciones de 2011, entonces las preocupaciones que están dando en estas protestas es algo que la gente necesita discutir y decidir como pueden mover este asunto con el Gobierno. Pero sin transparencia, sin la oportunidad para todos, no van a ser elecciones como deben ser.

¿Ha tenido la oportunidad de expresarle al canciller Samuel Santos estas preocupaciones de Estados Unidos sobre libertad, elecciones libres, derechos humanos? 

El Canciller y yo hemos conversado muchas veces, pero estas han sido conversaciones bilaterales. El Gobierno sabe que Estados Unidos tiene preocupaciones, pero también sabemos que este es un asunto de los nicaragüenses.

¿Estaría Estados Unidos dispuesto a observar las elecciones de 2016? 

Nadie nos ha invitado todavía y ese sería un asunto para Washington.

¿Cuál es el interés de Estados Unidos en Nicaragua? Le hago esta pregunta porque hay la idea de algunos sectores en el país de que Estados Unidos ya no se interesa tanto en el país como en épocas anteriores, que hay más interés en la zona norte, Guatemala, El Salvador, Honduras, donde se implementará la Alianza para el Progreso. 

Lo que mi Gobierno y mi país quiere con Nicaragua es un país que se esté desarrollando económicamente de una buena manera y con más crecimiento, un país con instituciones democráticas independientes, con seguridad jurídica, con seguridad ciudadana, con paz, como socio. El enfoque que tenemos en el área norte es porque ellos están en una lucha con un nivel de violencia fuerte y gracias a Dios que no está así en Nicaragua: ustedes tienen mucho menos problemas de seguridad de ese tipo. Hay crimen, tránsito de drogas, pero no hay ese nivel de violencia con pandillas y organizaciones criminales tan grandes. Entonces, tenemos esta embajada, con gente profesional, trabajando juntos con sus contrapartes en la sociedad civil y el Gobierno, promoviendo relaciones bilaterales y comercio con Nicaragua. No vamos a hacer esta inversión en un país si no hay interés. Para mí lo que también es evidencia de nuestro interés es dónde estamos enfocados. En los últimos tres años hemos invertido más de 40 millones de dólares a través del Departamento de Agricultura no sólo para productores, sino para asegurar que los niños y jóvenes en el colegio tengan alimentación sana, que los productores tengan la capacidad de mejorar su producción para asegurar que hay alimentos en Nicaragua. En Educación hemos invertido bastante también: en microbecas hemos invertido 2 millones 400 mil dólares en los últimos tres años. En cada lugar que trabajamos es para el pueblo nicaragüense. Hay cosas en las que no podemos tener injerencia, como la soberanía, pero sí trabajar para dar apoyo a la gente. Eso hemos hecho: educación, seguridad ciudadana, programas para los jóvenes. Y francamente estoy muy orgullosa de eso, porque hemos invertido en el futuro y el presente del país.

 

El canal interoceánico

Un tema que ha llamado mucho la atención en Nicaragua y a nivel internacional es la construcción de una Canal Interoceánico con inversión de un empresario chino. ¿Cuál es la opinión de Estados Unidos ante un proyecto de esta magnitud, valorado en 50 o 70 mil millones de dólares?

Lo que sabemos del Canal es lo que todos saben, lo que no sabemos es lo que sólo Gobierno y HKND conocen. No se puede opinar sin la oportunidad de conocer el estudio de factibilidad, el estudio sobre el riesgo y de asuntos ambientales, qué va a pasar si en la ruta hay que hacer expropiaciones y cómo van a hacerlas, porque tenemos estadounidenses que tienen propiedades al rededor de la ruta. Hay tantas preguntas, tanto que no se sabe, qué es la realidad del Canal. Es difícil opinar sobre la realidad de un Canal. Un proyecto de infraestructura de este tamaño podría ser bueno para el país, pero sin saber todo eso no podemos opinar, porque no tenemos toda la información, y he dicho muchas veces que me imagino que empresarios grandes en Estados Unidos quisieran ser parte si tuvieran la información para tomar una decisión. Estamos en espera.

¿Hay interés de parte de Estados Unidos sobre este tema?

Estamos siguiendo el tema, porque cuando hay algo nuevo lo mandamos no sólo al Departamento de Estado, sino al Departamento de Comercio, donde está la información para los empresarios.

¿Estados Unidos mira esto como una inversión china, como China entrando a lo que se había conocido históricamente como el traspatio de Estados Unidos en la región?

No es traspatio, esa es una mala palabra. La competencia en el comercio es algo bueno y no tenemos preocupación sobre quién está interesado y quién no o quiénes están participando, porque así es el libre comercio.

Embajadora, Nicaragua se ha convertido en referencia como destino turístico en diarios de Estados Unidos, ¿usted ha tenido la posibilidad de hacer turismo en estos años o ha sido todo trabajo?

¡Todo trabajo! Lo que he visto en Nicaragua fue por mi trabajo. He visitado mucho y para mí es un país bello, con gente cálida y cariñosa y ojalá pueda regresar para hacer turismo un día después de mi jubilación.

Notas relacionadas

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor