Confidencial » Economía » Leer artículo

La historia de un proyecto que fue súbitamente descartado por la conexión italiana

Air Nicaragua sustituida por Blue Panorama

Grandes pérdidas y socios locales de Nicaragua Airways se mantienen en el anonimato.

Iván Olivares | 6/11/2012
@IvanOlivares66

En septiembre del 2011, un grupo de hombres y mujeres de negocios con experiencia en el mundo de la aviación y el turismo, recibió la noticia de que se suspendía el proyecto en el que trabajaban para fundar Air Nicaragua, una línea aérea de bandera nacional, propiedad de inversionistas privados, en el que llevaban trabajando un año.

En su lugar, se les informó que de la mano del ALBA se crearía otra empresa aérea, denominada Nicaragua Airways, la que trataría de conquistar al mercado europeo, y poner al país en los mapas de la aviación comercial, dado que se podría establecer una conexión directa no sólo con Nicaragua, sino con Centroamérica.

De esta última iniciativa –cuyos socios locales siguen en el anonimato- surgió la conexión con Blue Panorama, que pareció ser lo suficientemente buena para cumplir los sueños de conectarnos con el Viejo Continente, hasta que el pasado miércoles 31 de octubre, sus impulsores despertaron ante el estruendo de los motores del último avión de la temporada, que alzaba vuelo rumbo a Roma, de donde quizás regrese en julio próximo.

“No entiendo cómo decidieron cambiar un proyecto –el nuestro- que generaba ganancias por U$1.5 millones sólo en el primer año, por otro –el de ellos- que perdía U$1 millón en el mismo periodo”, se pregunta Adolfo Membreño, uno de los expertos (fue gerente y representante de KLM en el país por más de una década) que estaba detrás de Air Nicaragua.

“Sólo en el primer año se perdía más de un millón de dólares, pero ni Chico López (presidente de Albanisa), ni nadie, quería poner dinero en una empresa que perdería tanto dinero tan rápido”, añadió Membreño.

Desde el inicio fue evidente que se estaban cometiendo demasiadas novatadas, en un sector altamente especializado y exigente, en el que los errores se pagan con dinero… o vidas.

En este caso, quienes estaban detrás de Nicaragua Airways “querían tener aviones nuevos, cuando cualquier línea aérea nueva comienza con aviones usados”, recuerda Membreño.

Luego, se decidió nombrar gerente general de la empresa a Jorge Miranda Jaime, un general cuya experiencia era haber sido jefe de la fuerza aérea del país, lo que lo capacita (en teoría) para hacer la guerra o defender a la nación desde el aire, pero no necesariamente para operar una aerolínea comercial, como lo han señalado todos los entrevistados.

Consultada sobre las críticas a la experiencia del general Miranda, Keyla Rodríguez, gerente de Relaciones Públicas de Nicaragua Airways, dijo que “aquí hay libertad de expresión, y por eso la gente dice lo que quiere. El equipo que teníamos era muy bueno y tenía mucha experiencia”, aseguró.

 

Plan de vuelos

El proyecto de Air Nicaragua (el que fue dejado en suspenso) generaba ganancias de U$1.5 millones desde el primer año. “Era un proyecto sencillo: alquilaba 2 aviones 737-300 con 146 sillas, que se pueden dividir para vender espacios en primera clase y en clase económica”, recuerda el ex gerente de la compañía de bandera holandesa.

La capital de Cuba era clave en el proyecto, pero no por razones políticas, sino puramente comerciales: operar una ruta a La Habana permitía aprovechar todas las aerolíneas europeas que aterrizan en la mayor de las Antillas, para hacer conexiones con el Viejo Continente.

Una posibilidad adicional era firmar un acuerdo con Copa para llevar pasajeros de Centro y Suramérica hasta Europa, a través de la ruta Panamá - Managua – Habana.

El vuelo de Air Nicaragua estaba previsto a salir de Managua a las 12:15 del mediodía, llegando 2 horas después a La Habana, (donde ya serían las 3:15pm), y es una hora excelente para salir hacia Europa en diversas aerolíneas como Blue Panorama (Italia), Air Europa (España), Air Lingus (Inglaterra), Lufthansa (Alemania) y Air France (Francia).

“Dado que Blue Panorama, más que una línea regular es una ‘chartera’ (empresa que opera vuelos chárter) multidestinos, existía la posibilidad de alquilarles nuestro avión para que lo usaran durante una parte de las 9 horas que estaría estacionado en La Habana, a la espera de regresar a Managua”, recuerda Membreño.

Blue Panorama lo usaría para llevar pasajeros hacia algunas pequeñas islas del Caribe, y lo devolvería a tiempo para que regresara a Nicaragua, con los pasajeros que recién acabaran de aterrizar en La Habana, provenientes de Europa.

Otra opción de negocios era operar la ruta Managua - Caracas, y extenderla para que al regreso fuera Caracas - Managua – México, pues el cierre de Mexicana de Aviación, ocurrido en agosto del 2010, dejó ‘en el aire’ una ruta con buena proyección, como era México - Caracas.

Membreño dijo que también planeaban efectuar vuelos charter entre Miami - Managua -Caracas y viceversa, pero por ahora, todo sigue en el papel, de donde no cree que salga por algunos años, porque está seguro que no lograrán el beneplácito del gobierno, ni tampoco el de Aeronáutica Civil, que “siempre nos puso muchas trabas”.

Argumenta que “Aeronáutica Civil no ha aprobado ninguna de las 8 aerolíneas que le han pedido un permiso para operar en Nicaragua”, narrando que impone como requisito que los aviones que van a ser probados para autorizarles a volar en el espacio aéreo nacional deban permanecer en tierra por 15 días, cuando lo normal es que se queden unos 5 días, siendo que en ese negocio, cada día sin volar representa pérdida de dinero.

De parte de Nicaragua Airways no hay alarma. “Nosotros éramos el socio comercial de Blue Panorama, y seguiremos negociando para que regrese al país. Lo de convertir a Nicaragua en un hub es cierto que formaba parte de los planes iniciales, pero eso no se hace de un día para otro”, admitió.

Comentarios

1
Briton

En cuanto al general Miranda, es un economista, que a pesar de su preparación, no considero que estuviese apto para administrar una línea aérea comercial, ya su experiencia como jefe de la FA no es la ideónea para optar a este otro puesto. Además, el tener menos de 500 horas de vuelo no lo hacia conocedor del meedio.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor