Nación

Acuerdan desmontar "la madre de los tranques" en Juigalpa

Paramilitares asediaban tranque de Juigalpa desmontado por seguridad

Juigalpa

Autoridades comprometidas a no tomar represalia contra quienes participaron o apoyaron el tranque y que ciudadanos podrán marchar sin ser reprimidos



Ciudadanos atrincherados en Juigalpa, Chontales, acordaron desmontar las barricadas en esa ciudad, ante el inminente ataque de policías y paramilitares, dijo Rodolfo Silva, uno de los pobladores que estuvo en las trincheras durante varias semanas.

Silva explicó que al menos 300 armados estaban asediando la zona y para “evitar el derramamiento innecesario de sangre” pidieron la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional, así como la presencia del Centro Nicaragüense de Derechos humanos (Cenidh), para acordar desmontar las trincheras, pero garantizando la seguridad y protección de los ciudadanos que estuvieron protestando y defendiendo estos puntos.

Juigalpa era el tranque más grande bloqueando el paso entre las regiones del pacífico y centro del país. Durante más de cincuenta días los ciudadanos mantuvieron el bloqueo, que Confidencial relató en un reportaje especial.

Por el Gobierno estuvo el Comisionado Mayor Napoleón Rosales y el Secretario Político del Frente Sandinista, Aristides Gómez; asimismo por representación de la Iglesia católica, monseñor René Sándigo.

“Las partes que suscriben han tomado acuerdos sobre protocolos específicos para la desocupación libre y voluntaria de todos los tranques localizados en Juigalpa, así como el respeto irrestricto de los derechos de las personas que participaron en ellos y sus familias”, dice parte del documento firmado por todos los presentes.

Los acuerdos indican que este viernes 13 de julio los tranques serían desmantelados por los ciudadanos, bajo la mediación de la Comisión de Seguridad, y de esta forma “permitir una salida pacífica y promover un desarrollo en mejores condiciones” del Diálogo Nacional.

En su cuenta de Twitter el secretario general de la CIDH, Pablo Abrao, confirmó la firma de los acuerdos. La Coordinación Técnica, el Mediador y Testigo, realizarán una visita de seguimiento del cumplimiento del presente protocolo.

“Las autoridades del Gobierno y de la Policía Nacional aseguran que quienes hayan participado o apoyado los tranques no recibirán represalias de ningún tipo por haber participado en estas formas de protestas, ni por sus opiniones y pertenencia política… garantizarán que no habrá represalias por agentes estatales, civiles o armados”, refieren los acuerdos.

Silva expresó que si el Gobierno no cumple con los acuerdos suscritos, denunciarán cualquier asedio hacia la población, además levantarían nuevamente las trincheras, pues estas siempre han servido a la población para protegerse de los ataques de policías y paramilitares.

“Vamos a seguir manifestándonos, no vamos a detener esta revolución cívica. Esperamos que se respeten nuestros derechos y no vamos a abandonar las calles”, afirmó Silva.