Centroamérica

Nelson García era parte de la organización Copinh que fundó Berta Cáceres

Asesinan a otro activista lenca en Honduras

El dirigente indígena murió este martes durante el "desalojo violento" en medio de un tiroteo con cuerpos de seguridad



Tegucigalpa.- Un dirigente indígena murió este martes durante el “desalojo violento” de unas 150 familias de la etnia lenca que estaban en supuestas tierras privadas en el norte de Honduras, informó la organización popular que fundó la hondureña Berta Cáceres, quien fue asesinada hace 12 días.

El líder indígena Nelson García, de 38 años, murió este martes por heridas de bala durante un enfrentamiento con cuerpos de seguridad por el desalojo de más de un centenar de familias, indicó en un comunicado el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

Los enfrentamientos se registraron por el “desalojo violento” de 150 familias adheridas al Copinh en la comunidad de Río Chiquito, departamento norteño de Cortés, cuyas tierras son reclamadas por tres personas, no identificadas, señaló la organización.

Hasta el momento la Policía hondureña no ha informado sobre el hecho criminal. El suceso ocurre 12 días después del asesinato a tiros de la dirigente lenca Berta Cáceres dentro de su casa, en la occidental cuidad de La Esperanza. Cáceres fue una de las fundadoras en 1993 del Copinh, desde el que lideró manifestaciones en defensa del medioambiente, en contra de la construcción de proyectos hidroeléctricos en el occidente de su país por considerar que atentaban contra los recursos naturales. La dirigente había denunciado en varias ocasiones amenazas de muerte contra ella y familiares suyos.

El Copinh exigió al Gobierno hondureño que ponga “fin de una vez por todas a los ataques y hostigamiento constante” contra los miembros de esa organización y cumpla “su obligación de garantizar tanto su seguridad como su derecho a defender (los) derechos humanos”. En Honduras, la violencia criminal causa un promedio de 13 muertes diarias, según fuentes oficiales.

“Avanza” caso de Berta

El fiscal general del Estado de Honduras, Óscar Chinchilla, dijo que sobre el asesinato de Berta Cáceres  hay “avances importantes”, pero no dio detalles que esclarezcan el caso. Sin precisar, Chinchilla indicó se trabaja en “varias hipótesis” sobre el crimen y que en la investigación participan unas 50 personas. Agregó que una de las hipótesis permitirá “llegar a la verdad” sobre el homicidio que ha conmocionado a Honduras y la comunidad internacional, que demanda una investigación a fondo y castigo a los autores intelectuales y materiales.

“El compromiso es investigar este hecho con el rigor científico y el acompañamiento de países amigos y de esa forma llegar a los responsables del crimen”, recalcó Chinchilla.

El único testigo del hecho es el ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien era huésped de Berta Cáceres el día del crimen y resultó con dos heridas leves. Al respecto, el fiscal adjunto dijo que en su momento se pidió la permanencia de Castro en el país “en calidad de testigo” y además se le emitió una alerta migratoria como mecanismo de seguridad.

La defensa de Castro, Bania Galeano, dijo hoy que están agotando todas las instancias para que el ambientalista mexicano pueda regresar a su país, desde donde está en disposición de seguir colaborando con las autoridades hondureñas para que la muerte violenta de Cáceres sea esclarecida.

La familia de Castro también ha solicitado al Ministerio Público que se reconsidere la ordenanza de que el ambientalista mexicano deba permanecer 30 días en Honduras, porque aquí su vida sigue estando en peligro, aunque está recibiendo protección de la Embajada de México en Tegucigalpa