Nación

Asociación de distribuidores rechaza plan de Walmart contra impulsadores

Transnacional propone una “promotoría eficiente”, que según Adiprocnic generaría más desempleo, y elevaría los costos de las empresas

Una iniciativa de “Promotoría Eficiente”, que cambiaría las dinámicas de los impulsadores en los supermercados Walmart, de Nicaragua, es fuertemente rechazada por los socios de la Asociación de Distribuidores de Productos de Consumo de Nicaragua (Adiprocnic), para quienes la medida generará más desempleos en el país y elevará los costos de las empresas, y por tanto demandan que se revise la misma.

En enero pasado, Walmart de México y Centroamérica (la matriz regional de la empresa, que reportó ventas por 54 212 millones de pesos mexicanos, unos 2860 millones de dólares, en sus más de 3400 tiendas), aprovechó la realización de la expoferia 2020 en Costa Rica, para anunciar la implementación en Nicaragua de su plan de Promotoría Eficiente, con lo que cerraba el ciclo en el istmo.

La idea básica de ese plan, a implementarse a partir del 4 de mayo, es que “en vez que el proveedor pague sus propios impulsadores, Walmart pondrá a los suyos, pero estos serán financiados por las empresas proveedoras”, según Carolina Berríos, gerente general de Adiprocnic.

Por regla general, los fabricantes y distribuidores de productos de consumo masivo contratan personal propio (o tercerizado), para impulsar las ventas de sus ítems en supermercados y tiendas de conveniencia, así como distribuidoras, minisupers, y tiendas de electrodomésticos.

Estas personas se encargan de mantener surtido y visualmente ordenado, el espacio que ocupa su producto en las góndolas y vitrinas de cada negocio, además de tratar que el cliente los elija a ellos por sobre el de la competencia, dándole a conocer los beneficios -nutritivos, de sabor, calidad o precio- que tiene su producto, sea este un litro de leche, un detergente, o un celular.

Rechazo y malos resultados en la región

“Es una forma de servicio al cliente”, explica Berríos, sin soslayar que ese tipo de estrategia de mercadeo, también ayuda al fabricante, al distribuidor… y a la tienda minorista, porque les ayuda a mantener en orden sus estantes, y atendidos a los clientes, sin tener que pagar por ello.

Ahora, Walmart encontró una forma en que no solo no tendrán que pagar por ese personal, sino que las empresas le van a pagar por tener a ese personal.

Berríos refiere que la estrategia ya se implementó en Costa Rica, Guatemala y El Salvador “con resultados malos, malísimos de cara a los distribuidores”, no así en Honduras, donde los distribuidores rechazaron de plano la iniciativa de Walmart.

CONFIDENCIAL consultó a Richard Lugo, gerente de Asuntos Corporativos de Walmart Nicaragua, quien dijo que “en este momento no tenemos comentarios. Solo puedo decir que estamos estudiando la carta, y que en los próximos días nos vamos a pronunciar”. Hasta la fecha, aún no hay ninguna reacción o comunicado oficial.

Razones para un rechazo

El 31 de enero, Adiprocnic envió una carta a Lugo en la que expresaban su “genuina preocupación”, ante la idea de implementar ese programa “en la coyuntura actual de nuestro país, y por las experiencias en otros países centroamericanos”.

La respuesta del funcionario de Walmart Nicaragua fue el silencio.

Este 12 de febrero, Adiprocnic volvió a escribirle a Lugo, para expresarle otra vez su “sincera preocupación”, porque implementar esa iniciativa podría redundar en el despido de hasta mil personas que trabajan como mercaderistas (sea como impulsadores o gondoleros) en las tiendas de Palí y Maxi Palí, “contribuyendo a una estadística ya alarmante de desempleo”.

La decisión no solo dejaría sin trabajo a estas personas (más allá de que Walmart pudiera recontratar a algunos de ellos), sino que también golpearía las finanzas de las empresas, que acaban de pagar aguinaldo, y deben enterar el IR anual antes que termine febrero, a lo que se suma una mayor carga impositiva -porque ahora tienen que pagar un PMD más alto- más la obligación de entregar el adelanto del IR los días cinco –y ya no los quince- de cada mes.

Además, los distribuidores sienten que la Promotoría Eficiente, no es eficiente en realidad. O al menos, no para ellos, porque “agregará mayores costos de operación al distribuidor”.

Lo dicen pensando no solo en que ellos siempre tendrán que mantener impulsadores en planilla para atender el resto de puntos de venta que no son propiedad de Walmart, sino también porque la experiencia demuestra que, previsiblemente, un impulsador ‘neutral’ (como los que planea contratar Walmart), no dará preferencia a ninguna marca. Ni siquiera a las marcas líderes.

Eso obligaría a las empresas a enviar nuevamente a su propio personal, siempre teniendo que pagar a Walmart, además que no tienen ninguna certeza de que el gigante de los supermercados pueda introducir –y preferir- sus marcas propias, en detrimento de todos los demás.

La carta se envió con copia a la Cámara de Comercio de Nicaragua, cuya titular, Carmen Hilleprandt dijo que “como gremial, lo que podemos hacer es tratar de limar asperezas entre las partes, y ser amigable componedor”, mientras que Carlos Salinas, presidente de la Cámara de Comercio Mexicana Nicaragüense, aclaró que ellos no reciben quejas de los socios, pero “con gusto podemos servir de enlace entra las partes”.

Más en Nación

Send this to a friend