Nación

Atacan a sacerdote en misa en Santa Rosa del Peñón

Policía le impidió al cardenal Brenes transmitir misa desde catedral. Obispos piden no perder fe "ante la barbarie"

Los ataques a la Iglesia Católica en Nicaragua continuaron el fin de semana cuando un hombre irrumpió durante la misa dominical en la parroquia de Santa Rosa del Peñón, de León, para lanzar piedras a una urna que resguarda la imagen de Cristo y tirar un objeto metálico a un sacerdote. Mientras, la parroquia Corpus Christi, ubicada en Villa Libertad en Managua, denunció ser víctima de asedio de motorizados y camionetas.

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) denunciaron el sábado los ataques a los templos y condenaron el “ataque terrorista” ocurrido el pasado 31 de julio, cuando un hombre desconocido provocó un incendio en la capilla de la Sangre de Cristo en Catedral de Managua, que produjo el daño de la imagen de 382 años de antiguedad.

El atentado en la Catedral de Managua se registró dos días después que sujetos desconocidos profanaran la capilla Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Nindirí.

En esa ocasión, la Arquidiócesis de Managua explicó que los desconocidos “no sólo robaron la custodia y el copón, sino que quebraron imágenes, ultrajaron el sagrario, pisotearon las hostias, quebraron bancas, ocasionaron daños a muebles, puertas y tubería y no bastándoles con estos ultrajes, hicieron sus necesidades fisiológicas sobre lo que pudieron”.

El ataque en León

En un video grabado durante la misa dominical en la parroquia Santa Rosa de Lima, que pertenece a la Diócesis de León, se escucha cuando alguien lanza piedras a una urna que contenía la imagen de Cristo y segundos después tira un objeto hacia el presbítero Gelvin Vega, que presidía la homilía. Sin embargo, el religioso logró apartarse y no sufrió daños.

@lunacero##Noticia | Atacan a sacerdote de parroquia en ##León, ##Nicaragua.♬ sonido original – lunacero

“Es un intento de sacrilegio nos han roto el vidrio de la urna de Jesús y por tanto oremos queridos hermanos para que el Señor nos de la gracia que necesitamos”, dijo el presbítero a  los feligreses.

Según testigos, el hombre fue detenido por las personas que participaban de la eucaristía y posteriormente lo entregaron a la Policía Nacional.

La pastoral juvenil de la parroquia Santa Rosa de Lima publicó un comunicado en que agradecieron la solidaridad y “pidiendo ahora más que nunca la oración por nuestra misión evangelizadora y por la conversión de los hombres”.

“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica”, indica el comunicado publicado en su cuenta de Facebook.

Parroquia de Managua denuncia asedio

El mismo domingo la iglesia Corpus Christi, ubicada en Villa Libertad, denunció que están “siendo visitados por personas que en moto y vehículos, solos y acompañados toman fotos y videos a la entrada principal de nuestra parroquia”.

“También se ubican frente al portón simulando hablar por teléfono y aprovechan el momento para fotografiar. Ha sucedido en diversas horas del día. Esto lo hemos estado observando tanto nosotros que permanecemos en la parroquia, como algunos fieles han alertado de hombres sospechosos que toman foto con su celular en dirección a la parroquia”, explicaron en su cuenta de Facebook.

“Rezamos por aquellos que nos quieren hacer daño y pedimos a Dios que nos cuide”, agrega la publicación.

Brenes insiste: “es acto terrorista”

El cardenal Leopoldo Brenes lamentó que la Policía le impidió emitir la misa dominical televisada desde la quemada capilla de la Sangre de Cristo alegando que continuarían las investigaciones y reiteró que el incendio fue un “infame acto, realizado con todo lo que implica una acción terrorista”.

Agradeció las muestras de solidaridad de muchos países y destacó el mensaje del papa Francisco que expresó este domingo su cercanía al pueblo nicaragüense tras el ataque a la Catedral Metropolitana de Managua, en el que quedó prácticamente quemada la histórica imagen de la Sangre de Cristo, muy venerada en el país.

“Con su propia mano me ha enviado este mensaje de cercanía y de amistad, el cual le agradezco infinitamente. El Santo Padre me decía en breves palabras pero profundas: querido hermano te acompaño en el dolor por este acto vandálico, estoy cercano a vos y a tu pueblo, rezo por todos ustedes, por favor no te olvides de rezar por mí, que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide, fraternalmente Francisco”, leyó Brenes.

Obispos: actos de terror no intimidan

En el comunicado, divulgado el sábado, los obispos afirmaron que “la profanación” de varios templos “es una manifestación de la violencia y de la gran herida humana, espiritual y cultural que aqueja a quienes aún no toleran el mensaje de paz y redención que la Iglesia pregona”.

Además, rechazan la violencia de quienes pretenden callar la voz profética de la Iglesia, pero eso “no significará que dejemos de animar a nuestro pueblo a seguir la misión evangelizadora que Cristo nos confió. No es la primera vez que en la historia de la iglesia se profanan nuestros templos y se cometen grandes sacrilegios”, dicen los obispos, y advierten que Cristo seguirá alzándose como Señor de la historia sobre cualquier estructura política o ideológica que pretenda encumbrarse mas alto.

Durante las homilías del domingo, varios obispos hicieron referencia al incendio de la capilla de la Sangre de Cristo de la Catedral de Managua y pidieron al pueblo nicaragüense no perder la “esperanza” ante “la barbarie y la crueldad”. Además rechazaron la versión de la Policía de Nicaragua sobre un incendio que descartó que haya sido producida por un atentado.

Sacerdotes y obispos de Nicaragua y otros países de Latinoamérica, incluyendo al papa Francisco, coincidieron en llamar “atentado” o “acto terrorista” al incendio del pasado viernes, que calcinó la histórica imagen de la Sangre de Cristo.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, dijo que ese ataque “lleno de barbarie, de crueldad” contra la Iglesia “ha querido ser un golpe mortal”.

Recomendó al pueblo tener esperanza para entrar “en ese futuro, sombrío muchas veces para caminar a la luz. Al final se ve la luz de un nuevo amanecer, de un nuevo país donde reine la paz, la justicia, la libertad, donde podamos trabajar con serenidad, para ganarnos el pan de cada día con honestidad y dignidad”.

Durante la misa afirmó que en esa nueva patria se podrá caminar sin miedo y se podrá rendir culto en los templos “sin miedo a que se incendien”.

Desde su exilio en Miami, el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez aseguró que los “actos de terror”, cometidos en los últimos días no intimidan a la Iglesia de Cristo.

“La imagen de la Sangre de Cristo destrozada por un acto terrorista en la catedral de Managua es para Nicaragua memoria viva y conmovedora de un Dios que no solo cargó con nuestros sufrimientos hasta la cruz, sino que sigue padeciendo en nuestro pueblo oprimido, hasta resucitarlo con él a la libertad y a la justicia”, dijo en la homilía.

Catedral Managua
La capilla de la Sangre de Cristo completamente calcinada después del atentado. Foto: Cortesía | Javier Ruiz

Mata: compasión ante tanta estupidez

Por su parte, monseñor Abelardo Mata, obispo de la Diócesis de Estelí, condenó el ataque en la Catedral de Managua y lo calificó como una “torpeza” y “estupidez”.

“La iglesia ante tanta estupidez humana, tanta torpeza, tanto odio, lo que hace es interceder por ese que anda odiando y anda de torpe. Esa es parte de la compasión de Jesús”, dijo en su homilía.

“No lo duden, aunque estallen bombas, nos hagan reventar las imágenes, queden sus cabezas ennegrecidas, veamos gentes como manada de lobos, en motos, empistolados, cubriendo nuestras calles a ciertas horas, no lo duden, todas estas pataletas terminarán”, agregó.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend