Nación

Desconocen paradero de dos opositoras golpeadas en prisión

Baéz critica nueva agresión contra presas políticas

presas políticas

Realmente es una herida que sangra en la sociedad, sobre todo cuando son mujeres indefensas, mujeres detenidas injustamente", criticó



El obispo Silvio Báez criticó este domingo la agresión sufrida por un grupo de mujeres en prisión, donde permanecen recluidas por protestar contra el Gobierno que preside Daniel Ortega en el marco de la crisis que vive el país desde abril pasado.

“Cualquier agresión contra un ser humano es un pecado grave contra Dios”, señaló Báez, obispo auxiliar de la diócesis de Managua, al ser consultado por periodistas tras oficiar una misa.

“Es algo que envilece, empequeñece a quien lo comete, realmente es una herida que sangra en la sociedad, sobre todo cuando son mujeres indefensas, mujeres detenidas injustamente”, continuó.

El religioso hizo votos para que ese tipo de atropellos “se detenga definitivamente y que no vuelva a ocurrir”.

El Comité Pro Liberación de Presos Políticos de Nicaragua denunció que el pasado jueves unos 20 custodios golpearon a al menos ocho mujeres que se encontraban en una misma celda, porque se resistieron al traslado de tres de ellas.

Entre las mujeres agredidas se encuentran la líder de los comerciantes en las manifestaciones antigubernamentales, Irlanda Jerez, quien denunció recién ante un grupo de eurodiputados que la visitó en prisión que fue drogada por la policía en la cárcel El Chipote, donde funciona la Dirección de Auxilio Judicial.

El Chipote es una prisión que en los últimos años ha sido señalada por organismos humanitarios como centro de torturas, según la denuncia.

Jérez “no puede ni levantarse de la cama por el dolor provocado por los golpes en su cuerpo”, según ese Comité.

Otra de las agredidas es Olesia Auxiliadora Muñoz Pavón, quien pertenece al coro de una parroquia del suroeste de Nicaragua y quien fue condenada a 30 años de prisión por los delitos de terrorismo, entre otros.

Las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional aún no se han referido a esa denuncia.

Desconocen paradero de dos opositoras golpeadas en prisión

El Comité Pro Liberación de Presos Políticos de Nicaragua denunció este sábado que desconocen el paradero de dos mujeres opositoras que fueron golpeadas en prisión, donde permanecen recluidas por protestar contra el Gobierno de Daniel Ortega en el marco de la crisis que vive el país.

“Jeysi Lagos y Brenda Muñoz, que padece de cáncer, fueron extraídas de la celda y no tenemos información sobre su paradero”, señaló ese comité en una declaración pública.

Las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional aún no se han referido a esa denuncia.

Según ese comité integrado por familiares de los detenidos, el pasado jueves unos 20 custodios ingresaron a la celda donde se encontraban las dos mujeres, junto a Reyna Varela, Claudia Campos, Irlanda Jérez, María Mercedes Chavarría, Olesia Muñoz y Tania Muñoz, con la intención de trasladar a tres de ellas a “un lugar desconocido”.

“Cuando las presas políticas se resistieron, fueron agredidas salvajemente” y desde entonces desconocen donde fueron trasladadas Lagos y Muñoz, según la denuncia.

En el caso de Irlando Jérez, líder de los comerciantes en las manifestaciones antigubernamentales y quien denunció recién ante un grupo de eurodiputados que la visitó en prisión que fue drogada por la policía en la cárcel El Chipote, donde funciona la Dirección de Auxilio Judicial, “no puede ni levantarse de la cama por el dolor provocado por los golpes en su cuerpo”, indicó ese Comité.

“Esta es la segunda agresión sufrida por nuestras presas políticas en (el penal) La Esperanza, que se ha convertido en un centro de tortura y violación a los derechos humanos de las nicaragüenses que se encuentran secuestradas por ser consideradas una amenaza por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo”, señaló.

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco nicaragüense condenó este sábado la agresión sufrida por esas mujeres y pidió al Gobierno de Ortega cesar ese tipo de represión en contra de los presos políticos y que les respete sus derechos humanos.

Asimismo, demandó que se investigue a las encargadas del penal, Josefa Peña y Aracelly Zepeda.