Nación

Obispo critica la represión policial en Nicaragua

Báez: “Quienes tienen el poder han mostrado su rostro más tenebroso y más cruel”

El obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, señaló que “es vergonzoso” e “indignante” la forma en que la Policía reprimió nuevamente



Luego de ser ovacionado por una multitud en la Catedral Metropolitana, el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, señaló que “es vergonzoso” e “indignante” la forma en que la Policía Nacional reprimió a quienes salieron a manifestarse en víspera del primer aniversario de la Rebelión de Abril, e instó a la población a no perder la esperanza y a mantenerse firmes en la lucha porque “los cambios sociales no caen milagrosamente del cielo”.

Báez, quien será trasladado a Roma en los próximos días, reiteró que mantiene “la esperanza de que Nicaragua llegue a ser libre”, pero asegura que dependerá de los nicaragüenses no perder la aspiración de ser un país libre. “No esperemos que nadie nos venga a cambiar las cosas, si los nicaragüenses no se esfuerzan por recuperar su dignidad… esto va ir para largo, pero estoy seguro que este pueblo digno y valiente no lo va a permitir”, dijo.

El obispo carmelita ha sido uno de los más enérgicos en demandar el cese de la represión oficial. En el último año ha ido a la vanguardia con su mensaje de justicia y paz, mientras la población nicaragüense era reprimida por la dictadura. Para él, todo esto ha sido un proceso “decepcionante” donde los gobernantes han mostrado “su rostro más tenebroso y más cruel”, pero que la Iglesia ha sabido estar a la altura de las circunstancias.


“Ha sido un año decepcionante porque quienes tienen el poder han mostrado su rostro más tenebroso y más cruel. Ha sido también un año doloroso porque centenares de nicaragüenses fueron asesinados por fuerzas de la represión y muchos jóvenes, que eran el futuro de nuestro país, simplemente por su amor a Nicaragua y por sus pensamientos fueron asesinados”, expresó el religioso.

Pero no todo es negativo, el obispo también valoró que el último año “fue de gran esperanza” porque “Nicaragua recuperó algo que había perdido y era su conciencia de ciudadanía, su conciencia de derechos para construir patria y ser conscientes de que Nicaragua no es de nadie, es de todos”, subrayó.

Además, Báez destacó las redes de solidaridad que se crearon a raíz de la crisis sociopolítica del país, el amor que la población ha desarrollado por los símbolos patrios y el trabajo que la Iglesia católica ha realizado.

“También nosotros como Iglesia hemos tenido la oportunidad de mostrar un rostro samaritano de Iglesia, un rostro profético de Iglesia y yo le doy gracias a Dios que la Iglesia Católica de Nicaragua ha estado a la altura de las circunstancias, al lado del pueblo y sobretodo de quienes más sufren”, agregó el obispo.