Economía

Tras anuncio de sanciones, niega participación accionaria de Albanisa y PDVSA o subsidiaria

Bancorp alcanzado por sanciones de EE. UU. a PDVSA y Albanisa

Bancorp

Desde hace una década, el banco maneja sin fiscalización los millonarios fondos de la cooperación venezolana, pero ahora intenta desvincularse



Las sanciones de Estados Unidos a Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), que ya incluyen a Alba de Nicaragua (Albanisa), alcanzan también al Banco Corporativo SA (Bancorp) y todas las subsidiarias de propiedad mayoritaria, anunció este viernes la subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier.

El banco que desde hace una década maneja sin fiscalización los millonarios fondos de la cooperación venezolana, ahora menguados, emitió un comunicado tras el anuncio de las eventuales sanciones, en el cual intenta desvincularse de cualquier relación accionaria con “PDVSA, Albanisa o subsidiarias”, a pesar de que en su instalación fue pública la participación de las mismas, funcionando como brazo financiero de Albanisa, e incluso el presidente de Petróleos de Nicaragua, vicepresidente de Albanisa y tesorero del FSLN, Francisco “Chico” López, fue parte de su directiva.

“Con un estado policial, arrestos y ataques diarios arbitrarios a la prensa libre, Daniel Ortega, aliado de (Nicolás) Maduro, continúa su campaña de represión en Nicaragua. Las sanciones a PDVSA también tienen como objetivo Albanisa, Bancorp y todas las subsidiarias de propiedad mayoritaria. Continuaremos responsabilizando al régimen de Ortega”, anunció Breier a través de su cuenta de Twitter, la mañana de este viernes.

El mismo viernes por la tarde, el Bancorp publicó una “nota aclaratoria” alegando que no tiene vinculación con PDVSA, Albanisa o cualquier subsidiaria.

“Bancorp es un banco privado de capital nacional donde no existe participación accionaria de Albanisa, PDVSA o subsidiaria alguna de estas. De igual forma aclaramos que estas empresas no tienen incidencia sobre nuestras operaciones”, dice la nota.

En enero de 2018, un reporte de CONFIDENCIAL reveló que tras cierre de las cuentas en tres bancos nicaragüenses, por temor a sanciones de EE. UU. contra PDVSA, los depósitos en el llamado banco de Albanisa crecieron en un 225%, según los datos de la Superintendencia registrados entre enero y noviembre de 2017.

El aumento, que entonces equivalía a 5390 millones de córdobas, no eran comparables con el ritmo de ningún otro banco nicaragüense, pues ninguno mostró tal nivel de crecimiento, que solo se explicaría al considerar que Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa)  –principal inversionista de BanCorp– ha tenido que retirar de forma apresurada, los fondos que tenía en otros tres bancos del sistema financiero nacional, cuando estos le cerraron las cuentas después que Estados Unidos implementara sanciones en contra de su casa matriz, Petróleos de Venezuela, S.A.

Los depósitos en el Bancorp crecieron en 471.7 millones de córdobas en el mes de diciembre de 2017, con lo que completó un incremento acumulado de 236.5% en el transcurso del año.

El banco de Albanisa

Tres meses antes de esa fecha, ya había cambiado la composición del Consejo Directivo de BanCorp, cuando súbitamente se registró la salida del vicepresidente de Albanisa, “Chico” López; el presidente de la financiera Caruna, Jorge Martínez González, y de un conspicuo operador de negocios del sector privado.

Según los datos de la Superitendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), el actual Consejo Directivo del Bancorp está integrado por Luis Orlando Bárcenas Reyes, como presidente, y Francisco Quiñonez Murphy, vicepresidente.

En 2015, el gobierno de Venezuela indicó a sus socios locales que todos los activos y pasivos relacionados con el esquema de cooperación petrolera, debían ser transferidos de Caruna hacia Albanisa.  La empresa de capital binacional, en la que Venezuela es socia mayoritaria, pasó así a manejar miles de millones de córdobas, parte de los cuales fue transfiriendo a cuentas en el BanCorp, su banco, que también pasó a manejarle fondos en fideicomiso, entre otras operaciones financieras, sin embargo, Albanisa siguió manteniendo la mayor parte de sus depósitos en otros tres bancos privados.

Comenzaba así la historia de este banco, que el 30 de abril de 2015 reflejaba depósitos totales por un poco más de 1.3 millones de córdobas, los que un mes después, al 31 de mayo, sumaban casi 2676 millones de córdobas, esto es, un crecimiento del 2058%, presumiblemente, luego de comenzar a recibir los primeros depósitos provenientes de Caruna y cerró 2016 con 4293.3 millones de córdobas en sus arcas. Octubre y noviembre de 2017 fueron meses espectaculares, con captaciones de recursos por 2150,2 millones de córdobas y 1866.0 millones de córdobas respectivamente, para cerrar noviembre 2017 con 9683.0 millones de córdobas.

El súbito incremento coincidió entonces con la revelación de una fuente bancaria, que confirmó a CONFIDENCIAL que en noviembre del año pasado, altos representantes de Lafise, Banpro y BDF le comunicaron al vicepresidente de Albanisa, “Chico” López, el cierre de sus cuentas de depósitos para evitar ser implicados en las sanciones de Estados Unidos contra PDVSA, empresa venezolana dueña del 51% de las acciones de Albanisa, en sociedad con Petronic. Meses más tarde, López fue sancionado por Estados Unidos, junto al ahora director de la Policía Nacional, primer comisionado Francisco “Paco” Díaz, y el secretario de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno.

El siete de septiembre de 2017, la embajada de Estados Unidos en Nicaragua, y la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AmCham), organizaron una videoconferencia con un funcionario del Departamento del Tesoro en Washington, para discutir las sanciones en contra de Venezuela. La fuente de esas sanciones es un decreto ejecutivo firmado por el presidente Donald Trump el 25 de agosto de aquel año, en el que, entre otras decisiones, se prohíbe “tratos en nuevos títulos de deuda y acciones del Gobierno de Venezuela y su corrupta empresa petrolera estatal (Pdvsa)”.

Aunque en esa reunión, a la que también fueron invitados los abogados y altos representantes de los bancos nacionales, no se dijo expresamente que Albanisa estuviera sancionada, sí se orientó que los ciudadanos y las entidades estadounidenses “debían revisar de cerca todas las transacciones con Albanisa para asegurar el cumplimiento de las sanciones OFAC”.

Los grandes negocios de Caruna

Los fideicomisos de la Caja Rural Nacional (Caruna) que maneja el Banco Corporativo (BanCorp), fueron a agosto de 2018 la operación más lucrativa de ese banco que opera como brazo financiero de Albanisa, según los estados financieros de BanCorp en 2017, a los que CONFIDENCIAL tuvo acceso.

El informe, preparado por la firma de contadores Grant Thornton, señala que la administración de los fondos en fideicomiso, le reportó al BanCorp la suma de 64.3 millones de córdobas, lo que representa un crecimiento explosivo del 1148.2% si se le compara con los 5.6 millones de córdobas ingresados por esa misma causa en 2016.

El documento refleja la importancia del manejo de esos contratos, al especificar que “estas operaciones tienen un efecto significativo en la utilidad neta del año del BanCorp, ya que el importe total por comisiones representó el 70% de los ingresos operativos diversos, y el 38% del total de los ingresos financieros registrados” en 2017.

En 2016, el referido Banco le manejaba dos fideicomisos a Caruna: uno por ‘Administración y Recuperación de Cartera de Crédito’, y otro por ‘Administración de Fondos’, los que juntos sumaron 45 684.6 millones de córdobas, equivalentes a unos 1550 millones de dólares.

Ambos fideicomisos fueron cancelados de forma anticipada, el primero con fecha 5 de octubre, y el segundo al 28 de noviembre, ambos del año pasado.

Aunque el informe no detalló las razones para la cancelación de ambos contratos de fideicomiso, sí dice lo que pasó a continuación: Caruna y BanCorp firmaron cinco nuevos ‘contratos de fideicomiso irrevocable’, con los que se amplió el monto y profundidad de las operaciones.

Estos cinco acuerdos nuevos están diseñados para ‘recuperar cartera crediticia institucional’; ‘recuperar cartera crediticia privada’; ‘programa de viviendas’; y dos por ‘administración y recuperación de fondos’. La suma que le manejó BanCorp a Caruna gracias a esos cinco instrumentos es de 75 449.3 millones de córdobas, equivalentes a 2450.4 millones de dólares.

El documento fue recibido y aprobado por la junta directiva del Banco, y refrendado con su sello y firma, por tres de sus más altos funcionarios: su gerente general, Luis Morales; el gerente financiero, Walter Baltodano, y su contadora general, Olga Maradiaga.