Economía

BCN elude responsabilidad por deuda petrolera

Ovidio Reyes: traspaso de deuda de Albanisa al Banco Central de Venezuela es “arreglo entre las partes”

El presidente del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, se desentendió del hecho de que Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) vendió sus cuentas por cobrar al Banco Central de ese país (BCV), tal como informó Confidencial. Ahora, el BCV tiene la potestad de venir a cobrarle a Petróleos de Nicaragua (Petronic), siendo que esta empresa estatal nicaragüense posee el 49% de las acciones de Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa).

El tema de la deuda de esa empresa mixta de propiedad venezolano nicaragüense es tan importante, que Gerardo Peraza, Jefe de la Misión del Fondo que visitó Nicaragua por una semana, admitió que se reunieron con funcionarios de Albanisa para “revisar las perspectivas económicas y el financiamiento externo. Mantenemos nuestra recomendación de continuar con el monitoreo cercano del crecimiento de la deuda privada”, insistió.

Reyes dijo que “el Banco Central lo que hace es registrar deuda cuando le llega la información, tanto del sector público como del sector privado. Los arreglos que puedan existir entre acreedores y deudores, son arreglos que ocurren entre las partes”, deslindó, pese a que el mandato del Banco es asegurar “la estabilidad de la moneda nacional y el normal desenvolvimiento de los pagos internos y externos”.

El cumplimiento de ambos objetivos se vería seriamente afectado si la deuda de Albanisa con Pdvsa (ahora, en manos del Banco Central de Venezuela), cambia de su estatus actual de ‘deuda privada externa’, a ‘deuda pública externa’, lo que afectaría, además, varios indicadores que tanto los inversionistas extranjeros, como los organismos bilaterales y multilaterales, usan para determinar la ‘salud’ financiera del país.

Reyes añadió que “lo que estamos esperando es que llegue la información para ubicarla dentro del Informe de Cooperación Externa. Todos los flujos de cooperación que se han producido, de todos los países, los alivios de deuda que se han producido, de todos los países… las reestructuraciones, se encuentran registradas en nuestro sistema de información y eso es lo que esperamos que ocurra. Los arreglos que puedan ocurrir entre ellos, es un asunto comercial”, insistió.

Una investigación de Confidencial, basada en informes de Albanisa, mostró que la privatización de la cooperación petrolera venezolana con Nicaragua, permitió que entre 2007 y 2015, la Caja Rural Nacional (Caruna, una cooperativa dirigida por gente de confianza de Daniel Ortega), y Albanisa (una empresa mixta, cuyo vicepresidente es Francisco López, hombre de confianza de Daniel Ortega), manejaran de forma discrecional un total de US$3,533.3 millones, (según datos oficiales del BCN), deuda que cada vez les resulta más difícil amortizar.

¿Y si nos la cobran?

Economistas consultados por Confidencial admitieron la dificultad de que esa deuda llegue a constituirse en una obligación para el Estado nicaragüense –pese a que fue manejada por la familia presidencial para satisfacer sus propios objetivos y cumplir sus propias metas económicas– a la vez que explicaron las consecuencias que tal suceso podría tener sobre el conjunto de la economía nacional.

Juan Sebastián Chamorro, Director Ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), opinó que los montos que están registrados como deuda privada son muy grandes, del orden casi similar al de la deuda externa oficial. “No es un tema de poca importancia, por lo cual hay que darle vigilancia continua”, recomendó.

Mostrando lo difícil que es saber cuál es el monto actual de esa deuda, Chamorro dijo que aunque Pdvsa tiene participación accionaria en Albanisa, hay tantas variables en juego, que no es posible establecer un criterio de juicio para definir el monto que pudieran terminar cobrándonos. “Creo que es muy apresurado llegar a conclusiones”, aseveró.

Más allá de que la deuda pueda pasar del ámbito privado al público, el economista llamó la atención sobre el hecho que se trata de un monto de deuda importante. “Al aparecer como deuda privada nicaragüense, se registra como la posición de Nicaragua como país ante los acreedores, tema que es muy importante también para las calificadoras. Al final del día, es la totalidad de la deuda lo que influye en la posición de los países”, explicó.

El también economista Mario Arana, extitular de Hacienda y del BCN durante la presidencia de Enrique Bolaños, coincidió con Chamorro al advertir que “nos tenemos que preocupar del perfil de deuda externa de Nicaragua, independientemente que sea pública o privada, porque eso sí tiene implicaciones macroeconómicas. Es muy importante que la deuda que se adquiera tenga capacidad de repago, o que sea para una inversión que genere su propia capacidad de repago, o nos podemos meter en un problema macroeconómico”.

Su colega, Alejandro Aráuz, dijo que si bien el coeficiente de endeudamiento del país está bien, “el gran desafío que tiene Nicaragua es que una buena cantidad de esos 3,500 millones de dólares no fueron utilizados eficientemente. Vamos a pagar un recurso subutilizado, que pudo ser una ayuda enorme, tan beneficiosa para el país, que hubiera catapultado a Nicaragua hacia el desarrollo”.

 

Más en Economía

Send this to a friend