Economía

BCN minimiza caída de cooperación venezolana

“No hay desaceleración” del consumo, alegó Reyes, evadiendo las preguntas de Confidencial

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, presentó este martes ante la Cámara de Comercio Americana (Amcham) un informe sobre la economía nacional, resaltando el “crecimiento dinámico” conseguido por séptimo año consecutivo, que en 2016 marcó 4.7%. Sin embargo, restó importancia a la abrupta caída de la cooperación venezolana, que según analistas económicos independientes ha provocado una desaceleración en el consumo desde mediados del año pasado.

Los números económicos presentados por Reyes son positivos. Explicó que el crecimiento económico de Nicaragua solo fue superado por Panamá y República Dominicana. “Centroamérica creció un promedio de 3.5% y América Latina en general decreció 1%”, comparó el funcionario.

Calificó la inflación de “estable” con 3.3% y aseguró que hubo un déficit fiscal de solo 2%. Aunque reconoció que hubo una desaceleración de 8.1% en las exportaciones, sostuvo que las zonas francas lo compensaron con un crecimiento de 8.4%.

Gran parte de esas exportaciones iban dirigidas a Venezuela, país que atraviesa una crisis política, social, humanitaria y económica. Según el Informe de Cooperación Oficial Extranjera (ICOE 2016) del BCN, la cooperación venezolana se redujo a 92.8 millones de dólares en 2016, después que entre 2010 y 2014 mantuvo una media de 500 millones anuales.

Por primera vez quedó un déficit de 100 millones de dólares entre el flujo de la cooperación y el servicio de la creciente deuda privada. Esta reducción ha provocado la intervención del Banco Central para mantener el nivel de reservas internacionales, causando la desaceleración del consumo.

El economista Néstor Avendeaño advirtiño hace unas semanas que desde mayo de 2016, el consumo promedio de bienes y servicios dejó de crecer al ritmo que llevaba hasta entonces, como consecuencia directa de la sensible disminución de la cooperación petrolera venezolana, y las políticas aplicadas por el BCN para mantener el nivel de reservas internacionales.

“Hay una disminución del saldo en córdobas en el mercado local, que provoca una desaceleración en el volumen y valor de las ventas de productos en el mercado local, y problemas en el mantenimiento de inventarios”, aseguró el economista.

Sin embargo, Reyes no quiso referirse a este tema cuando Confidencial lo consultó. “No hay desaceleración, no hay desaceleración. No voy a responder nada”, excusó el presidente del BCN, cuando terminó su ponencia ante los miembros del Amcham, la embajadora estadounidense Laura Dogu, diputados sandinistas y empresarios privados.

Aunque la reducción de la cooperación venezolana fue una preocupación expresada en el aforo, Reyes se limitó a decir “que el país siguió creciendo”. “La economía ha mostrado fortaleza”, agregó.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que está en el país también expresó su preocupación por la reducción de la cooperación venezolana.

El jefe de la misión Fernando Delgado dijo que la reducción del dinero enviado por Caracas es “una amenaza externa a la economía” nicaragüense. Venezuela deja un gran vacío que Nicaragua debe buscar cómo llenar y evitar algún impacto.

“Estos son temas que estamos comenzando a dialogar, y mientras lo hagamos no es conveniente opinar al respecto”, se excusó Reyes.

Otra de las preocupaciones del FMI es la amenaza de la ley NicaAct, que impondría sanciones económicas al país como castigo al proyecto autoritario del comandante Daniel Ortega. “Nos parece que pudiera tener implicaciones negativas”, catalogó Delgado.

No obstante, durante la reunión del BCN con la misión del FMI y este martes cuando Reyes expuso ante Amcham, evitó referirse al tema.

“Es de orden político y no nos corresponde analizar consecuencias. Mientras sea una amenaza, no lo analizaremos. No vamos a mover nuestros parámetros”, dijo el presidente del BCN.

La embajadora Dogu dijo que muchos inversionistas piensan en el impacto que tendría la NicaAct. “Pero obviamente eso no es todo, están preocupados por el Estado de Derecho, porque los inversionistas no saben si recibirán protección de las leyes”, aseveró la diplomática norteamericana.

El INSS preocupa 

El FMI alertó además sobre la crisis del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Le entidad arrancó 2017 con un déficit efectivo global de 228.6 millones de córdobas, de acuerdo a las cifras del BCN.

“Dedicaremos un papel de investigación adicional sobre el caso de la Seguridad Social”, afirmó Delgado. En cambio, Reyes aseguró que en 2016 la tasa de afiliación al INSS subió 9.8%.

Más en Economía

Send this to a friend