Nación

Paramilitares y antimotines siembran terror en Metrocentro. Denuncian detenciones arbitrarias

Brutal represión en la UNI deja dos muertos y más de 40 heridos

Ataque UNI

Mueren un estudiante y un Policía. En enfrentamiento los protestantes incendiaron fachada de Radio Ya, la PN agredió a periodistas de EFE y La Prensa



Gerardo Morales, de 24 años, herido por arma de fuego en el tórax, y Douglas Mendiolas Viales, suboficial de la Policía Nacional, ultimado de un disparo en la frente (según informe de esta institución), son las dos víctimas mortales del enfrentamiento ocurrido la mañana y tarde de este lunes, entre paramilitares, antimotines, estudiantes y ciudadanos, en las inmediaciones de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

El enfrentamiento ocurrió a las 10:00 de la mañana, veinte minutos después de que los estudiantes de la UNI anunciaron que habían tomado las instalaciones de ese recinto, argumentando indiferencia de parte de las autoridades ante las demandas que están planteando desde hace más de un mes, sin obtener respuesta. Producto del enfrentamiento también se reportan al menos 45 heridos.

AtaqueUNI
El enfrentamiento entre estudiantes y la Policía comenzó un par de horas después de que los estudiantes se tomaran el campus de la UNI. Confidencial | Carlos Herrera

Desde las instalaciones de la UCA, una delegación de Amnistía Internacional integrada por Erica Guevara y Bianca Jagger, documentó el ataque contra los estudiantes de la UNI, realizando transmisiones de video en vivo.

Los médicos del Hospital Metropolitano Vivian Pellas confirmaron a CONFIDENCIAL que recibieron cuatro heridos, dos de ellos de gravedad. Uno iba herido de bala en el abdomen; el proyectil de chibola le afectó el hígado. Mientras que el otro presentaba una herida por arma de fuego en la pierna. “Ambos delicados pero estables en sala de operaciones”, narró un doctor del Vivian Pellas.

Los doctores confirmaron que el Hospital Bautista recibió 41 heridos la tarde de este lunes producto de la represión. El 70 por ciento de los casos atendidos fue por arma de fuego. Morales falleció a eso de las siete de la noche. El suboficial Mendiolas murió casi a la misma hora, pero en el hospital Carlos Roberto Huembes, de la Policía Nacional.

Esta información fue confirmada por Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional. “Hemos documentado en vivo el ataque de las turbas sandinistas en contra de jóvenes estudiantes de la UNI”, escribió en su cuenta de tuiter.

Los estudiantes y demás ciudadanos, también denunciaron que los antimotines apresaron a varios de sus compañeros. Amigos de Erick Villareyna, bombero de 28 años, afirmaron que el joven fue detenido por antimotines esta tarde en la Puma de Metrocentro. Erick ha sido voluntario en brigadas médicas durante las protestas y estaba ayudando a los heridos de la zona.

La página de Facebook de la Librería Hispamer denunció que José Luis García, trabajador en ese lugar, al finalizar su jornada laboral fue capturado por antimotines. Todavía no se conoce su paradero.

Una batalla campal

Los estudiantes de la UNI respondieron al ataque de paramilitares desde adentro del recinto con morteros y piedras. Cuando estaban siendo desbordados por los grupos afines al Gobierno, varios conductores de taxi y motorizados, llegaron a apoyarlos.

A pedrada limpia, los conductores lograron replegar a los atacantes, quiénes según testigos, se refugiaron en Radio Ya. “Nosotros los vimos entrar, ahí están. En esa radio”, dijo un estudiante, quien fue lesionado por una bala de goma en su dedo.

Otro grupo de atacantes huyó en dirección hacia Loma de Tiscapa. Los motorizados dieron persecución a la camioneta que llevaba a los paramilitares. No perdieron su rastro y reportaron, a través de videos, que estos cruzaron el anillo de seguridad ubicado en Reparto El Carmen, donde se encuentra la Secretaria del FSLN, las oficinas de la presidencia, y la residencia del presidente Daniel Ortega.

De regreso en la UNI, los estudiantes apoyados por taxistas y motorizados, realizaron un rondín por la terminal de buses que está frente a la Universidad Centroamericana (UCA). Algunos vendedores afirmaron que los atacantes merodeaban por los alrededores.

La calma que hubo durante unos minutos, fue interrumpida por otro enfrentamiento. Esta vez los atacantes lanzaban morteros y disparaban balines desde un predio vacío que está entre la Radio Ya y la terminal de buses. Producto de este ataque, un motorizado resultó lesionado en su pie derecho.

“Médico, médico”, gritaron los estudiantes, quienes lograron ingresar al motorizado adentro del recinto para ser atendido por el cuerpo de médicos que apoya a los estudiantes universitarios.

A las 11:00 de la mañana el grupo de protestantes lanzó bombas molotov contra la Radio Ya, en menos de diez minutos, la fachada de la emisora oficialista, ardía sin control y era atacada con morteros y piedras. Los ánimos se calentaron más cuando uno de los presentes insistió que los paramilitares estaban en el techo de la radio.

Los atacantes lanzaron piedras al techo de la emisora. También arrojaron botellas alegando que había grupos de paramilitares escondidos en la emisora oficialista. “Ahí están, vamos, no los dejemos escapar”, expresó un conductor que acto seguido arrojó varias piedras a la radio.

El ataque contra Radio Ya fue condenado de forma enérgica por periodistas independientes que demandan el cese de las agresiones contra cualquier tipo de medio de comunicación

El ataque de los antimotines

Los protestantes fueron repelidos por un despliegue de decenas de antimotines, que llegaron a la zona a bordo de diez camionetas y un autobús.

Todos los manifestantes corrieron despavoridos rumbo a Enel Central. Algunos lograron refugiarse en negocios cercanos a Metrocentro. Los antimotines dispararon sin importar que los medios de comunicación estuvieran en el sitio dando cobertura al suceso.

La camioneta en que nos trasladábamos varios periodistas independientes fue atacada con bombas sonoras. Los que no lograron escapar fueron retenidos por las fuerzas especiales de la Policía Nacional.

Los antimotines también agredieron a un equipo de la Agencia EFE compuesto por el fotógrafo Jorge Torres y la camarógrafa Reneé Lucía Ramos, y a la periodista Ivette Munguía, de La Prensa.

Los periodistas, que se encontraban en cobertura, fueron sorprendidos por los agentes especiales que disparaban balines contra los manifestantes que estaban en el sector de la UCA y la UNI. Los colegas se cubrieron detrás de las llantas de un auto, sin embargo, dos agentes les exigieron que se incorporaran al grito de “¡que se levanten hijueputas!”, mientras les propinaron algunas patadas y les zarandearon.

“Mientras los policías nos gritaban con muy malos modos que nos levantáramos, a Jorge un agente le zarandeó. Yo me quedé bloqueada del susto en el suelo y uno de los agentes me propinó una patada en mi pierna izquierda hasta que reaccioné y salí corriendo”, denunció Ramos.

Aunque los periodistas mostraron sus credenciales y sus equipos gráficos a los policías, los antimotines dispararon con balas de goma en su huida hacia la gasolinera PUMA, cerca de Metrocentro.

Disparan en Metrocentro

El despliegue de los antimotines intimidó a los ciudadanos que estaban en los alrededores de la gasolinera y el centro comercial. El periodista Ismael López, de Radio Corporación, denunció que los agentes pasaron en varias camionetas disparando contra los presentes.

Cinco camionetas de doble cabina, con varios policías cada una, concentraron  un poder de fuego de más 20 Policìas y ejercieron el terror en la zona

Un video que circula en las redes sociales captó a los antimotines capturando a un ciudadano y golpeándolo mientras lo llevaban a la camioneta. El vidrio de la gasolinera PUMA fue destruido. “Fueron momentos de terror. La Policía disparaba aunque estábamos refugiándonos aquí”, expresó una ciudadana que salió atemorizada de la estación de combustible.

Los antimotines tomaron dos puntos. La rotonda de Metrocentro y la intersección entre la UCA y la UNI. Desde ese punto, pasada las doce del mediodía, las fuerzas especiales atacaban desde afuera a los estudiantes de la universidad. El doctor a cargo del puesto médico en la UNI denunció que la Policía y las fuerzas paramilitares estaban atacando con balas de plomo.

“Nos están disparando a matar, nos quieren matar. He atendido a tres personas y a las tres las hemos remitido a hospitales de referencia. Las órdenes están claras y no están respetando nada. Hacemos un llamado a la población a que nos apoyen, esta es una lucha de todos”, expresó.

Jóvenes abandonan recinto por seguridad

La represión policial continuó hasta las cinco de la tarde. Los estudiantes que inicialmente se habían tomado las instalaciones de la UNI, decidieron abandonar el recinto.

“Por nuestra seguridad y la integridad de la infraestructura de nuestra Universidad, evacuamos de inmediato las instalaciones. Agradecemos a la verdadera autoridad de este país, el pueblo, por su apoyo, pero no queremos dejarlos sin antes proclamar que la lucha sigue, la limpieza de nuestras instituciones debe ser empujada por sus miembros desde adentro, escribió el Movimiento por la Autonomía Universitaria – UNI, en su página de Facebook.

Por la noche ciudadanos de Masaya reportaron la llegada de antimotines en el sector del parque central. También denunciaron el ataque que las fuerzas especiales realizaron a los pobladores de esa ciudad.

Ministerio Público ofrece conferencia

La tarde de este lunes, el Ministerio Público emitió en una rueda de prensa dos comunicados, uno en el que condenan el daño que sufrieron sus instalaciones en Masaya, a causa de un incendio, y otro sobre el número de acusaciones, audiencias y juicios orales y públicos realizados entre desde el 01 al 25 de mayo.

En el primer texto, detallaron que las instalaciones de la Fiscalía de Masaya fueron incendiadas “intencionalmente” cerca de las 05:00 a.m. de este 28 de mayo, y que han emprendido las investigaciones correspondientes por los delitos de incendio, daños y exposición de personas al peligro.

Sin embargo, periodistas cuestionaron a Valeska López, funcionaria del Ministerio Público que leyó los informes, sobre fotografías que evidencian que todo el inmobiliario de esas oficinas había sido evacuado antes de la quema, pero ella respondió que no podían dar información al respecto.

El segundo comunicado, fue sobre la gestión del Ministerio Público donde detallan que se presentaron 774 acusaciones, 259 de ellas corresponden a delitos graves y 515 a menos graves.

Según el informe, los delitos graves de mayor incidencia en estos 25 días, corresponden a “delitos que atentan contra la vida, la integridad de las personas, robo en todas sus manifestaciones y los relacionados a posesión y tenencia de drogas”.

Valeska López destacó que se realizaron 1,182 audiencias y 1,146 juicios orales y públicos a nivel nacional, de los cuales el 70% se efectuó en juzgados de distritos por delitos relacionados a homicidios, asesinatos, violaciones, robos agravados y transporte de droga. Sin embargo, el comunicado no menciona, en ninguno de sus apartados, el número de casos de asesinatos enmarcados en las protestas.

Después de dos preguntas a las que no pudo responder, Valeska López dio por terminada la rueda de prensa.