ad-751x93
ad-200x90
Nación

INETER asegura que la caída de granizo es producto de una transición de la temporada seca a lluviosa

Cae granizo en Jinotega

Granizo

Centro Humboldt: fenómeno pudo ser provocado por un cambio atípico atmosférico, provocado por el cambio climático



Pobladores de Jinotega compartieron en sus redes sociales imágenes y videos de una fuerte lluvia acompañada de granizo, que cayó la tarde de este martes en esa zona.

Los ciudadanos escribieron en sus cuentas de Facebook y Twitter, que el granizo era semejante a cubos de hielo y que los fuertes vientos provocaron interrupciones en el sistema eléctrico de algunas comunidades.

Salvadora Martínez, meteoróloga del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), explicó en una radio oficialista que la situación en el norte del país era pasajera, y que actualmente Nicaragua tiene una transición de la temporada seca a lluviosa.

“Las lluvias van acompañadas de tormentas eléctricas, lo cual puede provocar caída de granizo, tal como pasó en Jinotega”, aseguró la especialista.

Sin embargo, Agustín Moreira, Agrometeorólogo del Centro Humboldt, explicó que la lluvia acompañada de granizo es causada por un cambio atípico atmosférico, provocado por el cambio climático.

Moreira agregó que este fenómeno anómalo provocará en las próximas horas que en la zona central y del Pacífico haya nubosidad y precipitaciones en buena parte del territorio nacional.

El experto del Centro Humboldt afirmó que el país todavía no ha entrado al período de transición de la estación seca a lluviosa, y agregó que las primeras lluvias del año se esperaban en la primera o segunda semana del mes de mayo.

“Los fenómenos del Niño y la Niña, sumado a los efectos del cambio climático, son los causantes de este fenómeno atípico. Antes no hablábamos de esto y las lluvias empezaban en la tercera semana de mayo. Ahora es distinto”, recalcó argumentando que el granizo es algo inusual en la zona norte del país.

El Centro Humboldt también tuvo registros de fuertes lluvias en Jalapa, Mozonte, El Cuá, Waslala, Muy Muy, y algunas zonas del Atlántico Sur del país.