Nación

En época de "vacas flacas", estalla crisis en financiera de la cooperación venezolana

Cae Manuel Aburto, gerente de Caruna

Caruna

Lo sustituye Óscar Cruz, funcionario de confianza de la presidencia.



El gerente general de la Caja Rural Nacional (Caruna), Manuel Aburto, fue destituido de su cargo esta semana, según informaron trabajadores ligados a la empresa.

Aburto tenía alrededor de 25 años al frente de la institución financiera, que en la última década canalizó de forma privada un fondo millonario de la cooperación estatal venezolana

El reemplazo de Aburto será, según lo relatado por los trabajadores, Óscar Cruz, un funcionario de confianza del presidente Daniel Ortega y de la vicepresidenta Rosario Murillo.

Desde hace dos años, Caruna empezó a sufrir los efectos de la época de ¨vacas flacas¨ de la cooperación venezolana, al disminuirse drásticamente el fondo que en su mejor período llegó a promediar más de 500 millones de dólares al año.

Lea también: La deuda: de Caruna a Albanisa

Fuentes vinculadas a Caruna, atribuyen la destitución de Aburto a la “pésima administración” de los recursos financieros de la empresa,

Confidencial intentó comunicarse con Aburto, sin embargo, su teléfono celular salía apagado. Llamamos a Caruna, no obstante, la recepcionista no contestó la pregunta.

En febrero de 2017 la administración de Daniel Ortega asumió una serie de deudas de instituciones del Estado con diversos prestamistas, entre los que destacaban Caruna.

La admisión, contenida en un documento de 253 páginas denominado “Informe del presidente al pueblo y la Asamblea Nacional gestión 2016” parecía cumplir una de las más frecuentes advertencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), que alertó una y otra vez en contra de la posibilidad que el Tesoro Público tuviera que asumir las deudas con Caruna.

Le puede interesar: Gobierno admite deuda pública con Caruna

Aunque no en todos los casos se mencionan los montos adeudados, aquellos en los que sí, superan los 922 millones de córdobas.

La administración Ortega también informó de su decisión de incorporar y registrar como deuda pública interna, un monto de 22.4 millones de córdobas que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), debe al Banco Corporativo, una entidad privada cuyo principal accionista es la empresa binacional Albanisa.