Nación

OIM analizará propuesta, pero niegan participación confirmada por el régimen

Califican de “engañoso” el plan del régimen para el retorno de exiliados

Alianza Cívica asegura que se necesitan garantes internacionales, muestras de voluntad reales y no campañas "infructuosas" de la dictadura



La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia afirma que el retorno de exiliados propuesto por el régimen de Daniel Ortega es “engañoso”, debido a que en este momento no existen las condiciones para el retorno.

“Es engañoso, porque los exiliados no pueden regresar a un país donde los derechos ciudadanos están suspendidos, lo que no satisface el problema de seguridad que los obligó a salir del país”, dijo a periodistas el integrante de esa organización, José Pallais.

La dictadura divulgó el denominado “Programa sobre el Retorno Voluntario Asistido”, cuyo objetivo es promover el regreso de  miles de personas que se fueron al exilio desde abril de 2018, huyendo del desempleo y la persecución política.

En el comunicado, informan que con la aprobación e implementación de este programa se “garantizará el retorno voluntario asistido de los hermanos nicaragüenses en el exterior, asegurando que sean recibidos con fraternidad, cordialidad y solidaridad”.

Sin embargo, la Alianza Cívica respondió en un comunicado en el que reafirma que “resulta infructuoso que el Gobierno continúe con campañas estériles y engañosas, y que lo que corresponde, es que muestre su verdadera voluntad con la liberación de todos los presos políticos, el restablecimiento pleno de todas los derechos y garantías ciudadanas vigentes en nuestra Constitución Política”.

Señalan que el programa ofrecido por Ortega “es una decisión unilateral” que no se responde con los acuerdos porque siguen esperando respuesta sobre una serie de planteamientos que incluyen la incorporación de la figura de un “garante internacional aceptable para ambas partes”.

“La falta de seguridad en Nicaragua solo puede suplirse con un garante internacional que vele por la defensa y protección de aquellos que se han visto obligados a abandonar el país”, exige la Alianza Cívica en su comunicado.

OIM estudiará apoyo

La Oficina Regional de la Organización Internacional para las Migraciones para Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (OIM) aclaró mediante un comunicado que no existe un acuerdo para apoyar el programa de retorno voluntario, como lo hacía creer el comunicado del régimen de Ortega.

“OIM recibió una solicitud formal del Gobierno de Nicaragua a través de una carta enviada donde se nos pide apoyar un Programa de retorno voluntario asistido de los nicaragüenses en el exterior. La oficina de OIM en Nicaragua aceptó analizar la propuesta del Gobierno y estudiar el programa una vez se conozcan los detalles de este”, detalló el organismo de Naciones Unidas.

Además precisan que esperan “poder cooperar con el retorno voluntario, digno y seguro de los migrantes nicaragüenses, en el marco de un trabajo concertado con todos los sectores de la sociedad de Nicaragua, incluyendo naturalmente al gobierno, pero también a las organizaciones de la sociedad civil y a otros actores clave interesados”.

“Este Programa cuenta con el apoyo y asistencia técnica de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), quien solicitará la cooperación de la Comunidad Internacional”, aseguraba el comunicado oficial del régimen.

La OIM reitera que este tipo de programas se debe realizar en apego al respeto de los derechos humanos y que el retorno voluntario se basa “en la decisión libre y sólidamente informada de los propios migrantes que solicitan apoyo para retornar a su país de origen”.

No creen en voluntad de la dictadura

Azahálea Solís, integrante de la Alianza Cívica, criticó el programa ofrecido por la dictadura porque no hay condiciones mínimas para el regreso de miles de exiliados.

“La dictadura se autoaprueba un acuerdo y quiere que exiliados regresen confiando en la ‘buena’ voluntad del Gobierno, cuya represión los llevó al exilio. Y además no quiere garante internacional”, insistió Solís.

“Ortega y (la vicepresidenta Rosario) Murillo pretenden engañarnos con su falsa preocupación por los exiliados. No hay garantías de derechos humanos para quienes estamos en Nicaragua, mucho menos para quienes quieran retornar”, dijo el estudiante Max Jerez, miembro de la Alianza.

Exigen garantías

La líder campesina Francisca Ramírez exigió al presidente Daniel Ortega garantías para volver a Nicaragua porque nadie le podrá tomar la palabra mientras no brinde “las condiciones essenciales” para un retorno seguro.

“Cuando Daniel Ortega realmente garantice que ya está la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), que hay libertad total para los presos políticos, que hay el desarme de los paramilitares, y que realmente hay movilización libre del pueblo de Nicaragua, entonces podremos decir que hay garantías”, dijo Ramírez, en un mensaje emitido en video.

“Mientras no se haga, esos (son) solo papeles firmados, el pueblo no creemos, porque sabemos que son astutos (el Gobierno), y que siempre tratan de engañar al mundo, a la comunidad internacional, para mandar un mensaje (de que) todo está normal”, agregó.