Nación

"Evitamos la violencia en Nicaragua, no hubo derramamiento de sangre", dicen

Campesinos: “Vamos a seguir la lucha”

Marcha campesina

El Consejo Nacional ha recopilado 47 denuncias sobre violaciones a sus derechos durante la marcha a Managua



El Consejo Nacional en Defensa de Nuestra Tierra, Lago y Soberanía presentará una denuncia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para señalar las violaciones, impedimentos y actos de intimidación de la que fueron víctimas en la marcha del martes 27 de octubre.

El coordinador del Consejo, Octavio Ortega, aseguró que han recopilado 47 denuncias de campesinos sobre las violaciones durante el trayecto: siete heridos, más de veinte camiones con llantas pochadas producto de “miguelitos”, más de tres tranques en las comunidades y amenazas con fúsiles AK y pistolas.

“Los obstáculos del Gobierno, desde el hecho de no usar un bus. La heroicidad de nuestros hermanos campesinos es lo primero que nosotros resaltamos para evitar la violencia”, agregó.

Los campesinos seguirán con las marchas en contra del proyecto canalero y la derogación de la Ley 840 (ley del gran canal), y anunciaron que dentro de quince días realizarán una misa campal en agradecimiento a que no hubo derramamiento de sangre y muerte en la protesta, a pesar de la represión que ejerció la Policía durante dos días.

“Nosotros no hemos querido que en Nicaragua se reeditara la historia sangrienta. Hemos sido reconocidos por la mayoría de las organizaciones y del mundo de que evitamos una violencia en Nicaragua. Actuamos de manera prudente”, señaló.

Los miembros del Consejo responsabilizan al Gobierno por cualquier acción en su contra y afirman que fue su responsabilidad no acceder a la provocación de las fuerzas policiales. “El ejemplo que pasó en la rotonda de Bello Horizonte donde hubo balazos y los policías se separaron para darle paso a los motorizados”, dijo Ortega.

Afirmó que recolectarán cinco mil firmas para que la Ley 840 sea derogada, como parte de las acciones cívicas que la organización pretende realizar. “Vamos a tener un plan de trabajo en todos los territorios de Nicaragua. Nosotros sabemos que la lucha nuestra tiene que ser digna”.

Francisca Ramírez, vicecoordinadora del Consejo, dijo que su movimiento es pacífico y cívico. “Sentimos un gran éxito de venir a la capital, a pesar de los obstáculos y el recibimiento en Managua. Miramos a algunos antimotines con lágrimas cuando nos estaban reprimiendo, ya que sentían que era justa la lucha”, agregó.

Ramírez aseguró que el éxito fue romper las barreras que interpuso el Gobierno y llegar a Managua. “Miramos la alegría de la gente cuando nos saludaba. Vamos a seguir la lucha, vamos a seguir adelante. No nos vamos a dejar amedrentar a pesar de tanta represión”, concluyó.

La líder anti ley canalera dijo que el Gobierno dispuso todas las condiciones para que hubiera derramamiento de sangre: los policías nos sacaron armas, amenazaron y no retuvieron. “Preferimos morir que dar nuestras tierras. El Gobierno tomó la decisión de hacer una ley sin consultarla, violándonos todos los derecho”, remarcó.

Para Ramírez las 53 marchas contra el canal han consolidado y unificado el campesinado además que han tenido “gran aceptación en todas las comunidades”.

Javier Carmona, líder del municipio de San Miguelito, dijo que su objetivo es que Nicaragua entera y el mundo se den cuenta de las violaciones que comete el Gobierno en su contra.

“Desde lo profundo de la montaña, cada uno de los campesinos asumió el precio de un camión para llegar a Managua. Ese campesinado con el sudor de su trabajo vendió cuajadas, leche, guineos, para poder venir y protestar”.

“Ortega puso en riesgo la paz social”

La abogada ambientalista Mónica López Baltodano, calificó la movilización campesina como “la marcha más importante que se ha producido en los últimos diez años en el país”.

¨Se sometió a toda la caravana, a un viacrucis campesino en el que prácticamente se vivió un estado de sitio, donde ellos no tenían derecho a la movilización, no tenían derecho a la integridad física, no tenían derecho a expresar sus opiniones”, dijo López Baltodano en el programa Esta Noche

Por su parte, la dirigente del MRS dijo que con esta protesta los campesinos lograron “quebrar el esquema que tenía planteado este régimen”, que bloqueó todo el trayecto de la caravana desde que salieron de las profundidades del país, hasta el bloqueo policial en los semáforos de El Nuevo Diario y el estado de sitio impuesto en las principales vías de Managua.

Barahona también destacó el éxito de los campesinos que lograron manifestarse pacíficamente pese a “las provocaciones” del gobierno y sus fuerzas policiales.

“Se logró una movilización pacífica, donde los protagonistas fueron los campesinos y campesinas”, dijo la dirigente de los renovadores sandinistas, quien además destacó la diversidad de gente que esperó a los campesinos el martes el mediodía, en las inmediaciones de carretera norte.

Resaltó que el movimiento de los campesinos es autónomo de cualquier partido político, aunque en la movilización había ciudadanos de todas las corrientes ideológicas que han estado contra la ley canalera desde su aprobación en 2013 y que se “solidarizan con los campesinos en rechazo de esa ley vende patria”.

Evitaron baño de sangre que quería el gobierno

Los campesinos que entraron a Managua aproximadamente a la una de la tarde decidieron regresar a sus municipios y evitar enfrentamientos con la policía y con las fuerzas parapoliciales del gobierno porque “no venían a Managua a matar gente o a que hubiera heridos. Ellos venían a Managua a una manifestación cívica, la número 53. Un esfuerzo descomunal, y no se dejaron provocar”, dijo Mónica López.

“Fue una decisión coherente que tomaron los dirigentes del Consejo (en defensa de la tierra, lago y soberanía), porque el gobierno quería que hubiera un baño de sangre, que la gente tuviera miedo, que nunca más se volviera a movilizar nadie, y los campesinos le rompieron totalmente el esquema represivo”, dijo la abogada López, quien además celebró que los campesinos hayan cambiado el rumbo de su marcha.

López Baltodano ha seguido de cerca y ha apoyado a los campesinos de Nueva Guinea, San Miguelito y Rivas en su lucha por defender la Tierra, y según dijo “Managua tiene que prepararse porque los campesinos van a volver”, advirtiendo así que en los próximos meses continuará la protesta del movimiento anticanal para defender sus propiedades, que pretenden ser expropiadas al amparo del artículo 12 de la ley aprobada por el gobierno para la construcción de la mega obra.

La joven ambientalista lamentó que en más de dos años de protestas de los campesinos cuando se han producido 53 movilizaciones masivas, ni el gobierno ni la concesionara china HKND no haya establecida ninguna vía de diálogo con quienes se supone serán los afectados directos con la expropiación de tierras.

“Lo único que ellos han hecho es imponerse a través de la fuerza. El gobierno despliega la intimidación y la represión, haciendo uso de mecanismos de terror, de inteligencia, policías, antimotines, motorizados, grupos de choque”, dijo López, con lo que interpretó que el comandante Daniel Ortega “lo que le está diciendo al país es que está dispuestos a poner en riesgo la paz social para impedir cualquier tipo de movilización en Nicaragua. Es que hay una determinación de este régimen de someter al país a una nueva crisis”, denunció la activista.