Nación

Policía y canciller lo acusan, sin pruebas, de terrorismo y asesinato de policías en Morrito

Capturan a líder campesino Medardo Mairena

Medardo Mairena

Líder campesino, delegado ante el Diálogo Nacional, viajaba a EE.UU. cuando fue detenido. Alianza Cívica exige su liberación



Medardo Mairena, coordinador del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía, fue capturado al mediodía de este viernes en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en Managua, y trasladado a las celdas de El Chipote. El líder campesino es acusado a priori de terrorismo y el asesinato de cuatro policías, ocurrido la tarde del jueves en el municipio de Morrito, del departamento de Río San Juan.

“La Policía Nacional informa que hoy viernes 13 de julio de 2018, fue capturado… Medardo Mairena Sequeira, cuando pretendía huir del país”, dijo un comunicado oficial, mientras el canciller Denis Moncada, durante la sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), culpó a Mairena, sin ofrecer ninguna prueba, “de la masacre de Morrito”, aunque dijo que sería juzgado “por los delitos de que sea responsable cuando lo investiguen las autoridades correspondientes”.

Alfredo Mairena, hermano de Medardo, dijo que su hermano fue detenido de forma ilegal en el Aeropuerto, sin que se dieran explicaciones del por qué de su detención. Aseguró que Medardo viajaría esta tarde a Los Ángeles, Estados Unidos, donde había sido invitado a una reunión de solidaridad con el movimiento campesino.

Colección de epítetos contra dirigente campesino

El comunicado de la Policía es una colección de epítetos en contra del dirigente campesino, a quien se refieren como “este sujeto”, “este criminal”, y “el terrorista”, asegurando que él “organizó y ordenó el ataque a la Delegación de Policía y oficinas de la Alcaldía en municipio Morrito, departamento de Río San Juan”, “en el que además fueron lesionados cinco trabajadores de la municipalidad y secuestrados nueve compañeros policías”.

Un video subido a las redes sociales por el Movimiento Campesino muestra a esos policías mientras reciben atención médica y expresan que los disparos provinieron del interior de la Alcaldía.

“Este criminal es uno de los cabecillas de la organización e instalación de los tranques en todo el territorio nacional, desde donde terroristas encapuchados con armas de fuego azotaban a los pobladores” dijo el canciller Moncada, citando también la nota de prensa de la Policía, que no identifica a los otros supuestos “cabecillas”.

Los tranques fueron instalados en todo el país por el movimiento campesino, estudiantes y ciudadanos autoconvocados en repuesta a la brutal represión del Gobierno de Daniel Ortega en contra de las protestas que exigen su salida del poder, tras más de una década de Gobierno.

“El terrorista Medardo Mairena Sequeira será investigado y luego remitido a la orden de las autoridades competentes para que responda por todos los crímenes cometidos”, cierra el comunicado, que culpa al dirigente campesino, desechando su derecho de presunción de inocencia.

La Alianza Cívica, intregrada por estudiantes, sociedad civil y sector privado, en una conferencia de prensa, el 7 de julio. Carlos Herrera | Confidencial
La Alianza Cívica, intregrada por estudiantes, sociedad civil y sector privado, en una conferencia de prensa, el 7 de julio. Carlos Herrera | Confidencial

Representantes de la Alianza Cívica, de la que Mairena forma parte, se movilizaron la tarde del viernes a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial –conocidas popularmente como El Chipote– para exigir información a la Policía.

Azahalea Solís, representante de la sociedad civil en la Alianza, calificó de “acción abusiva y violatoria del Estado de Derecho, además de una violación al derecho básico de presunción de inocencia” la detención ilegal de Mairena. Solís, abogada constitucionalista, dijo que el encarcelamiento del líder campesino es un “chantaje” de Ortega a los miembros de la Alianza que negocian una salida pacífica a la profunda crisis que vive el país.

“Daniel Ortega nos quiere llevar al enfrentamiento armado, él no quiere solucionar esta situación que provocó de forma cívica”, advirtió Solís.

En las afueras de El Chipote también estaba José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), quien calificó como “amenaza” para todos los miembros de la Alianza el encarcelamiento ilegal de Mairena. “No nos van a detener en la negociación”, dijo Aguerri. “La detención de Medardo es un tema que estará encima de la mesa (del diálogo), pero vamos a seguir luchando por el cese a la represión”, agregó.

Al final de la tarde del viernes,  los familiares y amigos de Mairena seguían esperando información sobre el paradero del líder campesino. Ellos se unen a las decenas de madres que desde hace varias semanas esperan a las afueras de esa prisión –denunciada como centro de tortura– información sobre sus hijos ilegalmente apresados.

El líder campesino ya había sido detenido en septiembre de 2017, cuando regresaba de un viaje personal a Costa Rica, aunque en esa ocasión no se emitió ningún comunicado o nota de la Policía. Mairena relató entonces que fue secuestrado y luego liberado en el sector de Nueva Guinea, 48 horas después.

José Pallais, abogado y exdiputado liberal, consideró que “es totalmente injusto lo que le están haciendo. Él ni siquiera estaba presente en Morrito, y todos vimos que los mismos policías dijeron que quienes les dispararon fueron sus propios compañeros”.

“Ese arresto obedece a una política de persecución contra los miembros del Diálogo Nacional, porque también buscaron a Sandra Ramos en su propia casa, pero no la encontraron, lo que muestra que Ortega no está interesado en seguir dialogando”, aseguró.