Confidencial

Caravana policial intimida y acosa plantones ciudadanos

Un grupo de médicos y ciudadanos se plantaron este domingo en la Rotonda Rubén Darío, en Managua, para protestar por las detenciones ilegales de colegas médicos y estudiantes universitarios ocurridas este sábado, cuando el régimen de Daniel Ortega realizó una redada que dejó, al menos, 32 ciudadanos apresados. Durante todo el tiempo que la manifestación duró, una caravana de camionetas cargadas de antimotines de la Policía Nacional intimidó  la actividad de forma constante.

La mayoría de los oficiales se limitaban a llevar sus fusiles en las camionetas, pero otros hacían gestos de burlas o le gritaban improperios a los manifestantes. “¡Asesinos, asesinos!”, le respondían los ciudadanos a la caravana, que también se paseó frente al plantón que las madres y familiares de los presos políticos mantenían en la Universidad Centroamericana (UCA).

Un contingente de antimotines fue dispuesto cerca de la Pizza Hut situada frente a la Catedral Metropolitana desde que empezó la protesta de los médicos. Ataviados en sus batas y alzando sus estetoscopios, los médicos exigían la liberación de los doctores José Antonio Vasquez y Francisco Ortega, quienes fueron capturados por sujetos armados este sábado en sector de Carretera Masaya, cuando salían de una cafetería.

Uno de los oficiales motorizados que resguardaban la caravana de antimotines hacía gestos de burla a los manifestantes. Carlos Herrera | Confidencial

“Después del intento de caravana que se realizó, y que iba con rumbo a Granada, ellos fueron arrestados ilegalmente. Todo esto sucede por el intento del gobierno de criminalizarnos porque muchos médicos atendieron heridos en clínicas privadas y clandestinas. Como médicos solo cumplimos nuestro deber de ser solidarios y preservar la salud”, dijo el doctor José Luis Borgen Rayo, cirujano general y especialista en urología, transplante renal y oncología.

El plantón en Managua fue convocado por “Médicos Unidos por Nicaragua (MUN), quienes muchos de sus integrantes trabajan para el Ministerio de Salud. “Tenemos el deber y el compromiso de atender sin exclusiones a todos los pacientes que nos necesiten”, afirman los médicos en un comunicado emitido este domingo.

Los doctores respondieron así, también, a la oleada de despidos que han sufrido a manos del régimen, que tomó represalias contra aquellos especialistas que mantuvieron firme su compromiso con su juramento hipocrático. “Nos corren y ahora nos echan presos” fustigó Borgen Rayo.

“El ser trabajadores de Estado no significa que somos empleados del presidente o de un partido político. Nos debemos a lo que manda la Constitución del Pueblo, estamos sometidos a la ley que garantiza como un derecho constitucional de todos los nicaragüenses el derecho a la salud”, plantea el comunicado del MUN. “Nuestros salarios no salen de los bolsillos del presidente o sus ministros sino de los impuestos que pagan todos los nicaragüenses”, agregaron.

Carlos Herrera | Confidencial

Los médicos en la protesta hicieron un llamado a sus colegas a no convertirse en lo que ellos han denominado “sicarios de la salud”. Por lo tanto, los exhortaron a no cumplir las órdenes políticas de no atender a aquellos pacientes contrarios ideológicamente al gobierno de Ortega y Rosario Murillo.

Mientras la protesta transcurría, la Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia (CUDJ) informó que los médicos  José Antonio Vasquez y Francisco Ortega fueron liberados. Sin embargo, quedaron arrestados otras personas, entre ellas los estudiantes detenidos este sábado en León.

El plantón ciudadano duró más de dos horas y terminó pasado el mediodía día. Aparte de la intimidación policial, motorizados del gobierno pasaron cerca de la Rotonda Rubén Darío intentando provocar a los ciudadanos.

Los médicos y ciudadanos se dirigieron al plantón de los familiares de los presos políticos en la UCA. La ex guerrillera sandinista, Mónica Baltodano, denunció que su vehículo fue seguido por simpatizantes del gobierno de Ortega al finalizar el plantón de los médicos. Sin embargo, el incidente no pasó a más.

Meseni intenta ver a presos políticos

Más temprano, familiares Yaritza Mairena, estudiante de la CUDJ, que fue detenida el sábado en León, intentaron llegar las celdas de El Chipote para saber sobre el estado de la joven. Sin embargo, fueron intimidados por simpatizantes del gobierno que rodeaban las celdas, denunció el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Familiares de los presos políticos, universitarios y miembros de la Alianza Cívica realizaron una oración por la liberación de los detenidos. Carlos Herrera | Confidencial

Junto a los miembros de la CUDJ fue apresada la documentalista brasileña-estadounidense Emilia Mello, quien viajaba con los estudiantes hacia la ciudad Granada. La documentalista posteriormente fue llevada a la sede de la Dirección de Migración y Extranjería, donde, según la versión que ofrecieron las autoridades a los detenidos, será deportada.

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) , el brasileño Paulo Abrão, confirmó a través de Twitter que Mello fue trasladada del centro de detención a Migración, donde sería expulsada este domingo.

Los integrantes del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la CIDH y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) llegaron esta mañana a El Chipote “para conocer la situación de las personas privadas de libertad”. “La CIDH exige al Estado respetar libertad de expresión y derecho a la protesta”, instó el organismo interamericano.

Mientras que en la ciudad de León, los familiares de los tres universitarios detenidos denunciaron su encarcelamiento “ilegal” y “maltrato”.

La madre de Byron Estrada, quien compareció en conferencia de prensa junto a familiares de Luis Quiroz y Nahiroby Olivas, también detenidos, dijo que a su hijo “ayer lo agarraron como cualquier terrorista”.

“A Byron lo golpearon, le apuntaron con un AK-47 cuando lo iban a agarrar. Él está golpeado, dicen que le quebraron la nariz y yo como madre les digo que vivo se lo llevaron y vivo lo queremos, y acuso públicamente al Gobierno de Nicaragua, a Daniel Ortega Saavedra y Rosario Murillo”, insistió la madre.

La madre de Nahiroby Olivas explicó que su hijo “solo quiere su patria con democracia, quiere su patria libre y autonomía universitaria, que es por lo que luchaba pacíficamente y por eso lo detuvieron”.

El representante de Luis Quiroz, quien, igual que las madres de Estrada y Olivas no brindó su identidad, explicó que el estudiante “nunca dijo que no a la lucha, a participar en toda acción en contra de esta dictadura de manera civilizada como la ley lo marca”.

”Sabemos que fue golpeado, lo llevaron encapuchado. El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, oficialista) anduvo celebrando la captura de ellos como un gran triunfo. Son jóvenes nada más que luchan por sus derechos y no los dejan en paz. Vivos se los llevaron y vivos los queremos”, explicó el portavoz de la familia de Quiroz.

Los comparecientes denunciaron, además, las detenciones en la misma localidad de Levis Rugama, Yaritza Mairena y Victoria Obando, de quienes aseguraron que también “están en El Chipote”, como es conocida la Dirección de Auxilio Judicial, espacio usado durante las protestas para llevar a los detenidos.