Nación

Procesión con Jesús Sacramentado saldrá del colegio Cristo Rey, en Managua, a la una de la tarde

Cardenal Brenes llama a procesión y misa del primero de enero

Será la primera actividad multitudinaria desde que la Policía Nacional prohibiera las manifestaciones, en octubre pasado



El cardenal Leopoldo Brenes invitó a los católicos de Nicaragua a participar en la tradicional procesión del primero de enero, pese a la crisis sociopolítica que atraviesa el país y que ha dejado 325 muertos, según el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Hagamos el esfuerzo por participar este primero de enero en la procesión con Jesús Sacramentado saliendo como cada año del colegio Cristo Rey en Managua a la una de la tarde. Al llegar a la catedral celebraremos la santa misa”, dijo Brenes a través de una carta dirigida a los sacerdotes de la Arquidiócesis de Managua, Masaya y Carazo.

El cardenal consideró que a pesar de que el 2018 estuvo “marcado por una crisis política, con efectos diversos”, el clero debe animar a los fieles a participar en esa procesión y de esta forma “difundamos el mensaje del Papa”, el cual exhorta a motivar especialmente a los laicos comprometidos en el ámbito social, a trabajar para que la buena política esté al servicio de la paz.

“Al concluir un año marcado por una crisis política, con efectos diversos, renuevo mi llamado de acompañar y animar a nuestros fieles, tomándonos de la mano del señor y de su santísima madre para no perder la esperanza y la fe”, refiere la carta de Brenes.

Primera movilización desde noviembre

Desde mediados de noviembre, la Policía Nacional ha prohibido las últimas movilizaciones callejeras bajo el argumento que “no autoriza ni autorizará movilizaciones a personas, asociaciones o movimientos, que participaron y están siendo investigados por sus acciones en el fallido intento de golpe de Estado”, como llaman las autoridades a las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

El pasado 4 de diciembre, el mandatario acusó a “algunos” obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua de formar parte de “las fuerzas golpistas” y de “sumarse alegremente al golpe terrorista y criminal” que, a su juicio, intentó derrocarlo durante las protestas.

El 28 de abril miles de ciudadanos participaron en una peregrinación en Managua convocada por la iglesia Católica para orar por los muertos en las protestas en el país. La misa en esa oportunidad fue oficiada por el cardenal Brenes en la catedral de Managua.

La caminata, convocada a las dos de la tarde, partió desde tres puntos de la capital. A la Rotonda El Periodista, Colegio Teresiano y Rotonda Cristo Rey, llegaron los nicaragüenses en buses, carros y a pie. Párrocos consultados por CONFIDENCIAL, afirmaron que la cantidad de personas reunidas en el atrio y terrenos que rodean la Catedral, fue mucho mayor a la que se consigue en un Viernes Santo o en cualquier otra gran solemnidad. “Hay gente que ni siquiera pudo entrar”, confirmó uno de ellos.