Nación

“La Policía sabía que estaban allanando los medios de comunicación y no a CINCO”

Carlos F. Chamorro: “Fue un asalto dirigido”

Carlos F. Chamorro

Director de Confidencial y Esta Semana exige el regreso de los equipos robados y sostiene que asalto "no fue una equivocación"



El asalto a las oficinas de los medios de comunicación Confidencial, Niú, Esta Semana y Esta Noche, hecho por la Policía Nacional leal a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, “fue un ataque dirigido” contra estos medios de comunicación, porque “la Policía sabía que estaban allanando los medios y no al Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO)”, denunció el periodista Carlos F. Chamoro, director de estos medios de comunicación.

“No hubo equivocación, fue un asalto dirigido”, reiteró Chamorro, tras explicar que no hay ninguna relación entre los medios de comunicación y la organización no gubernamental CINCO, a la que la aplanadora orteguista en la Asamblea Nacional le canceló su personería jurídica el jueves, junto a otras cuatro organizaciones, sumando un total de nueve ONG canceladas en menos de quince días.

Policía orteguista asalta Redacción de Confidencial

“Entraron como delincuentes. En eso en lo que el dictador Daniel Ortega ha convertido a la Policía Nacional”, afirmó Chamorro, tras relatar que el portón principal y las cerraduras de las diferentes oficinas fueron forzadas con violencia para sustraer equipos de computación y diversos documentos, incluyendo equipos de producción y edición de las redacciones de estos medios de comunicación e información contable.

Las oficinas fueron asaltadas ilegal y violentamente por oficiales de la Policía Nacional entre la medianoche del jueves y la madrugada de este viernes.

Personal de seguridad relató que cerca de las 10:30 de la noche un vehículo con civiles se acercó a las instalaciones y preguntó por las oficinas de CINCO. Los guardas aclararon que las oficinas de la organización están ubicadas en otro domicilio, y que en el edificio únicamente funcionan las oficinas de los medios de comunicación. Sin embargo, media hora más tarde regresaron con varios vehículos y policías a asaltar las instalaciones.

Equipos de computación de la Redacción de CONFIDENCIAL fueron sustraídos ilegalmente, en un acto que el director Carlos Fernando Chamorro, calificó como un ataque directo a la libertad de expresión, que ha sufrido el asedio permanente del régimen orteguista, incrementado en los últimos meses en el contexto de la represión oficial que desde el 19 de abril suma 325 muertos, miles de heridos, decenas de desaparecidos y más de 600 presos políticos.

Además, sostiene que hay una violación a libertad de empresa, pues los medios de comunicación pertenecen a dos empresas privadas y también fueron asaltadas las oficinas de la consultora CABAL, propiedad de Desirée Elizondo, esposa de Chamorro.

Condena unánime

Organizaciones internacionales de derechos humanos, periodistas nacionales e internacionales, organizaciones por la libertad de prensa y representantes del sector privado nicaragüense se pronunciaron en condena al asalto a las instalaciones de estos medios de comunicación y el allanamiento a cuatro organizaciones sin fines de lucro ocurridas de manera simultánea: el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la Fundación Popol Na, Fundación del Río y el Instituto de Liderazgo de Las Segovias. También las instalaciones del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) fueron allanadas la mañana del viernes.

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, de la cual la empresa productora de Confidencial (Invermedia) es meimbro) exigió el respeto a la propiedad privada y el derecho de asociación.

El Consejo Superior de la Empresa Privada aseguró que “rafirmamos el llamado para buscar soluciones que garanticen la estabilidad social, política y económica del país, al tiempo que exigimos el cese del Estado Policial y el respeto a las garantías y derechos constitucionales de todos los nicaragüenses”.

Chamorro valoró que el asalto a las redacciones de Confidencial, Niú y Esta Semana no es lo más grave en el incremento al brutal asedio a la prensa independiente en Nicaragua, que cuenta en su récord con el asesinato del periodista blufileño Ángel Gahona, el 21 de abril; el incendio a las instalaciones de Radio Darío en León, y el hostigamiento, persecución, encarcelamientos, golpizas y amenazas de muerte en contra de otros periodistas y directores de medios de comunicación.

Además recordó que previo a esta estapa, la dictadura de Ortega y Murillo perpetró una masacre contra el pueblo de Nicaragua, que suma 325 muertos; y además ha impuesto un estado de excepción, prohibiendo la movilización ciudadana y estableciendo una persecución política que ha encarcelado a más de 600 líderes y ciudadanos.

“Este golpe no es cuánto perdemos (por el robo de equipos), pero sí ellos creían que con esto detendremos nuestra labor de denuncia, ya fracasaron desde el momento en que esto se está denunciando por diferentes vías”, indicó Chamorro.

Aunque la edición impresa de la revista semanal no podrá llegar a los suscriptores esta fin de semana, Chamorro garantizó que los programas de televisión Esta Noche y Esta Semana se mantendrán al aire, así como el sitio web de Confidencial.

“Nosotros vamos a seguir. La dictadura de Ortega y Murillo tienen sus días contados y lo único que están haciendo es hundiendo al país”, aseguró Chamorro.

Según el periodista y director de Confidencial y Esta Semana, Ortega ya no gobierna, simplemente manda y la orden de asaltar las oficinas de organizaciones no gubernamentales y de estos medios de comunicación “es una expresión mayúscula de su derrota política”.

La organización PEN Nicaragua también denunció a nivel mundial el asalto a las instalaciones de los medios, que califica de un ataque directo al periodista Carlos Fernando Chamorro.

“Usando la cancelación de la personería jurídica del Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO) que en años pasados funcionó en el edificio donde están las oficinas de Chamorro, la Policía despojó de sus bienes a estos medios que no tienen ninguna vinculación con la ONG cuya personería fue cancelada”, detalló la organización, presidida por la escritora y poeta Gioconda Belli.

“PEN Nicaragua condena esta brutal y absolutamente ilegal acción contra las instalaciones y bienes de los programas Esta Semana, Esta Noche y Confidencial, y demanda a las autoridades la inmediata devolución de sus medios de trabajo y la indemnización por los daños causados”, añadió.

Además, exhortó al Gobierno de Nicaragua “a considerar el efecto que sus acciones agresivas y represivas tendrán para el futuro del país y para sus habitantes. La justicia y la verdad no se matan, agrediendo y amenazando, como bien lo demuestra la historia. Apelamos una vez más a su obligación constitucional de respetar los derechos humanos de los nicaragüenses”.

En entrevista con la periodista Lucía Pineda, en el canal 100% Noticias, Chamorro admitió que si teme por su vida, familia y la de los miembros del equipo, pero recordó una frase utilizada muchas veces por su padre asediado por la dictadura somocista: “Cada quien es dueño de su propio miedo”.

“Tenemos capacidad para administrar el miedo. No nos han hecho mella. Sé que esta dictadura va a caer y sus responsables serán enjuiciados”, aseguró Chamorro.