Mundo

Participación llega a casi 35 % a la 1:00 pm, hora española

Cataluña vota sin mayores traumas

Sondeos prevén que el resultado será un parlamento dividido que hará más difícil la gobernabilidad, y las relaciones con Madrid



Barcelona (España), 21 dic (EFE).- Normalidad, y largas filas de votantes en algunos casos, son las notas más destacadas de las primeras horas de las elecciones en Cataluña, donde las fuerzas independentistas y los partidarias de la unidad de España se disputan la mayoría parlamentaria.

El Ejecutivo español, amparado en la Constitución, convocó los comicios el pasado 27 de octubre, justo después de destituir al expresidente independentista catalán Carles Puigdemont y todo su gobierno, y de que el Parlamento regional aprobara una declaración ilegal a favor de la secesión.

Los centros de votación (2.680) abrieron a las 9.00 horas (8.00 GMT) sin “incidencias remarcables”, al margen de algunos retrasos, informó el Ministerio español del Interior. Más de 17.000 agentes de policía están desplegados en las cuatro provincias catalanas para garantizar la seguridad durante las elecciones, que se celebran en día laboral.

En algunos lugares, la afluencia de electores era importante incluso antes de la apertura, reportándose una participación del 34,62 por ciento del censo a las 13.00 horas (12.00 GMT), lo que supone un descenso del 0,48 por ciento con respecto a las anteriores autonómicas del 27 de septiembre de 2015, según datos difundidos por el Ejecutivo autonómico, y referidos al primer avance de participación.

Más de 5,5 millones de personas están convocadas a las urnas, para elegir 135 diputados regionales. En la anterior legislatura los independentistas tenían mayoría (72 escaños de 135) aunque los sondeos publicados en las últimas semanas sugieren que podrían reducir esa ventaja.

Según las últimas encuestas, la participación superará el 80 %, y siete candidaturas obtendrán representación, aunque ninguna conseguiría diputados suficientes para poder gobernar sin necesidad del apoyo de otras.

Las sondeos anuncian también una fragmentación del Parlamento regional que dificultará las negociaciones y los pactos entre partidos y, por tanto, la gobernabilidad, tras un campaña electoral de mensajes cada vez más enfrentados entre independentistas y favorables a la unidad territorial del país.

Ciudadanos (liberales partidarios de la unidad) y ERC (republicanos separatistas de izquierda) se disputarían la victoria electoral, según las encuesta, pero alejados de la mayoría absoluta (68 escaños).

Las circunstancias de algunos de los candidatos a presidente de Cataluña inciden también en lo atípico de este proceso electoral.

Puigdemont permanece en Bélgica porque pesa sobre él una orden de detención en España en relación con el proceso independentista promovido por las anteriores autoridades catalanas.

El exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, que es líder de ERC, sigue en prisión provisional investigado por rebelión, entre otros delitos.

“Hoy demostraremos de nuevo la fuerza de un pueblo irreductible. Que el espíritu del 1 de octubre nos guíe siempre”, dijo hoy Puigdemont -cabeza de Junts per Catalunya- en Twitter, en alusión al referéndum inconstitucional de “autodeterminación” de aquel día.