Nación

Celebran resolución de Marena en León

Ordenan que no se siembre maní cerca del reparto San Jerónimo afectado por tolvaneras

Habitantes del reparto San Jerónimo, de León, celebraron la demanda que ganaron contra Olga Argüello, propietaria de varias huertas de maní, quien de ahora en adelante, tiene prohibido alquilar sus tierras para el cultivo de esta semilla.

Históricamente, los pobladores de León, han sufrido con el fenómeno de las tolvaneras, genuinos remolinos de viento que arrastran polvo y afectan a los barrios y repartos colindantes.

Los pobladores de San Jerónimo, representados por Esthela Calderón, solicitaban en la demanda una inspección de las autoridades de Marena a los terrenos donde se siembras maní, además pedían que Argüello dejara de alquilar las tierras para la siembra de este rubro, que reforestara y que no prepararan el suelo cuando estuviera seco.

La resolución brindada por el Marena la semana pasada, obliga a la señora Argüello a frenar el alquiler de tierras para la siembra de maní, y le aconseja cultivar sorgo u otro grano que a futuro, no dañe el medio ambiente ni la salud de los habitantes de este reparto. También a reparar el daño medio ambiental, ubicando cortinas rompe vientos y cercos vivos. Y al momento de retirar la cosecha de cualquier cultivo, dejar el rastrojo para evitar una erosión del suelo.

“Marena ya había venido a hacer una inspección, pero nos dijeron que nosotros, los pobladores, debíamos pagar el análisis de la tierra para que ellos dieran otra resolución. Nosotros estábamos en eso, pero fue una sorpresa que sin necesidad de este análisis pues hayan decidido prohibir a esta señora. Nosotros no sentimos muy contentos por esta decisión porque al fin escucharon nuestras demandas”, dijo Mario Aguilera, habitante de este reparto.

Aguilera mencionó que solo en este reparto y en las tierras de esta señora, es que la orden de Maren tiene efecto. “Es nuestra primera batalla, la ganamos, pero más personas deben de sumarse, pedir que sus demandas sean escuchadas y así librarnos de este problema de las tolvaneras”, finalizó Aguilera.

Las conclusiones de la inspección informan que en las tierras alquiladas de Argüello, el suelo está mullido. La dirección del viento va de este a oeste, hacia el reparto San Jerónimo y como no hay cortinas rompe vientos, se forman tolvaneras que afectan a la población.

 

Más en Nación

Send this to a friend