Economía

Ortega coloca a la economía “bajo un riesgo político”

Chamorro: “sin salida política, vamos a un despeñadero económico”

empleos

Funides calcula que la recesión ha provocado la pérdida de 347 000 empleos



La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua no solo ha dejado un saldo fatal para los derechos humanos. La economía también ha sido duramente golpeada durante esto cinco meses. 347 000 personas han sido despedidas y se han perdido 946.2 millones de dólares. Ese es el cálculo del Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), cuyo estudio más reciente apunta que la economía cerrará este año con un decrecimiento que oscila entre -2.1% y -4%, y el panorama no es alentador para 2019.  Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides y delegado del sector empresarial en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, advierte que mientras no se encuentre una solución a la crisis política, “vamos hacia un despeñadero económico”.

“La solución al problema económico tiene su origen en el problema político. En la medida de que no se encuentre una solución al problema original, el político, vamos a seguir sin soluciones”, aseguró  Chamorro.

La recesión económica ha provocado la pérdida de 347 000 empleos. La cifra se divide en 154 000 plazas en el sector comercio, 62 000 en hoteles y restaurantes, 43 000 en la industria agropecuaria y el restante, 39 000, se distribuyen en sectores diversos.

“Esto alimenta disminución en el consumo”, señaló Chamorro en el programa Esta Semana. “En la banca hay afectaciones pero se miden más en términos de valor agregado. Entre 950 millones a 1 200 millones de dólares se han perdido en valor agregado”, calculó el economista.

Chamorro retomó el planteamiento de The Economist Intelligence Unit, la prestigiosa publicación internacional, que asegura que la “economía en su conjunto está bajo un riesgo político”, tras el 18 de abril.

“Cuando una economía está bajo un riesgo político, hay sectores que se ven afectados. Hemos tenido una salida continua de depósitos. En algunos momentos ha llegado a un promedio de seis millones al día, y ahora, en esta nueva etapa, de siete millones a la semana”, dijo el director de Funides. “Es una situación en curso. Todavía hay fuga de recursos a menor ritmo, pero es una situación que estamos observando con mucha intensidad”.

Juan Sebastián Chamorro

Aunque la economía viene en picada, Chamorro descartó que las soluciones se encuentren en el campo económico, tal como ha intentado el Gobierno, como por ejemplo al emitir bonos de fortalecimiento financiero.

Aunque hay analistas económicos que plantean que la implosión económica puede suceder a finales de 2018, Funides no apuesta a ninguna fecha. “Poner una línea, una fecha, es un ejercicio en que Funides no queremos meternos. Porque en este tema de la política económica, monetaria y cambiaria y el agente principal, el gobierno y el Banco Central, pueden tomar acciones específicas como ya lo ha hecho”, explicó Chamorro.

Lo más importante para Funides es plantear que “hay una situación de riesgo”, que podría obligar a una devaluación de la moneda.

Chamorro dijo que la crisis economía la agravan los miles de puestos de trabajo cerrados, la recesión económica que atraviesa el país, el déficit de 200 millones de dólares anuales de la Seguridad Social, y un déficit fiscal en aumento.

“Tenemos un déficit fiscal que está incrementándose, y ahora, por primera vez en siete años, es mayor al promedio de América Latina”, advirtió el director de Funides. “Nicaragua tenía un déficit fiscal relativamente manejable. Es una cuenta corriente en deterioro porque la exportaciones no van bien, y eso hace que tu balance con el sector externo esté comprometido. Y la imagen país bastante afectada tiene un efecto en inversiones extranjeras directas. Va más allá del empleo. Es toda la economía en su conjunto”, agregó el economista.

Según Chamorro, la solución al problema no radica en crear más empleos, ni aumentar exportaciones, ni fortalecer el sistema financiero, ni reducir el déficit. “La solución al problema económico tiene su origen en el problema político”, insistió. Sin embargo, el régimen de Ortega no ha dado señales de estar  dispuesto a una negociación en la que ceda a la demanda de adelantar elecciones.

Chamorro dijo que las proyecciones para 2019 lucen igual de sombrías. Adicionalmente, hay restricciones de créditos en el país, ya que los bancos están atrincherados en la defensa de su liquidez, por tal razón no se están otorgando créditos. Los sectores más afectados en este sentido son vivienda y consumo personal.

El director del Funides dijo que un indicio la reforma al Presupuesto General de la República, que redujo los ingresos tributarios de 80 000 millones a 3 000 millones en solo tres meses de crisis.

“Por eso es la presión hacia un diálogo para encontrar una solución pacífica, democrática; con elecciones libres y transparentes. Estos costos económicos, estas pérdidas de empleo, se pueden disminuir con un diálogo sincero. De lo contrario, vamos a un despeñadero económico”, dijo Chamorro.