Economía

China insta a evitar ruta comercial de Panamá

China publica una guía para que sus cargueros utilicen el Ártico, lo que cuestiona viabilidad del Canal de Wang Jing

El gobierno de China publicó una guía para impulsar la navegación mercantil en la que recomienda a sus cargueros evitar la ruta del Canal de Panamá y empezar a usar el “pasaje del Norte-Oeste” que une los océanos Pacífico y Atlántico a través de las aguas polares del Ártico, reseña la agencia AFP.

La ruta propuesta pasa por el norte de Canadá y permite reducir los trayectos entre China -primera potencia comercial mundial- y el este de Estados Unidos. De esta manera, bajar hasta Centroamérica para saltar de océano a océano tendrá menos demanda, lo que también pone en entredicho la viabilidad comercial del proyecto del Canal Interoceánico que impulsa el gobierno de Daniel Ortega y el empresario Wang Jing.

“Esta ruta marítima (de Canadá) es impracticable durante una buena parte del año, pero con el progresivo calentamiento climático y el deshielo de la banquisa, el paso se ha vuelto accesible”, refiere la información publicada por un medio estatal del gigante asiático.

Esta posibilidad de navegación que se abre en el Ártico fue planteada en 2013 a Confidencial por el científico nicaragüense Pedro José Álvarez, director del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de Rice, Houston, Estados Unidos.

“El transporte que venía de China para Europa puede pasar por allá arriba, ya no tiene que pasar por el sur, usando los puertos de Singapur. Ellos ya han protestado por eso”, dijo Álvarez esa vez. “En 50 años, cuando Nicaragua retome posesión del Canal, tal vez ya no haya tanta necesidad de él”.

Pekín ve ahora una oportunidad para adaptar sus flujos comerciales mundiales. La administración de la seguridad marítima china acaba de publicar una guía de 356 páginas, con mapas marítimos y descripciones del estado del hielo a lo largo del pasaje Norte-Oeste, indicó también el diario China Daily.

“Buques con pabellón chino navegarán por esta ruta en el futuro”, aseguró Liu Pengfei, portavoz de la administración. “Cuando esta ruta sea utilizada de forma regular, modificará el transporte marítimo planetario y tendrá una influencia considerable en el comercio internacional, la economía mundial, los flujos de capitales y la explotación de los recursos”, agregó Liu.

Pese a que eso son los planes de China, en Nicaragua no se conoce ningún estudio a largo plazo de los posibles clientes que tendría el paso interoceánico de Ortega y Wang.

El científico Álvarez advertía que si Wang Jing decidió hacer una inversión multimillonaria en Nicaragua, debe tener alguna proyección para obtener ganancias mientras dure la concesión que, se supone, es prorrogable 50 años más.

“Cuando Nicaragua tome posesión del Canal y empiece a ganar, ¿quién te dice que el mercado va a disminuir o a crecer en ese tiempo, cuando se están abriendo por el deshielo otras rutas naturales directas y menos costosas para los tigres del oriente que son los que están exportando?”, preguntó Álvarez.

Canadá considera el pasaje del Norte-Oeste como parte de sus aguas interiores, una posición contestada por otros países, para los que el paso es un estrecho internacional.

Todas esas objeciones, según el catedrático de Rice, obligan a preguntarse cuáles van a ser las ganancias canaleras, tomando en cuenta muchos factores de incertidumbre a largo plazo.

“No quiero vender miedo, pero hay muchas preguntas que deberían considerarse a fondo. Debería propiciarse un diálogo que sea transparente, responsable y, al mismo tiempo, que estimule estudios necesarios para tomar una decisión informada”, añadió el científico en 2013, y hasta la fecha esas interrogantes siguen en boga debido al silencio de los impulsores de la obra.

Advertisements

Más en Economía

Send this to a friend