Nación

Managua, Nueva Segovia, Masaya, entre otras ciudades salieron a las calles

Marchan en apoyo a médicos despedidos por Gobierno de Ortega

CIDH llama a detener despidos a personal del sector salud que ha cumplido su misión de salvar vidas



Ciudadanos autoconvocados salieron nuevamente a las calles de Managua para apoyar a los médicos del sistema de salud público, que han sido destituidos por atender a manifestantes heridos, durante las protestas contra el presidente Daniel Ortega. Marchas similares, con la participación de personal médico, se realizaron en otras ciudades como El Jícaro y Ocotal.

La marcha en Managua inició en el monumento Alexis Argüello, sobre la carretera Masaya, hasta culminar en la rotonda Jean Paul Genie. Durante el trayecto los manifestantes corearon frases en apoyo a todas las personas despedidas.  Organizaciones de derechos humanos de Nicaragua han denunciado despidos arbitrarios de por lo menos 135 médicos, especialistas y subespecialistas de los hospitales públicos del país, en ciudades como Jinotepe, Managua y Masaya.

“Doctores valientes aquí está tu gente”,  gritaban cientos de manifestantes durante la marcha. Los manifestantes aseguraron que el único perjudicado con el despido arbitrario de médicos es el mismo pueblo, porque se pierden años de experiencia de todo es personal.

“Esta es una muestra más de que al Gobierno de Daniel Ortega no le importa nada más que mantenerse en el poder, sin importar que se pierde todo el conocimiento de estos médicos, en un país donde no nos podemos dar ese lujo”, expresó el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Medina.

Para Medina, es necesario solidarizarse con todos los trabajadores porque “la normalidad” para el régimen de Ortega es “despedir gente que solo cumplió su labor de salvar vidas”.

En la manifestación los participantes portaban carteles exigiendo la liberación de los presos políticos como Medardo Mairena y Pedro Mena.

Edwin Carcache, miembro de la Coalición Universitaria, dijo que los universitarios se han unido a las protestas porque “nada ha vuelto a la normalidad” y se debe seguir exigiendo la renuncia de Ortega.

Castigados por salvar vidas

El médico Roger Pasquier participó en la masiva marcha “en solidaridad” con sus colegas que “simplemente ejercieron la labor humanitaria de salvar vidas”.

“Nosotros no preguntamos bandera política cuando atendemos a un paciente, porque nuestra misión es atender a los pacientes, así que es un crimen que el Gobierno de Daniel Ortega despida a este personal médico por cumplir su misión”, insistió.

La doctora jubilada María Elena Miranda manifestó que es “terrible” que el Gobierno pretenda manipular al gremio médico “porque cuando estudiamos lo hacemos para servir al país y no a un partido político”.

“Aunque ellos lo nieguen hemos visto que han muerto jóvenes como Álvaro Conrado por la falta de atención médica en los hospitales”, explicó.

“Nos estamos solidarizando con nuestros colegas (…) ya que fueron médicos que por brindar la asistencia, que siempre han dado con pago o sin pago, dentro o fuera de la institución, fueron despedidos”, dijo la especialista en ginecoobstetricia Lucía Ramírez, durante la marcha en Managua.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó este sábado al Estado de Nicaragua a abstenerse de realizar despidos arbitrarios así como acoso y amenazas contra trabajadores de la salud.

Gobierno realiza su marcha

Trabajadores del Estado y simpatizantes del presidente Ortega también marcharon en Managua para pedir “justicia y reparación” en favor de los bienes del Gobierno dañados durante las protestas iniciadas el pasado 18 de abril.

La marcha, que aglutinó a personas de diferentes lugares de Nicaragua, recorrió unos cuatro kilómetros en algunas de las principales vías de Managua.

Los manifestantes portaron banderas rojinegras del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN),  así como letreros con leyendas como “no más violencia y destrucción” o “queremos trabajar en paz”.

La marcha incluyó la exhibición de vehículos del Estado destruidos y dramatizaciones de encuentros violentos entre la población y encapuchados armados, en los que este último grupo salía “victorioso” en su defensa de Ortega, que ha reconocido 195 muertos en protestas contra su Gobierno. La CIDH informó que hasta este viernes la cantidad de fallecidos eran 317, incluyendo 21 policías y 23 niños.