Política

Coalición Nacional se aferra al 25 de febrero

Siete agrupaciones civiles y políticas fundarán este martes el nuevo bloque opositor, sin definir aun el plan de lucha y su gobernanza interna

Este 25 de febrero, cuando se cumplen treinta años del triunfo electoral de Violeta Barrios de Chamorro y la Unión Nacional Opositora (UNO) contra Daniel Ortega y el FSLN, en 1990, las fuerzas opositoras en Nicaragua se unirán para intentar poner fin a los días de Daniel Ortega en el poder. Evocando un paralelismo histórico con la primera derrota electoral de Ortega, siete organizaciones civiles y políticas anunciarán ese día la conformación de una Coalición Nacional, que buscará derrotar en las urnas al caudillo sandinista.

Los integrantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) no han querido revelar los nombres de las organizaciones y partidos políticos que se adscribirán a la Coalición, porque todavía es un proceso abierto.

Sin embargo, algunas organizaciones se han adelantado al anuncio oficial, como fue el caso del Movimiento Campesino y del Partido Restauración Democrática (PRD), que ya oficializaron su adhesión a la gran alianza opositora.

Se espera que también se integren el Grupo Promotor de Reformas Electorales (GPRE), y los partidos: Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) y el partido indígena regional de la Costa Caribe, Yatama.

Todas estas organizaciones, más el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), y los partidos Liberal Constitucionalista (PLC) y Ciudadanos por la Libertad (CxL), han emitido, en el último mes, tres comunicados conjuntos en los que demandan reformas electorales “integrales” y se comprometen a “trabajar unidos para restablecer la confianza en el sistema electoral y la realización de elecciones libres, justas, transparentes y observadas”.

El Cosep, por su naturaleza gremial apolítica, no formaría parte de la Coalición Nacional, CxL ha solicitado más tiempo para decidir su participación, mientras el PLC tomará una decisión el próximo lunes.

Ejes programáticos

La Coalición tendrá tres ejes programáticos: la restitución de las libertades —entre ellas la liberación de los presos políticos—, justicia para las víctimas y, por último, un componente electoral que fuerce una reforma electoral para tener comicios transparentes.

José Pallais, integrante de la Alianza Cívica, aseguró que antes del 25 de febrero concluyeron la fase de reuniones bilaterales con partidos políticos y organizaciones sociales que fueron invitadas y están interesadas en conformar la Coalición.

“Estamos trabajando intensamente para poder hacer una rendición de cuentas a la nación sobre los avances en la consolidación de la Coalición”, agregó Félix Maradiaga, de la Unidad Nacional. “Como hemos dicho desde que iniciamos este proceso como UNAB y Alianza Cívica, como núcleo convocante, la idea es que estos convocantes fueron solamente un punto de partida. Que la Coalición sea un esfuerzo amplio, incluyente y que trascienda a estas dos plataformas de oposición”.

Jorge Irías Ayala, portavoz del PLC, explicó que las discusiones con la Alianza Cívica, la UNAB y otros actores políticos y civiles, han girado alrededor del tema electoral. “No hemos tocado ningún otro tema. No se ha hablado nada de casillas electorales, ni votaciones internas, ni diputaciones”.

Indicó que, en principio, la posición del PLC es “acatar” lo que se decida en la Coalición, con la salvedad de que se debe “actuar con prudencia y cautela. Sin adelantarse a los acontecimientos”.

Nuevas discusiones

Según Pallais, luego de presentar a quienes se sumaron a la Coalición, vendrá la etapa de discutir en conjunto la gobernanza interna del nuevo bloque opositor, los órganos internos y sus competencias, el peso que cada organización tendrá, y las estructuras nacionales, departamentales y municipales.

“Un segundo documento a tratar, y más importante todavía, es la propuesta de nación que la Coalición va a ofertar”, dijo Pallais sin revelar mayores detalles.

Los representantes de los partidos políticos también han rechazado adelantar sus prioridades o demandas dentro de la Coalición, bajo el argumento de que “todavía no es el momento”.

Los universitarios fueron los únicos que revelaron cuáles son sus demandas, a incluirse en un futuro plan de nación: reformas a la Ley 89 o Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior, y mejores en la educación pública universitaria.

Ariel Sotelo, representante de los universitarios en el Consejo Político de la UNAB, señaló que los jóvenes exigirán también cumplir con ciertas condiciones para ir a un posible proceso electoral: libertad de los presos políticos, fin del acoso hacia los excarcelados e irrestrictas libertades públicas, como el derecho a la libertad de expresión y reunión. “Si esto no existe no podemos ir a unas elecciones”, advirtió.

Plan de lucha en territorios

“Un tercer documento —agrega Pallais— es el plan de lucha. ¿Qué significa eso?: Cuales son los compromisos para movilizar a la población en el ánimo de alterar la correlación de fuerzas internas afín de lograr elecciones libres y transparentes en condiciones de seguridad, eso significa sin presos políticos, sin paramilitares armados y con pleno respeto de los derechos y garantías constitucionales. Por eso se llama plan de lucha porque es un compromiso de movilización, de activismo para incidir en que esto se pueda dar”.

Medardo Mairena, coordinador del Movimiento Campesino, asegura que han visitado los territorios para organizar juntas directivas departamentales, que a su vez harán lo mismo en los municipios, y estos en las comarcas.

Explicó que la idea es que la Coalición tenga sus filiales en los departamentos, por lo que cada integrante de la unidad llamará a sus miembros para conformar la coalición departamental y municipal.

Óscar Sobalvarro, primer vicepresidente de CxL, señaló que una vez que se haga el lanzamiento de la Coalición, cada una de las organizaciones políticas o sociales irá “a los territorios, cabeceras departamentales y municipios”, para procurar integrar a los grupos dispersos.

“Se tiene que crear una réplica de la Coalición en los territorios. Sobre eso se está trabajando”, apostilló.

Eventual proceso electoral

Pallais aseguró que lo último que discutiría el pleno de la Coalición sería los mecanismos democráticos para elegir a los candidatos que participarían “en un eventual proceso electoral”. “Digo eventual porque la participación estará en dependencia de que se alcancen las condiciones necesarias: reformas electorales con cambios en la ley, en la institución del Poder Electoral y condiciones de seguridad. Respeto a los derechos y garantías y liberación de presos políticos”, insistió.

En ese sentido, los convocantes de la Coalición han hablado con los partidos políticos en el plano electoral únicamente. Saturnino Cerrato, del PRD, afirma que su partido ha ofrecido su casilla “para ser el vehículo electoral de la Coalición”.

“Queremos ser el carro en el que corra la gran Coalición. Pero no estamos poniendo requisitos, ni estamos en una actitud de que si no me dan esto o aquello. Estamos conversando. Ya nos dieron copia del borrador de propuesta del código de ética, de los ejes programáticos y otros documentos internos a considerar y estamos leyéndolos”, dijo Cerrato, quien agregó que no demanda tener un peso político en la Coalición.

Por su parte, Irías ofreció el tendido electoral del PLC. “Nosotros tenemos presencia en 153 municipios, en cada uno tenemos juntas directivas, fiscales de juntas receptoras de votos y coordinadores de centros de votación”, dijo.

Aclaró que tener ese tendido electoral no les “arroga el derecho a imponerse” ante los demás, ya que han firmado “un acuerdo de intensión” para competir en alianza, en unas futuras elecciones.

Sobalvarro comentó que CxL espera que cada uno de los actores políticos “pongan sobre la mesa su tendido y su estructura electoral, en función de coordinar trabajos en el territorio”.

El Partido Conservador (PC) ha participado en algunas reuniones con los promotores de la Coalición Nacional, aunque ya dejó en claro que “no le interesa” participar en una alianza política con los opositores. Los conservadores anunciaron que forman parte de otra alianza, llamada Unión de Centro Derecha.

El peso de cada organización

Sobre los pesos que cada organización en la Coalición pueda tener, Maradiaga afirma que han tenido avances, pero que no han llegado a una conclusión al respecto. “Nos hemos concentrados en las grandes coincidencias y no tanto en los pesos individuales de cada organización. Se hará posteriormente. Sabemos que es una conversación que hay que tenerla pero que todavía no ha ocupado la mayor atención”, dijo.

Los representantes universitarios sí señalaron cómo se visualizan dentro de la Coalición Nacional, ya que los otros sectores prefirieron escudarse en el “no es el momento”. “No solo queremos que nos vean como fiscalizadores, sino como actores y tomadores de decisiones dentro de los procesos políticos”, afirmó Sotelo.

Representantes de organizaciones civiles y políticas durante una conferencia de prensa sobre los encuentros para la integración de la Coalición Nacional. Foto: Cortesía

En tanto, sobre el plan de nación que la Coalición pueda ofertar a la población, Pallais aseguró que hay propuestas escritas. “Es un tema fundamental del plan de nación: Resolver la crisis pasa por resolver las urgencias de la población. Una propuesta que garantice que el cambio será para mejorar, para el progreso de los ciudadanos. Todo eso de cómo se piensa hacer está desarrollado en la propuesta de plan de nación. También en plan de lucha que pretende incidir en la correlación de fuerzas internas también tiene puntos temáticos en el área económica y social”, dijo Pallais.

Cosep fuera, por reglamento

Tanto Pallais como Maradiaga explicaron que el COSEP no sería parte de la Coalición debido que sus estatutos internos no les permiten ser partícipes de una instancia con fines electorales.

“Para la reconstrucción de una nueva Nicaragua es fundamental la participación de la iniciativa privada”, remarcó Maradiaga. “Sin su participación, como parte sustancial de este proceso, no vamos a tener todo el éxito que necesitamos como nicaragüenses. Esta es una sociedad que va a quedar muy lastimada en su capacidad de generación de empleo y productividad, porque ha sido un país depredado en su presupuesto por Daniel Ortega. El sector privado jugará el rol preponderante en la reconstrucción económica del país. La Coalición si bien es cierto no tiene como propósito primario el tema electoral, sí lo tiene como uno de sus tres aspectos”.

Más en Política

Share via
Send this to a friend